La doble vida de Metzelder: central ejemplar de día, pedófilo en WhatsApp de noche
  1. Deportes
  2. Fútbol
Descenso a los infiernos

La doble vida de Metzelder: central ejemplar de día, pedófilo en WhatsApp de noche

El exjugador de Real Madrid, Schalke 04 o la selección alemana ha sido condenado a 10 meses de libertad condicional tras probarse que poseyó y compartió archivos pedófilos

placeholder Foto: Imagen del juicio de Metzelder. (Efe)
Imagen del juicio de Metzelder. (Efe)

8 de mayo del 2010. Christoph Metzelder vivía su última noche como jugador del Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Era el único futbolista de la plantilla del que ya se conocía que no seguiría en las filas del conjunto de Chamartín. Florentino Pérez y Jorge Valdano entregaron una placa al central alemán como agradecimiento a su dedicación deportiva durante sus tres años en el club. El estadio dedicó una cerrada ovación a Metzelder en los minutos previos al partido, quien agradeció el cariño del presidente y de la afición. Su etapa como madridista no había sido especialmente satisfactoria en lo deportivo, marcada por continuos problemas físicos que no le permitieron rendir al nivel que se le presumía. El impacto personal en los entresijos del Madrid fue mucho mayor. Querido en el vestuario, respetado por la prensa y valorado por la hinchada. El alemán recibió un homenaje sobre el césped que jugadores de la talla de Íker Casillas o Raúl González no tuvieron en sus respectivas salidas.

placeholder Christof Metzelder, despeja el balón durante su partido amistoso con la camiseta del Real Madrid. (Efe)
Christof Metzelder, despeja el balón durante su partido amistoso con la camiseta del Real Madrid. (Efe)

11 años más tarde, Metzelder confesó ante el Tribunal Administrativo de Düsseldorf haber compartido en internet 18 archivos con pornografía infantil y juvenil, al tiempo que pidió perdón a las víctimas de abusos sexuales: “Cargaré con esto toda mi vida”. Delitos por los que fue condenado a 10 meses de libertad condicional.

"Aceptaré la condena y pido perdón a las víctimas de violencia sexual. Viviré con la culpa de haber causado este mal a la sociedad", fueron las palabras de Metzelder en la primera vista del juicio, que acabaría por ser la única. El alemán admitió la posesión de material pornográfico infantil, aceptando también que intercambió hasta 18 archivos. La Fiscalía contemplaba hasta 300 archivos en el material de la investigación. Entre estos documentos de la investigación se incluyeron pruebas de cómo el exfutbolista compartió imágenes de abusos sexuales a una niña de diez años en agosto del 2019. En ningún momento Metzelder abogó por negar los hechos, pero su defensa sí matiza la situación. Ulrich Sommer, su abogado, admitió días antes de la sesión que su defendido estaba “asustado de sí mismo”, pero negó que se le pudiera considerar un pedófilo.

J, la exnovia de Metzelder a la que su abogado acusa de tenderle una trampa

Septiembre del 2019. Metzelder llevaba cinco años retirado del fútbol profesional. Sus rodillas dijeron basta y, tras una última temporada en la séptima división alemana, colgó las botas. El exfutbolista tenía 38 años, colaboraba con diversas asociaciones y hasta tenía su propia fundación para el desarrollo de niños y jóvenes en diversas situaciones. Su imagen pública era impoluta, tanto que distintas voces le señalan como candidato a presidir la Federación Alemana de Fútbol. Su experiencia en clubes como el Borussia de Dortmund, Real Madrid o el Schalke 04, club que quería introducirlo activamente en su junta directiva, le avalaban. Se trataba de una figura reconocida en el mundo del fútbol alemán e internacional, alejado de polémicas y con una vida personal discreta y fuera de los focos.

placeholder Metzelder, junto a su abogado, Sommer, durante el juicio. (Efe)
Metzelder, junto a su abogado, Sommer, durante el juicio. (Efe)

En ese momento, el alemán mantenía una relación sentimental de más de un año de duración con una mujer de 40 años. De la investigación trasciende que su apellido empezaba por J. Este noviazgo se torció, según la versión de J, por el extraño comportamiento de Metzelder. Recibió más de 18 imágenes de carácter pedófilo en un chat privado que ambos compartían, donde el exfutbolista habla de estar abierto a introducir a jóvenes en relación. La mujer acudió a la policía, denunció los mensajes de WhatsApp y reenvió las imágenes a las autoridades.

El caso, paralelamente, se publicó en Bild. Sommer, en las distintas entrevistas que ha concedido en las últimas semanas, señalaba precisamente el seguimiento del periódico como indicio de una supuesta trampa orquestada a Metzelder. El abogado apuntaba a conexiones de J con el medio. Según la defensa del exfutbolista, esta habría insistido y presionado para que compartiera esas fotografías.

Tras recabar información, la Policía comenzó una nueva etapa de la investigación. El primer cara a cara con el exfutbolista tuvo lugar en un campo de futbol de Hennef, donde Metzelder entrenaba a un equipo juvenil. El alemán respondió durante varias horas a las preguntas de los agentes. La Fiscalía de Hamburgo admitiría días después la identidad de Metzelder, pese a que en un primer momento se decidió no hacer público el expediente, tal y como solicitaba la defensa. Se sospechaba que el exinternacional por Alemania había “traficado” con archivos que contenían pornografía infantil. Su teléfono móvil personal y su ordenador portátil fueron incautados durante las pesquisas policiales.

Foto: Metzelder, a la salida de los juzgados. (Reuters)

En dichos dispositivos requisados, la policía encontró hasta 300 imágenes susceptibles de delito. Sommer defiende que la mayoría de dichos contenidos no se encontraban en la galería de imágenes, alegando que pueden ser archivos ocultos que se guardaron sin consentimiento de Metzelder de manera automática al visitar páginas webs, y que eso no significaría que realmente hubiera consumido dichas fotografías.

Condenado a 10 meses de libertad condicional

“Nunca estuve en foros ni en la Darknet. Pero soy culpable de tener estos archivos incriminatorios. Sé el indecible sufrimiento que hay detrás de cada una de estas fotos. Pido aquí, en nombre de todas las víctimas de la violencia sexual, el perdón. Sé que estoy dejando una herida que tal vez nunca sane”. Metzelder, tras cuatro horas de juicio, se rompió admitiendo parcialmente su implicación en delitos de pornografía infantil. El exjugador del Real Madrid se enfrentaba a una condena de entre tres meses y cinco años de prisión, según solicitó la Fiscalía. Aunque estaba previsto que el juicio se extendiese hasta el 10 de mayo, la jueza, Astrid Stammerjohann, dictó sentencia al primer día: diez meses de prisión en régimen de libertad condicional.

placeholder Metzelder, a su salida del juicio. (Reuters)
Metzelder, a su salida del juicio. (Reuters)

Metzelder, que al inicio del juicio aseguró que devolvería todas las distinciones que se le otorgaron otrora (es poseedor de la Orden del Mérito del Estado de Renania del Norte-Westfalia y Cruz al Mérito en Cinta), ha vivido el último año y medio sin privación de su libertad, pero repudiado socialmente. Fue despedido de sus labores como comentarista de televisión, dado la espalda por el mundo del fútbol y, a excepción del contacto con su equipo legal, su vida personal desapareció. Con una hija de 11 años fruto de una relación anterior, el exjugador de fútbol acude puntualmente a terapia psicológica por sus actos. “Él mismo está sorprendido de haber tenido esta especie de doble vida”, admitió Sommer antes del juicio.

Pornografía infantil
El redactor recomienda