Wenger le negó a Guardiola el traspaso de Özil al Bayern... para no repescar a Cesc
  1. Deportes
  2. Fútbol
el arsenal pudo hacer el negocio del verano

Wenger le negó a Guardiola el traspaso de Özil al Bayern... para no repescar a Cesc

El entrenador del Arsenal pudo haber hecho un buen negocio con la venta al alza del alemán y la compra a la baja de Fàbregas, pero su orgullo le impidió hacerlo

Foto: Cesc y Özil, durante el Chelsea-Arsenal del pasado domingo
Cesc y Özil, durante el Chelsea-Arsenal del pasado domingo

Pep Guardiola volvió aintentarfichar este verano a Mesut Özil para reforzar (aún más) suBayern de Múnich. En laépoca de entrenador del FC Barcelona,el catalán ya quiso hacerse con los servicios del entonces centrocampista del Werder Bremen, pero el Real Madrid se le adelantó y Özil acabó vestidode blanco por 15 millones de euros, sin duda en unade las mejores operacionesque ha hecho elpresidenteFlorentino Pérez.

Pese a la insistencia de Guardiola, para quien Özil era un fichaje estratégico,y al hecho de que tampoco el alemán dio elrendimiento esperado en su primera temporada en el Emirates, Arséne Wenger se negó a traspasar a Mesutal Bayern.El técnico del Arsenal tuvo ocasión de hacer un buen negocio y, a cambio, repescar a Cesc Fàbregas, sobre el que los gunners tenían una opción preferencial.Pero precisamente fue estala excusa que puso el francés. Según él,el ex madridistatapaba el puesto al entoncescentrocampista del Barcelona.

Aprovechando la disputa este domingo en la Premier del primer Chelsea-Arsenal de la temporada (2-0), en Inglaterra destacaronque mientras Wenger pagó al Real Madrid 42 millones de libras por Özil, Mourinho ‘sólo’ pagó 27 al Barça por Cesc. Sabido es el poderíoeconómico del Bayern de Múnich a la hora de fichar, y más en el caso de tratarse de un internacional alemán, algo que Guardiola tiene muy en cuenta y que no sería de extrañar que aplicara al madridista Khedira, quien el año que viene acaba contrato y sigue sinrenovar. Es decir, que Wenger pudo haber hecho un buen negocio traspasando a Özil y fichando a Cesc, pero su orgullo se lo impidió.

Siguiendo con las comparaciones, la prensa británica recuerda que Fàbregas ha dado ya siete asistencias de gol en ocho partidos, mientras que Özilsólo lleva dos.Como curiosidad, el locutor de Stamford Bridge presentó al ex capitán del Arsenal como el "gran" Cesc Fàbregas, un jugador que ha pasado de ser veneradoaodiado por los gooners.También se le cuestiona a Wenger que ante el Chelsea mantuviera a Özil todo el partido y que fueran Wilshere, Cazorla y Alexis Sánchez los sustituidos.

Sabido es lo que ocurrió después de que el técnico francés dijera no al agente de Cesc, Darren Dein, cuando éste le mostró su interés porregresar al Arsenal: Mourinho convencióal internacional españoldurante una cena celebrada en Londrespara que fichara por el Chelsea y el rendimiento de Fàbregasestá siendo excelente en un equipo donde ha encontrado en Diego Costa al jugador con el que mejor se complementa. Lo curioso es que esto mismo no sucedaen la selección española, en la que ambos también coinciden, aunque esta cuestión habría que planteársela a Vicente del Bosque.

Cesc, que debutó en la Premier a las órdenes de Wenger cuando aúnno había cumplido 17 años, dejó Londres en agosto de 2011 para volver al Barcelona. Este verano ha iniciado su segunda etapa en Inglaterra, aunque ahora en el Chelsea."Cuando Fàbregasmire hacia atrás en su carrera verá que el Arsenal y yo mismo hemos tenido un impacto muy positivo para él", dijo Wenger, que subrayó que no se arrepiente de permitir su marcha."Cuando se fue, compramos a Özil como jugador ofensivoy tenemos aCazorla, a Wilshere, a Ramsey, a Oxlade-Chamberlain...", añadió el galo.

El alsaciano aseguraque no guarda "ninguna animosidad personal" contra Fàbregas y le deseó "lo mejor"."Es un gran jugador y una gran persona, es un jugador al que amo, pero una vez que nos deja, nos ha dejado. Somos profesionales y debemos aceptar eso", subrayó Wenger. Sin embargo, lo cierto es que el técnico francés aún le guarda rencor por haberse marcha al Barça, de ahí que no quisiera ficharle este verano y, lo que es peor, permitiera a un rival directo como el Chelsea y a un enemigo acérrimo como Mourinho hacerse con él. Lo de no traspasar a Özil al Bayern es otro asunto, pero igual de incomprensible.

Mesut Özil Pep Guardiola Bayern Múnich
El redactor recomienda