Kim Jong-un 'invade' el Sur con una tropa de atletas para dar gloria a Corea del Norte
  1. Deportes
  2. Otros deportes
arrancaron los juegos asiáticos

Kim Jong-un 'invade' el Sur con una tropa de atletas para dar gloria a Corea del Norte

Los Juegos Asiáticos ya se han puesto en marcha en Incheon (Corea del Sur). Una cita en la que Corea del Norte se quiere mostrar al mundo en territorio enemigo

placeholder Foto: Imagen de la delegación de Corea del Norte durante los Juegos Asiáticos en Incheon (Reuters)
Imagen de la delegación de Corea del Norte durante los Juegos Asiáticos en Incheon (Reuters)

Técnicamente en guerra, el deporte unirá durante unos días a dos países que mantienen unas tensas relaciones, por decirlo suavemente, desde hace años. Han arrancado los Juegos Asiáticos en Incheon (Corea del Sur) y una delegación de su vecino del norte se ha ‘infiltrado’ en territorio enemigo durante unos días. Una delegación de casi 300 personas, entre atletas, entrenadores y árbitros, ya se encuentra en territorio enemigo. El Líder Supremo de Corea del Norte sólo tiene ojos estos días para este campeonato, pues desde que manda en su país, uno de sus grandes objetivos es hacer del deporte el mejor embajador del país más cerrado e inexpugnabledel planeta. De sobra es conocida su amistad con Dennis Rodman, el excéntrico y polémico ex jugador de la NBA.

Kim Jong-un va a estar muy pendiente de este certamen. El pasado viernes tuvo lugar la ceremonia de inauguración, con los atletas ataviadosde azul y blanco con un pin -todo norcoreano debe llevarlo-de los fallecidos líderes Kim Il-sung y Kim Jong-il en la solapa de la chaquetaNo se trata de un torneo más para el líder de Corea del Norte. La participación de atletas norcoreanos en el país enemigo se ha convertido casi en una cuestión de Estado. En los últimos tiempos, Kim Jong-un ha hecho una firme apuesta por fomentar la práctica del deporte entre sus súbditos, y estos Juegos Asiáticos han estado bien marcados en su agenda. Desde que accedió al poder, el Líder Supremo se ha marcado como claro objetivo convertir a la'desconocida' Corea del Norte en una gran potencia deportiva a nivel mundial. Prueba de ello, es que algunos atletas que durante su mandato han obtenido algún triunfo en alguna competición internacional, han pasado a tener un estatus especial. Así, los que han dado gloria al país a través del deporte, ya disfrutan de un apartamento de lujo cortesía del régimen…

Las negociaciones entre los dos países han sido intensas y tortuosas hasta conseguir que Corea del Norte aceptara participar en estos juegos. Hasta hace unas semanas no se confirmó la presencia de una delegación de Corea del Norte en Incheon. Fue el pasado 22 de agosto cuando desde Pionyangllegó una respuesta afirmativa. La diplomacia se puso en funcionamiento. Los dos países comenzaron a intercambiarse documentos sobre todos los pormenores del viaje de los atletas, el alojamiento y los costes. Hubo acuerdo en todo, pero a última hora surgió algún que otrocontratiempo.

Durante las negociaciones entre los gobiernos de ambos países, el dinero fue un punto especialmente espinoso. Corea del Norte exigía una ayuda financiera para enviar una delegación formada en total por 273 personas. Para ello, se ha echado mano del Fondo de Cooperación Sur-Norte para apoyar financieramente a los deportistas norcoreanos. Con un valor de unos 1.000 millones de dólares, este fondo está destinado fundamentalmente a activar los intercambios -deportivos, culturales, comerciales y sociales- entre los dos países. El régimen de Pyonyang no consiguió la financiación deseada, de ahí que decidiera que sus populares animadoras, las conocidas como el ‘Ejército de bellezas’, se queden en casa. Por cuestiones económicas y, sobre todo, porqueCorea del Norte teme que los aficionados del país vecino no se comparten como es debido.

