Es noticia
Menú
El Atlético regresa a su aguerrido papel ante un Madrid que no apareció hasta el final
  1. Deportes
  2. Fútbol
LA INTENSIDAD ROJIBLANCA NO BASTÓ PARA GANAR

El Atlético regresa a su aguerrido papel ante un Madrid que no apareció hasta el final

El regreso al fútbol de intensidad fue el argumento de Simeone para recuperar la autoestima perdida ante un Real Madrid ausente durante una hora (2-2)

Foto:

El Atlético sigue vivo en la Liga. El empate (2-2) ante el Real Madrid deja patente que los rojiblancos no arrojan la toalla. El regreso a ese fútbol de intensidad y fuerza, fue el argumento empleado por Simeone para recuperar esa autoestima perdida. El Real Madrid tardó en entrar en el partido, tanto como una hora de juego pese a que en el minuto dos Benzema adelantó a los suyos. Koke y Gabi dieron la vuelta en la primera parte Cristiano Ronaldo cerró el marcador en la recta final.

Carlo Ancelotti y Diego López, dos de las claves de este Real Madrid finalista de Copa y que pelea por la Liga y la Champions, se convirtieron en el peor enemigo de los suyos. El primero por sus elecciones, por colocar a los dos peores laterales que tiene en el once titular (Arbeloa y Coentrao) y por no saber manejar un partido que a los dos minutos ya estaba de cara. Reaccionó, pero entregó una hora del partido. El portero porque eligió el peor día posible para firmar su actuación más negativa como titular del Real Madrid.

Simeone, por contra, olvidó experimentos fallidos y decidió que su equipo volviera a lo suyo, que no es otra cosa que la pelea, la entrega y la tensión. Ni el gol de Benzema a los dos minutos fue obstáculo para que los rojiblancos dieran la vuelta al partido como lo vienen haciendo desde que el argentino está en el banquillo.

placeholder

Dos minutos y todo parecía que regresaba a la rutina de los últimos 16 años. Benzema se anticipa a la defensa rojiblanca para demostrar que Ancelotti también trabaja la estrategia tras un buen centro de Di María. Lo curioso es que fue marcar y el Real Madrid debió pensar que ya estaba todo hecho, que bastaba el tanto del francés para sentenciar el ardor liguero del Atlético. Teoría equivocada por completo y más cuando hay un equipo de Simeone de por medio.

Los siguientes actos del partido demostraron que el Atlético iba a poner todo sobre el césped para evitar paseo alguno de los madridistas por el Manzanares. Lejos de la imagen mostrada fría y desangelada de la Copa, los del Cholo salieron con el cuchillo entre los dientes. No daban una pelota por perdida. Luchaban todo, lo posible y lo imposible. Sobre el límite y lejos de lo permitido.

Ante este panorama, el Real Madrid se encogió, se hizo pequeño. Le bastaba con ver cómo pasaba el tiempo y como corrían los rojiblancos. En la primera llegada atlética, Delgado Ferreiro se comió un claro penalti de Ramos sobre Diego Costa que por su manía de exagerar la caída se quedó sin la recompensa que su movimiento se merecía. Más tensión, en esta ocasión desde la grada.

placeholder

El partido, pese a que el marcador parecía ser una losa, pasó a ser de los locales. Jugadores como Modric, Bale o Xabi Alonso no aparecían por ninguna parte. El balón no duraba de blanco. Algunos de los madridistas ni querían ver la pelota de cerca. Pese a ello, Benzema, el mejor del Real Madrid de largo, y Cristiano Ronaldo, de tacón, pudieron poco menos que sentenciar en dos llegadas aisladas.

El Atlético se lo iba creyendo. No llevaba peligro, pero poco a poco se iba acercando a la portería de un inseguro Diego López. Arda, en una de esas jugadas que parecía que iban a terminar en nada, manejó a la defensa del Real Madrid. Quiebro va, quiebro viene y el turco ve solo a Koke dentro del área ante la atenta mirada de Di María que decidió que el asunto no iba con él. El internacional español no se lo pensó dos veces y batió de un tiro cruzado, duro, en el que dio la sensación de que Diego López pudo hacer algo más. Empate en el marcador, que no sobre el césped. Ni en juego ni en intensidad.

El Real Madrid estaba tocado, aturdido por la intensidad que ponía el Atlético. No podía con ella y su escaso fútbol era poco argumento para llevar peligro alguno a un Courtois tranquilo y relajado salvo con un tiro de Cristiano Ronaldo. Mientras, los rojiblancos seguían a lo suyo y de vez en cuando asustaban a Diego López. Primero fue Diego Costa, auténtica pesadilla durante la primera mitad, para ser Gabi desde su casa el que desnivelara el partido e hiciera justicia. El mediocentro se inventó un lanzamiento de falta desde treinta y cinco metros que pasó por la cabeza de CR7 y que Diego López se tragó por el centro de la portería.

placeholder

El Atlético intentó sentenciar de salida tras el descanso, como si fuera consciente de que la gasolina no iba a durar más allá de la hora del partido. Diego Costa era el encargado de fabricar las ocasiones con ese 'yo contra el mundo' que tanto le gusta al hispano-brasileño. Su repertorio tuvo de todo. Tiros lejanos, cabezazos que se encontraron con el palo, carreras sin fin... toda una demostración de intenciones.

Un remate de cabeza de Bale en el minuto 67 fue el aviso de que el Real Madrid por fin aparecía por el Calderón. Las entradas de Isco, Carvajal y Marcelo fueron clave para el cambio de panorama. El dominio pasó a ser blanco por completo. El Atlético no tenía otra posibilidad que atrincherarse alrededor de su portería. Era una cuestión de fuerza.

placeholder

Con los cambios el Real Madrid ganó en lógica y en fútbol. Además, los de Ancelotti pusieron algo más de ganas sobre el césped. Las llegadas y las ocasiones se multiplicaban, incluso reclamaron un claro penalti cometido por Gabi por mano. La primera aparición de Carvajal terminó con un remate de CR7 que se marchó fuera de manera inexplicable. Y es que en poco más de veinte minutos, el recién entrado aportó el doble que su compañero. Su segunda incorporación terminó en gol tras un robo a Mario Suárez y una perfecta asistencia al delantero portugués.

El Real Madrid quería más. Apenas había tiempo, pero en esos diez minutos tuvieron hasta tres ocasiones para llevarse los tres puntos, quizás de manera exagerada. Modric tuvo la más clara, pero su disparo se marchó alto tras una buena jugada de Marcelo. El empate hace justicia a una buena primera parte del Atlético y un último empujón blanco que bastó para empatar el partido y mantener la ventaja en la tabla sobre los rojiblancos.

Ficha técnica

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Koke, Gabi, Mario Suárez, Arda (Cristian Rodríguez, m. 83); Raúl García y Diego Costa.

Real Madrid: Diego López; Arbeloa (Carvajal, m. 70), Pepe, Sergio Ramos, Coentrao (Marcelo, m. 59); Modric, Xabi Alonso, Di María (Isco, m. 71); Bale, Benzema y Cristiano.

Goles: 0-1, m. 2: Benzema, a pase de Di María. 1-1, m. 27: Koke, con un derechazo cruzado, tras una jugada de Arda Turan. 2-1, m. 45: Gabi, con un trallazo desde 30 metros. 2-2, m. 83: Cristiano Ronaldo, desde dentro del área.

Árbitro: Delgado Ferreiro (C. Vasco). Expulsó a Germán Mono Burgos, segundo entrenador del Atlético (m. 64). Amonestó a los locales Arda Turan (m. 10), Godín (m. 40) y Diego Costa (m. 63), y a los visitantes Pepe (m. 40) y Arbeloa (m. 66).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima sexta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Vicente Calderón ante 54.850 espectadores. Lleno.

El Atlético sigue vivo en la Liga. El empate (2-2) ante el Real Madrid deja patente que los rojiblancos no arrojan la toalla. El regreso a ese fútbol de intensidad y fuerza, fue el argumento empleado por Simeone para recuperar esa autoestima perdida. El Real Madrid tardó en entrar en el partido, tanto como una hora de juego pese a que en el minuto dos Benzema adelantó a los suyos. Koke y Gabi dieron la vuelta en la primera parte Cristiano Ronaldo cerró el marcador en la recta final.

Diego Simeone Vicente Calderón Diego Costa Cristiano Ronaldo Karim Benzema
El redactor recomienda