Países Bajos se desata en ataque ante Ucrania y firma el mejor partido de la Eurocopa (3-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Primera victoria de la 'Oranje'

Países Bajos se desata en ataque ante Ucrania y firma el mejor partido de la Eurocopa (3-2)

Dumfries fue el gran héroe de la noche al participar en los tres goles de la selección neerlandesa. Ucrania exhibició capacidad de reacción y estuvo a punto de remontar un 2-0

placeholder Foto: Dumfries conecta un gran cabezazo para colocar el 3-2 definitivo ante Ucrania. (Reuters)
Dumfries conecta un gran cabezazo para colocar el 3-2 definitivo ante Ucrania. (Reuters)

Países Bajos y Ucrania protagonizaron uno de los partidos más estimulantes en lo que llevamos de Eurocopa. Probablemente, el más entretenido de todos. La selección dirigida por Frank de Boer se desató en ataque y se llevó el gato al agua con un 3-2 de infarto que se ajustó a lo visto sobre el terreno de juego. Sin su capitán Virgil Van Dijk, gran ausente por lesión, pero con una nómina de atacantes y centrocampistas verticales y agresivos como Memphis Depay, Frenkie de Jong o Georginio Wijnaldum, la 'Oranje' se soltó hasta abrasar con su fútbol veloz a una combativa Ucrania. Los tantos de Wijnaldum, Weghorst y Dumfries colocan a Países Bajos como la gran favorita del Grupo C tras superar una prueba de fuego.

placeholder Dumfries, uno de los grandes protagonistas de la noche. (Reuters)
Dumfries, uno de los grandes protagonistas de la noche. (Reuters)

El encuentro inició en sexta marcha. Un intercambio de golpes. Como un preludio de lo que vendría. Depay, inspirado y con el papel de líder ofensivo bajo el brazo, galopaba al contragolpe y hacía temblar el sistema defensivo de los de Shevchenko. Contestaba Yarmolenko con un potente cabezazo que salía desviado y Buschan, el guardameta ucraniano, aparecía para frenar a uno de los mayores recursos ofensivos de la selección neerlandesa en el Johan Cruyff Arena: Dumfries. Con más corazón que cabeza, el carrilero del PSV recorrió una y otra vez la banda sin que los pupilos del mítico delantero pudiesen frenarlo.

Depay se mostró muy activo

Países Bajos no tenía el control del partido, aunque sí la pelota. Wijnaldum, flamante nuevo fichaje del PSG, llegaba de segunda línea y acariciaba el gol. De Jong transportaba el esférico a los delanteros y Depay, suelto entre líneas, brillaba con luz propia. El futbolista del Olympique de Lyon, en la agenda del Barça desde hace tiempo, fue una de las figuras más destacadas del partido. Por su desborde, liderazgo y creatividad en el último tercio. Ayudaba el sistema de De Boer en ataque, puesto que las múltiples puertas abiertas que dejaba en defensa se contrarrestaban con la libertad de movimientos que permitía a sus jugadores más talentosos.

placeholder Depay lidera un ataque de Países Bajos. (EFE)
Depay lidera un ataque de Países Bajos. (EFE)

Ucrania buscaba no arrugarse pese a las embestidas neerlandesas. Y encontraba oportunidades y espacios. Yarmolenko olfateaba el contragolpe y probaba fortuna, Yaremchuk pugnaba contra la zaga 'Oranje' y Buschan aguantaba como podía el potencial ofensivo local. El partido se estabilizó, como si se firmase una tregua. Fue fugaz. Wijnaldum y Depay volvieron a la carga con varios latigazos que no fructificaron. Se llegaba al descanso con la sensación de que el 0-0 no hacía justicia al divertido partido que se estaba viviendo en Amsterdam. A la vuelta, todo se intensificó.

Dumfries fue un dolor de cabeza constante

Dumfries cabalgó por la banda, su atropellada jugada dejó la conducción en un balón muerto en la frontal del área y Wijnaldum inauguró el marcador. No iba a ser el último gol. Tan solo seis minutos después, Dumfries profundizó por la derecha, el rechazo quedó en los pies de Weghorst y Países Bajos colocó un 2-0 que parecía matar el partido. Nada más lejos de la realidad, Ucrania se lanzó al empate. Los hombres de Shevchenko respiraban peligro y sabían que la distancia no era tanta como evidenciaba el electrónico. Y más con una selección donde los resultados no parece acabar de llegar tras la salida de Ronald Koeman.

placeholder Dumfries, en acción. (Reuters)
Dumfries, en acción. (Reuters)

Primero, Yaremchuk avisó a la media vuelta, pero su cañonazo murió en las manos de Stekelenburg. Yarmolenko, sin embargo, no perdonó. En una jugada que podría haber firmado el mismísimo Arjen Robben, el extremo ucraniano limpió las telarañas del Johan Cruyff Arena. Y cuatro minutos después, Malinovskyi colgaba una falta al área que Yaremchuk remató a placer. Cuando parecía que los tres puntos y la primera victoria en el torneo se le escapaba a Países Bajos, Dumfries se presentó como el héroe de la noche para conectar un testarazo a centro de Aké y colocar el definitivo 3-2. Países Bajos tiene trabajo por delante, pero ya está lista para dar batalla de nuevo al máximo nivel.

Eurocopa Ucrania De Jong