La construcción de instalaciones deportivas marcha a buen ritmo en Corea del Norte desde que en 2011 Kim Jong-un llegara al poder. El Estado lleva tres años invirtiendo importantes cantidades de dinero para que los deportistas de elite del país cuenten con todas las facilidades para competir en el extranjero y dar gloria al país. Esta firme apuesta por el deporte se ha comprobado en la asistencia del Líder Supremo a diferentes eventos. Cada vez son más numerosas sus apariciones en pabellones o estadios, una forma de acercarse un poco más a su pueblo, sobre todo a la juventud. El deporte, estima, es un instrumento perfecto para mejorar su imagen… y la del régimen. El fútbol es uno de los deportes que quiere potenciar más y por ello, y gracias a unos fondos donados por la FIFA, se construyó en Pyongyang un moderno centro de formación. Además, cada vez es más habitual que jóvenes futbolistas sean enviados a otros países para integrarse en escuelas de primer nivel.

Hace unos meses, Kim Jong-un manifestó que estos Juegos Asiáticos suponen una excelente oportunidad para que las relaciones entre los dos países mejoren o, al menos, no se tensen más. Habló de una buena ocasión para que “la desconfianza mutua” vaya desapareciendo de manera paulatina. No obstante, Corea del Sur ha tomado algunas medidas antela visita de la delegación del vecino. Así, el Gobierno de Corea del Sur ha prohibidode manera terminante que cualquier ciudadano porte banderas de Corea del Norte durante estos Juegos de Asia. En Incheon nadie podrá equivocarse con esta norma, pues habrá castigo. No hay que olvidar que la Ley Nacional de Seguridad, promulgada en 1948, prohíbe a los ciudadanos del país la exhibición de banderas u objetos del país del Norte. Ni por la calle ni mucho menos en el estadio y pabellones donde se celebrarán las pruebas. La bandera de Corea del Norte, eso sí, ondea en los diferentes lugares en los que se desarrolla la competición. En las calles de Incheon, no obstante, sí tuvieron que desaparecer todas las banderas del temido vecino, ante la protesta casi general de los habitantes, sobre todo los más conservadores.

Corea del Norte, con su Líder Supremo al frente, sueña con ganar la medalla de oro número 100 en la historia del país en esta competición. La trayectoria del Corea del Norte ha sido descendente atendiendo a las estadísticas. País empobrecido al límite con el paso de los años, ha visto cómo la política ha incidido claramente en el deporte, pues los resultados de Corea del Norte han sido cada vez peores. En los Juegos Asiáticos de 1974 (Teherán), sumó 15 medallas de oro, repitiendo número cuatro años después en Bangkok. En 1982 llegó hasta las 17 en Nueva Delhi, pero en las dos últimas citas, Doha y Cantón, se tuvo que conformar con ganar 6. Para estos juegos de Icheon, y con un total de 87 por el momento, Kim Jong-un apuesta por sumar 13 nuevos oros, como mínimo, para alcanzar el centenario.

Aunque estaba programada alguna especialidad más, finalmente serán 35 los deportes que protagonizarán estos juegos hasta el 4 de octubre. El régimen de Pyongyang tiene depositadas casi todas sus esperanzas en la lucha libre, la halterofilia y el tenis de mesa, pero sin olvidar a la selección femenina de fútbol. Se trata, aunque apenas se tenga información de ella, de uno de los equipos más laureados del país. La chicas coreanas han ganado tres Copas de Asia (2001, 2003 y 2008), quedando en segunda posición otras tantas veces (1993, 1997 y2010). El fútbol, como se ve, está dando la gloria que el Líder Supremo quiere que el deporte dé a su régimen. Este mismo año, en el Mundial Sub 20 celebrado en Canadá, las mujeres de Corea del Norte quedaron en cuarta posición. En estos Juegos Asiáticos, se perfila como una de las grandes favoritas. Las chicas ya saben que de colgarse el oro, Kim Jong-un les regalará, muy posiblemente, un piso de lujo.

Kim Jong-un Noticias de Corea del Norte Juegos Asiáticos de Incheon Dennis Rodman Corea del Sur
El redactor recomienda