uno es senador y el otro diputado en río

Romario y Bebeto personifican la moda de los deportistas que se dedican a la política

'Deporte y política no van de la mano'. Esta frase cada vez es menos real, pues cada vez son más los deportistas que optan por esta vía tras retirarse

Foto: Histórica imagen del Mundial '94 en la que Mazinho (i), Bebeto (c) y Romario (d) celebran un gol con Brasil.
Histórica imagen del Mundial '94 en la que Mazinho (i), Bebeto (c) y Romario (d) celebran un gol con Brasil.

'El deporte y la política no pueden ir de la mano'. En infinidad de ocasiones, esta frase ha hecho acto de presencia en muchos foros, con el pretexto de explicar que alguien que se dedica sólo a faceta atlética no debería representar ni ser el portavoz de una ideología. Pues bien, este domingo dos excampeones del mundo de fútbol en Estados Unidos'94 han consolidado su salto a la política. Mientras Romario ha sido elegido senador en el estado de Río de Janeiro, Bebeto será diputado en la Asamblea Legislativa de la misma ciudad. Dos nuevos casos de que el deporte ya ha desembarcado en la política.

Ambos jugadores formaron parte de una de las delanteras de Brasil más temidas de la historia y, curiosamente, los dos decidieron entrar en política al mismo tiempo, en 2010. Desde entonces, han estado muy ligados a Río de Janeiro, donde este domingo volvieron a ser elegidos para seguir actuando como representantes de la población. Así, dos de los jugadores más importantes del fútbol mundial en la década de los noventa se han convertido ya en hombres de política consolidados, sólo la punta del iceberg del importante número de deportistas que se han decantado por esta opción.

De hecho, otro de los grandes delanteros históricos de Brasil también se encuentra vinculado a la política. Ronaldo Nazario anunció públicamente que apoyará a Aécio Neves, el candidato opositor a la presidente Dilma Rouseff. La imagen y las palabras del exdelantero brasileño han sido una de los grandes reclamos utilizados por el Partido de la Social Democracia Brasileña para conseguir votos de cara a la segunda vuelta de las presidenciales. Brasil es un claro ejemplo de la implicación de los grandes deportistas, pero a nivel mundial es una 'moda' cada vez mucho más habitual.

Otros futbolistas también se han decantado por la política como una vías tras colgar las botas. Quizá el caso más importante sea el de George Weah, el único jugador africano capaz de ganar el Balón de Oro, que estuvo a un sólo paso de convertirse en presidente de Liberia. Otro hombre de fútbol como Eric Cantoná se implicó en política como oposición a Nicolas Sarkozy al encabezar una campaña contra la escasez de viviendas. Y en el caso contrario está el internacional búlgaro Yordan Letchkov, que llegó a ser alcalde de la ciudad de Sliven y acabó en la cárcel por abuso de poder y malversación.

El mundo del bóxeo puede presumir de ser uno de los más implicados en política. Posiblemente uno de los deportistas que inició su relación con el poder fuera Muhhamad Ali. Al final de su carrera, se vinculó a la campaña presidencial de Jimmy Carter, además de ser muy crítico con la participación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. Pero otros grandes púgiles de la actualidad, como Manny Pacquiao o Vitali Klitschko utilizaron su poder mediático para entrar en política. El filipino logró un escaño en el Parlamento, mientras que el ucraniano ha sido uno de los grandes opositores al gobierno de su país.

Abel Antón saludando a los Reyes de España
Abel Antón saludando a los Reyes de España

España no es un caso aparte

Un importante número de deportistas españoles también han caído en las redes de la política, muchos de ellos de primerísimo nivel. En el caso de nuestro país es necesario destacar que buena parte de los implicados son atletas: nombres como Marta Domínguez, Jesús Ángel García Bragado, Colomán Trabado, Abel Antón son algunos de los casos más representativos, sobre todo por tratarse de deportistas que han hecho historia en el deporte español. Otros deportistas de diversas disciplinas como Theresa Zabell, José Javier Hombrados, Prudencio Induráin o el balonmanista vasco Xabier Mikel Errekondo también han tomado este camino.

El fútbol español, aunque en menor medida, también ha contado con varios representantes de esta tendencia. Miguel Reina, Albert Jorquera o Fernando Colomer son los casos más conocidos en el balompié español, hombres que decidieron lanzarse a cambiar la política de sus localidades tras retirarse del deporte en activo. De un tiempo a esta parte, la llegada de deportistas a la política se ha convertido casi en algo habitual. Una nueva tendencia que cada vez tiene más adaptos. ¿Quién dijo que el deporte y la política no se podían llevar bien?

Otros deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios