México '86: el Mundial de Maradona

Diego Armando Maradona fue el nombre propio del Mundial de México 1986. 'El Pelusa' fue, sin duda, el gran protagonista del campeonato, en el que logró dos de

Foto: México '86: el Mundial de Maradona

Diego Armando Maradona fue el nombre propio del Mundial de México 1986. 'El Pelusa' fue, sin duda, el gran protagonista del campeonato, en el que logró dos de los goles más recordados de la historia, ambos frente a Inglaterra. México tuvo el honor de convertirse en el primer país en celebrar dos Mundiales en su territorio. El país azteca cogió el testigo de Colombia, país seleccionado para acoger el campeonato del mundo, pero que en 1983 hizo pública su renuncia, al ser incapaz de hacer frente a la organización del torneo.

El desarrollo del campeonato volvió a cambiar con respecto al Mundial de España. Las 24 selecciones clasificadas se dividieron en seis grupos de cuatro equipos, y los dos primeros de cada uno pasarían directamente a octavos de final. Así, se eliminaba el 'invento' de la segunda fase de grupos para dar paso a la eliminatoria directa. En este Mundial, Marruecos pasaría a la historia, al convertirse en la primera selección africana capaz de pasar de primera fase, si bien es cierto que fue eliminada en octavos a manos de Alemania Federal (1-0).

España realizó un gran campeonato, pero cayó en cuartos de final ante Bélgica en una fatídica tanda de penaltis. El combinado español quedó encuadrado en el Grupo D, en el que se enfrentó a Brasil. España perdió ante los brasileños por 0 a 1 con un gol de Sócrates en el minuto 62. Pero este partido será recordado por el gol legal que el colegiado australiano Chris Bambridge no concedió a Michel. El centrocampista español golpeó un balón desde más de 30 metros, y tras estrellarse en el larguero y botar en el interior de la meta, el balón salió fuera. Bambridge no quiso ver lo que todo el estadio había visto, y España cayó derrotada.

Sin embargo, las victorias ante Irlanda del Norte (1-2) y Argelia (0-3) clasificaron a España a octavos. En esta ronda, Emilio Butragueño se dio un festival goleador ante Dinamarca, logrando cuatro goles que permitieron una cómoda victoria española por 5 a 1. Pero los cuartos frenarían las esperanzas nacionales. Tras empatar a uno en el tiempo reglamentario frente a Bélgica, Jean-Marie Pfaff iba a ser el encargado de dejar a España en la cuneta. En la tanda de penaltis, el meta detuvo el lanzamiento a Eloy, mientras que la selección belga acertó con sus cinco lanzamientos. La selección nacional se quedaba fuera del Mundial.

Otro de los encuentros más recordados sería el disputado entre Francia y Brasil en cuartos de final. Joel Bats, meta galo, sería el verdadero protagonista del partido. Brasil comenzaría adelantándose en el marcador en el minuto 17, gracias a un gol de Careca. Platini, al borde del descanso, iba a empatar el partido; y a partir de entonces, Bats iba a ser el héroe de su equipo. El meta galo fue capaz de frenar todos los envites brasileños e, incluso, detuvo un penalti a Zico a falta de diez minutos para el final. Tras el empate final, el partido se decidió en la tanda de penaltis, en la que Bats detuvo los lanzamientos de Sócrates y Julio César para dar la clasificación a su equipo.

Pero el partido más recordado de este Mundial fue el que enfrentó a Argentina y a Inglaterra. En sólo cinco minutos, Maradona fue capaz de lo peor y de lo mejor. Corría el minuto 51 cuando el '10' combinó con Jorge Valdano cerca del área inglesa. Steve Hodge, en su intento por despejar, mandó el balón hacia su portería y Maradona, ante la salida de Peter Shilton, batió al meta británico con la mano. "Yo no la toqué, fue la mano de Dios", dijo 'El Pelusa' al término del encuentro en uno de los goles más polémicos de la historia de los Mundiales.

Pero en el minuto 56, Maradona hizo olvidar a medio mundo lo que acababan de ver. El centrocampista argentino recogió el balón en su propio campo y, en un eslalon espectacular, se deshizo de cinco rivales para regatear a Shilton e introducir el balón en las redes inglesas. El denominado 'Gol del Siglo' pasó a la historia como uno de los tantos más espectaculares de todos los tiempos, una conjunción de habilidad y plasticidad que sirvieron para encumbrar a 'D10s’ como el mejor jugador del campeonato. El postrero gol de Gary Lineker sólo sirvió para maquillar el marcador: Argentina estaba en la final.

La gran final enfrentó a Argentina y a Alemania Federal. Los sudamericanos se adelantaron en el marcador en el minuto 23 gracias a un gol de Brown a la salida de un córner, tras un garrafal error de Schumacher, y Valdano amplió la cuenta en el minuto 55. Pero Alemania no se iba a rendir, y en seis minutos, iba a igualar la contienda en dos jugadas a balón parado: primero Rummenigge en el '74 y después Völler en el '80, volteaban el marcador. Pero un error defensivo de los alemanes en el '84 permitió que Burruchaga se plantara sólo ante el meta alemán, batiéndole por bajo. Argentina era campeona del mundo por segunda vez. Maradona había llevado a su equipo a tocar la gloria.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios