CHARLA CON EL CANDIDATO A ALCALDE DE LONDRES

Sol Campbell: "Simeone es el entrenador más influyente de los últimos años"

Aunque llegar a convertirse en el próximo Mayor de Londres se haya convertido en el nuevo 'leitmotiv' de su existencia, Sol Campbell no reniega ni mucho menos de sus raíces futboleras

Foto: Sol Campbell, candidato a ser 'Mayor' londinense (David Ruiz).
Sol Campbell, candidato a ser 'Mayor' londinense (David Ruiz).

Aunque llegar a convertirse en el próximo 'Mayor' de Londres se haya convertido en el nuevo leitmotiv de su existencia, Sol Campbell no reniega ni mucho menos de sus raíces futboleras, tema que domina con mucha más soltura que los complicados vericuetos de la política. Muy al contrario. Un nuevo café sobre la mesa es el 'carburante' idóneo para que el exinternacional sajón enchufe el disco duro y active la neurona que le transporta a los días en los que llegó a estar considerado como uno de los mejores zagueros del planeta.

De hecho, el todavía aspirante a candidato Conservador para llegar a la alcaldía de Londres puede presumir y presume de ser el único jugador en la historia de Inglaterra que ha disputado seis grandes torneos de selecciones consecutivos. "Para mí es un orgullo, claro. Fue fantástico poder hacerlo y jugar esos campeonatos entre Mundiales y Eurocopas por mi país. Fue un placer poder disfrutar de esas experiencias y de los viajes. Aunque luego no todo saliera como esperábamos a nivel deportivo, las vivencias en sí fueron enriquecedoras. Viajar por el mundo y visitar otros lugares te permite aprender un montón de cosas, lo que es muy importante para tu desarrollo como ser humano. Más allá de que tengas recursos para viajar o lo hagas para jugar al fútbol, es hermoso. Me encantaba competir, pero también percibir en el ambiente cómo es el entorno y la mentalidad de un país en particular. Disfruté de cada uno de esos torneos, de cada momento de jugar para Inglaterra".

Campbell durante la entrevista (David Ruiz).
Campbell durante la entrevista (David Ruiz).

Su sonada 'fuga' del Tottenham al Arsenal le hizo subir un par de escalones, amén de consagrarle como el mejor defensor de Las Islas. Formar parte de aquel equipo que ganó la Premier en 2004 sin perder un solo encuentro, reconoce, "me cambió la vida. Mi primera temporada en el Arsenal, la anterior, ya resultó excelente. Fue como cuando debuté con el Tottenham, marcándole precisamente al Arsenal en el derbi. No mucha gente ha sido capaz de anotar la primera vez que ha jugado para su club, y yo lo hice. Es un recuerdo que te queda para siempre. Pero cuando el Arsenal ganó el doblete... Eso fue otra historia". Y eso a pesar de que los inicios de esa campaña triunfal llegaron a provocarle cierta frustración. "Empecé esa temporada lesionado y cuando regresé podía sentir más presión de la que había tenido nunca. Tenía que volver y dar lo máximo en cada partido, ser muy fuerte anímicamente, recuperar la forma y que el equipo siguiera ganando. No había margen para el error. Al final fue la campaña más satisfactoria que he tenido en mi carrera por todas las otras cosas que hubo a mi alrededor y que influyeron en mi rendimiento".

Ante el Barça... "me pesará siempre"

El fútbol español se cruzó en su camino para darle el mayor disgusto de su carrera profesional: la final de la Champions perdida por el Arsenal en París frente al Barça. Un partido que rompió en el primer tiempo el propio Campbell con un golazo de cabeza. "Hubiera preferido no anotar y ganar ese partido. Estaría muy feliz de haberse dado así. Es cierto que perdimos bastantes posibilidades de ganar al quedarnos con 10 hombres, pero por desgracia cuando realmente las perdimos del todo fue en los últimos minutos. Sí, marqué aquel gol y me acuerdo de eso y me acordaré por el resto de mi vida. Pero no ganamos el partido, y para mí era lo único importante. Lo único que tiene sentido cuando juegas una final es ganarla. Tal vez tienes dos, tres oportunidades de esas en toda tu carrera. No haber aprovechado aquella, cuando estabas en el equipo justo y en el día propicio, me pesará siempre".

De lo que no se arrepiente es de no haberse subido al tren de la Liga cuando tuvo la ocasión. "Tuve dos ofertas para ir a España. El Valencia vino a por mí desde el principio, cuando jugaba en el Tottenham. Y después también negocié con el Barcelona. El Barça llegó en enero y tuvimos un montón de conversaciones, pero en aquel momento el Arsenal apareció en mi vida y decidí quedarme en Inglaterra. Los gunners tenían fantásticos jugadores y un excelente equipo. Tuve también la opción de ir a Italia, al Milan, pero estaba muy cómodo en Londres. No sentí en ese momento la necesidad de marcharme a jugar a otro país porque pensaba que la Premier me ofrecía todo lo que yo quería. Lo que no sé es si hoy hubiera tomado la misma decisión".

El hecho de que Inglaterra no haya vuelto a ganar nada desde su Mundial en 1966 no significa, en opinión de Campbell, que las cosas se hayan hecho mal en los últimos 60 años. "No olvidemos que hablamos de fútbol. Es decir, sobre algo impredecible. En Italia 90, por ejemplo, estuvimos muy muy cerca de llegar a la final. En la Euro 96, también muy cerca. Cuando yo jugué perdimos contra Argentina en cuartos de final (1998), pero la situación más cercana que tuve para ganar algo fue en la Euro 2004. Mi cabezazo anulado frente a Portugal nos cerró la puerta para llegar a la semifinal. Y si hubiéramos llegado, quién sabe qué habría pasado. Teníamos un equipo muy fuerte en esa época. Realmente bueno. Perdimos en los penaltis con Portugal, pero todo fue raro durante el partido. A Rooney le expulsaron rigurosamente y mi gol anulado debió subir al marcador. Era imposible para el portero llegar a aquel balón. Tuvimos un par de equipos bastante buenos, pero nos faltó un poco de suerte. Había muy buenos jugadores y estábamos mentalizados para luchar por el título. Pero nos faltó esa pizca de fortuna que se necesita para cruzar la delgada línea que tantas veces separa el triunfo de la derrota. En ese sentido, fuimos un equipo desafortunado el de aquella Eurocopa".

'Su' Inglaterra, mejor que la de ahora

El aspirante conservador a la alcaldía de Londres se muestra perplejo al escuchar que la generación de los Sturridge, Sterling, Barkley, Shaw, Chalobah o Rossiter es la más dotada que ha dado el balompié sajón en las últimas décadas. "Pero, ¿y Gascoigne?, ¿y Beckham?, ¿y Scholes?, ¿y Sol Campbell?, ¿y John Terry?, ¿y Shearer? No sé yo... ¿y Teddy Sheringham? Creo que no es la mejor. Es muy buena, sí, pero, ¿la mejor? Cuando hablas de Gazza, Scholes, Beckham, Rio, Ashley Cole, Shearer, yo mismo... Definitivamente ni hablar. Ninguna posibilidad. De todos modos, tenemos que esperar un poco porque sus carreras están aún despegando. Dejemos pasar cinco o diez años y después podremos hablar con más argumentos".

Antes de apurar su último lingotazo de cafeína y regresar a su cuartel general, el hombre que aspira a gobernar con 41 años una de las ciudades más cosmopolitas e influyentes del planeta nos desvela quién es, en su opinión, el entrenador que más ha hecho por el deporte rey en los últimos años. "Diría que Diego Simeone. Creo que está haciendo un trabajo fantástico con el Atlético de Madrid. Estuvo tan cerca de hacer el doblete con la Liga y la Champions... ¡Es increíble al tiempo que muy cruel perder una final así! De todos modos, llevan tres temporadas realmente increíbles. Me gusta mucho verlos, pero por desgracia no creo que estén por mucho tiempo ahí arriba. La clave de su éxito está en la gestión del club y de sus recursos, sí, pero la verdad es que ha sido Simeone quien ha llevado al club a otro nivel".

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios