Aprenda a pegar una bola más baja para jugar con viento
  1. Deportes
  2. Golf
Tres consejos muy sencillos de Juan Parrón

Aprenda a pegar una bola más baja para jugar con viento

Como no todo el mundo tiene el tiempo ni la dedicación para lograrlo, por el momento Juan Parrón explica el golpe más sencillo de todos en este complejo deporte: pegar la bola más baja

placeholder Foto: Un swing de Jordan Spieth (REUTERS/Paul Childs).
Un swing de Jordan Spieth (REUTERS/Paul Childs).

Hay un momento en la vida de cualquier amateur que se precie en el que siente que domina casi todas las áreas de su juego. No es algo que llegue como por arte de magia, ni mucho menos, es fruto del tiempo y las horas de práctica. No hay más. Es precisamente en ese momento en el que se notan más seguros cuando llega el momento de plantearse ser más versátiles.

La grandeza del golf es que hacer pocos golpes no siempre va ligado a pegarle muy bien a la bola, sino que influyen otros muchos factores que condicionan sensiblemente el resultado final. Por ejemplo: hay que tener un buen juego corto, gestionar bien las situaciones de presión y, como he dicho antes, tener un amplio abanico de herramientas debajo de la manga para lograr ser más versátiles.

[Tres consejos para evitar los tres putts]

Cuando hablo de herramientas me refiero a tipo de golpes: saber pegar bolas altas, bajas, globos, efectos, etc... Aquel jugador que logra hacer de forma consistente y repetitiva lo que acabo de nombrar, pegando una distancia decente y con un juego corto aceptable, seguramente sea profesional o hándicap de una sola cifra. Como no todo el mundo tiene el tiempo ni la dedicación para lograrlo, por el momento os voy a explicar el golpe más sencillo de todos a mi modo de ver en este complejo deporte: pegar la bola más baja.

Jiménez enseña a golpear con viento.

Para pegar la bola más baja hay que tener en cuenta cuatro cosas:

  1. Coger el palo más corto: Al coger el palo más corto reducirás el arco del swing y esto reducirá las revoluciones de tu palo en el impacto.
  2. Poner la bola ligeramente al pie derecho: Si pones tu bola al pie derecho conseguirás que la cara del palo llegue con menos grados al momento del impacto y esto repercutirá en la trayectoria de la bola.
  3. No romper las muñecas: Si además de coger el palo corto y retrasar la bola intentas no romper las muñecas, te aseguro que los topos meterán la cabeza cuando vean salir tu bola.
  4. Ritmo: Es fundamental que los tres puntos anteriores vayan combinados con un buen ritmo de swing. Cuando hace mucho viento hay que intentar no revolucionar mucho la bola para que lleve una trayectoria más penetrante o tendida a través de él.

Para llevar a buen término los cuatro puntos es importante ir sobrado de palo, es decir, si tienes distancia de hierro 9 coge el hierro 7. Te recomiendo introducir este golpe en tu práctica cuando pegues bolas para que no te pille el toro el día que amanezcas con viento y tengas torneo o esa partida de amigos que no quieres perder ni loco.

Para los golpes de salida, sólo hay que intentar poner el tee más bajo y coger el palo más corto, nunca retrasar la bola con las maderas. Y si el viento es excesivo bloquear las muñecas aumentará el descenso del vuelo. Recuerda: Entrar o salirse de swing muchas veces depende del ritmo y la coordinación. El viento suele desestabilizar estas dos, así que cuando juegues con mucho viento y te empiece a entrar la desesperación no te olvides del ritmo y la relajación muscular, baja la intensidad de ambas y verás como todo vuelve a su cauce.

Aquí os dejamos un swing normal en un día sin viento:

Aquí tienen el ejemplo de un swing en un día de viento. La subida de la segunda foto es más corta porque el palo se ha cogido más corto y se han utilizado menos las muñecas:

* Juan Parrón es profesional de golf y actualmente está de instructor en Golf Almerimar. Ha publicado el libro 'Aprende a jugar al golf en el campo'.

Más en Ten-Golf.com:

- VÍDEO | Jorge Campillo nos da tres claves para perderle el miedo a los hierros largos.

- VÍDEO | El golfista Adrián Otaegui saca un disco con canciones escritas, compuestas y cantadas por él.

El redactor recomienda