CASI NO JUGÓ CONTRA SU EXEQUIPO

Setién humilla a Griezmann dándole 4 minutos y evidencia una fractura interna

El francés, que costó 120 millones de euros hace un año, no parece servirle a Setién para los momentos importantes de la temporada

Foto: Griezmann, junto a Messi, en una imagen de principios de temporada. (Reuters)
Griezmann, junto a Messi, en una imagen de principios de temporada. (Reuters)

"Quizá no era lógico sacarlo en este momento del partido, pero la otra opción era no sacarlo", dijo Quique Setién después del partido, intentando revestir de normalidad lo anómalo: dejar todo el partido en el banquillo al fichaje estrella de la temporada, Antoine Griezmann, en un encuentro en el que su equipo se jugaba la liga. El francés estuvo calentando toda la segunda parte, pero salió en el minuto 90, con solo los cuatro minutos de descuento por delante: "Con este tipo de jugadores nunca sabes, te pueden hacer un gol en cualquier momento", continuó Setién ante la prensa.

Resulta obvio que el cuerpo técnico del Barcelona ha perdido la confianza en Griezmann, o al menos en su estado de forma poscovid. De los últimos cuatro partidos, el delantero francés solo ha sido titular en uno, contra el Athletic de Bilbao, pero es que ayer no sirvieron ni los cinco cambios para que saltase al césped. Dijo Setién que Messi y Suárez estaban jugando bien, que para qué tocar lo que está funcionando, como si Griezmann se tratase de un joven delantero de la cantera. Pero encaja raro en esa categoría: no hace un año todavía que el Barcelona pagó por él 120 millones de euros y le convirtió en el segundo jugador mejor pagado de la plantilla, solo por detrás de Messi, pero cobrando casi el doble que puntales como Piqué o Arturo Vidal.

Hacer jugar cuatro minutos —en Balaídos fueron nueve— a un delantero que cobra 17 millones de euros, según los códigos futbolísticos, e incluso los empresariales, solo se puede entender como una humillación. "Sin palabras", dijo Simeone, amigo de Griezmann y gran conocedor de los códigos del vestuario, cuando le preguntaron por el asunto en rueda de prensa. Theo Griezmann, hermano del jugador, tuiteó después del partido: "Dos minutos. Quiero llorar".

Griezmann no ha encajado en el equipo y se enfrenta a un proceso de depreciación acelerado

La de Griezmann es una devaluación meteórica. El francés tomó el puente aéreo el verano pasado siendo el tercer mejor jugador del mundo y ahora es suplente de Riqui Puig, un chaval que ni siquiera esperaba asentarse este año en el primer equipo. Para Setién, cualquier canterano con buenas maneras es mejor opción que Griezmann. Y eso que el entrenador cántabro le dio minutos antes de la pandemia, pero el juego de Griezmann nunca ha estado a la altura. No parece el mismo jugador eléctrico y contundente de cara a puerta que se vio en el Atlético de Madrid; el Griezmann del Barça es mucho más tímido, apenas combina con sus compañeros y a menudo se le ve perdido sobre el césped, fuera del esquema del equipo. A veces tira 15 desmarques seguidos y nadie le pasa un balón, otras camina desesperado por el campo sin preocuparse por la jugada. No ha conseguido adaptarse al equipo.

No son solo sensaciones, también se nota en los números: este Griezmann marca menos goles por partido (0,33) que en su peor temporada en el Atlético de Madrid (0,44), y sus cifras nos retrotraen a las temporadas en la Real Sociedad. En cuanto a su valor de mercado, según portales como Transfermarkt, nada más que un mero indicador, su valor ha caído 36 millones de euros en lo que va de temporada.

Griezmann y Messi no terminan de entenderse (Reuters)
Griezmann y Messi no terminan de entenderse (Reuters)

Una mala decisión

Justo antes del Mundial de Rusia, hace dos años, Griezmann lanzó un documental llamado 'La decisión'. En él, aseguraba que había consultado con decenas de amigos y que había pasado días, semanas, valorando todos los pros y los contras de irse al FC Barcelona. La idea surgió en colaboración con Piqué, en lo que consideraban que sería un 'hit' del 'marketing' deportivo.

'La decisión' ha dejado al Atleti sin su goleador y a Griezmann en un club donde no le quieren

La jugada no le pudo salir peor a Griezmann. El documental tuvo una acogida muy limitada y, lo que es más grave, le complicó la vida al francés a nivel profesional. Gran parte de los aficionados de Atleti y Barça se sintieron molestos al ver cómo Griezmann hablaba asépticamente de cambiar de club, sin dar ninguna importancia a los colores. Aunque decidió quedarse en Madrid, la relación con su afición nunca volvió a ser igual. Más adelante, tras conocerse cómo negoció con el Barcelona, se ha convertido en un proscrito en el Metropolitano, donde tendría muy complicado volver. Para colmo, a Piqué y al resto de pesos pesados del Barça, que participaron en el documental esperando acercar a Griezmann al Camp Nou, la decisión les sentó fatal. Cuando el francés llegó a Barcelona, el verano pasado, los jugadores le acogieron con la mayor frialdad y Griezmann todavía no ha conseguido integrarse.

En resumen, la tan meditada decisión ha dejado al Atleti sin su goleador, y lo ha echado de menos toda la temporada, y a Griezmann en un club donde no le quieren.

Ahora, tanto Griezmann como el Barcelona se encuentran en una situación complicada. Si Griezmann no es importante en lo que queda de temporada, será imposible recuperar la inversión con una hipotética venta. Una cosa es que no encaje en el sistema del Barcelona y otra que ni siquiera juegue, pero parece que con Setién tiene asegurado el banquillo... Un banquillo que, por otra parte, no tiene asegurado ni el propio Setién.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios