Los aficionados de la Liga no envidian a los de la Premier: "Sus entradas son caras"
  1. Deportes
  2. Fútbol
los abonos han bajado un 30% en tres años

Los aficionados de la Liga no envidian a los de la Premier: "Sus entradas son caras"

La medida de la liga inglesa de poner a 30 libras las entradas para los visitantes no convence en España. Salvo con el Madrid y el Barça, los precios aquí son más asequibles.

placeholder Foto: Aficionados del Crystal Palace protestan por las entradas (EFE)
Aficionados del Crystal Palace protestan por las entradas (EFE)

Todo lo que llega de Inglaterra es automáticamente reverenciado. La Premier League tiene la fama de ser la liga mejor organizada del mundo y el pensamiento asociado a eso es que todo lo hecho allí es correcto. El último caso es el anuncio de que las entradas para los estadios visitantes costarán al aficionado 30 libras, unos 38 euros al cambio. En un primer análisis parece que la nueva medida es la panacea para el aficionado pero…

“Son muy caras esas entradas”, cuenta Pepe Hidalgo, secretario de Aficiones Unidas, una asociación que aglutina las peñas de 38 equipos en un colectivo de cerca de 1,2 millones de aficionados. “Aquí ya tenemos algo así, desde hace cinco temporadas hay un convenio con La Liga y en Segunda división las federaciones de peñas tienen a su disposición 300 entradas en el campo contrario a un precio de 15 euros”, explica Hidalgo. El problema está en la categoría más alta, pues los grandes no están dispuestos a este tipo de acuerdos. Ellos no tienen problemas para vender entradas a precios onerosos, pues la demanda de localidades en el Bernabéu y el Camp Nou es mundial. Se soluciona, de alguna manera, con intercambios de entradas entre peñas en los que no suelen entrar los equipos grandes. Esto tiene explicación, el resto de equipos de Primera suelen gravar con precios más altos esos partidos, por lo que a esas peñas los intercambios no les saldría a cuenta. Los británicos han conseguido ahora un precio estándar, después de muchas semanas de pancartas en las gradas y enfado por parte de los aficionados.

“Para la temporada que viene solicitamos a La Liga que en la comisión de Primera División propusiera hacer extensivo el acuerdo: 500 entradas a 25 euros como máximo”, dice Hidalgo sobre los planes de futuro. La búsqueda de precios asequibles en los partidos como visitante es un nuevo punto en su plan de ataque. Antes que esto la obsesión estaba centrada en reducir el precio de los abonos de temporada de todos los clubes. Y lo consiguieron. En los últimos años la media de los pases de temporada, según datos que maneja la asociación, han reducido su coste en un 30%. “Esto se inició hace tres temporadas cuando detectamos que el abonado no iba al estadio. Le dijimos a La Liga que el abonado no iba al campo y que si seguían los precios así dejarían de asumir el coste y los estadios se vaciarían”, explica.

Los grandes y el Getafe

Casi todos hicieron caso. Los grandes, que viven en su universo paralelo, no entraron en ese juego. Tienen demanda suficiente para no entrar en eso. Tampoco lo hizo el Getafe, pues su presidente asegura que el fútbol es un producto de lujo y como tal tiene que pagarse. En Aficiones Unidas encuentran buena disposición en la patronal del fútbol, aunque saben que su fuerza es solo relativa en todas estas cuestiones. “Aquí se habla mucho de la Liga, pero el presidente no hace lo que quiere, sino lo que dicen los clubes”, cuenta Hidalgo. Es decir, la Liga dispone pero solo los equipos tienen la decisión final en todas estas cuestiones.

Hay en todo esto un planteamiento del que las peñas no quieren oír ni hablar: los clubes son empresas privadas y como tal tienen derecho a comercializar su producto como les venga en gana. “Yo como representante de los aficionados no lo puedo permitir. Yo quiero que el carnet sea más barato y lo hemos conseguido. El segundo objetivo es que la entrada visitante sea asequible para el visitante”, cuenta Hidalgo. Esto es especialmente difícil en los grandes, pues tienen gente de todas las nacionalidades, dispuestas a pagar dinerales por el hecho de acudir, aunque sea solo una vez en la vida, a ver a Messi o a Cristiano.

La ausencia de aficionados rivales en los estadios es algo común en España e inimaginable en Inglaterra. La cuestión, dice Hidalgo, no es tanto económica como cultural. “No es un tema de precio, porque ellos pagan las entradas más caras que nosotros, lo que pasa es que allí hay más tradición en viajar, las distancias son más cortas y está más aceptado todo esto”, cuenta el secretario de Aficiones Unidas.

La tradición inglesa de viajar con el equipo, además, hace que haya matices en la nueva propuesta de la Premier. Los aficionados ocasionales que quieran ir a un solo partido fuera de su estadio lo tendrán complicado, pues los clubes tienen un sistema de puntos que beneficia a los que viajan con frecuencia. Es decir, el aficionado del United que no viaje con el equipo y quiera ir a un partido importante en Londres, por ejemplo, difícilmente tendrá acceso a las entradas de visitante. Los que sean fieles acompañando al equipo serán los que tengan derecho a los boletos de 30 libras.

Hay otra cuestión en el ambiente en este sentido: los clubes ingleses ganan mucho más que los españoles en concepto de derechos de retransmisión. Esto posibilita que puedan dejar de ganar algo de dinero a cambio de llenar los campos, pues su economía tiene menos dependencia de esta fuente de financiación.

Problemas con la selección

El dinero del fútbol, que crece año a año, es el final de todas las conversaciones sobre esta cuestión. Los peñistas creen que ese aumento en los ingresos debería tener mejor uso del que se le da. “Que no de vaya todo a fichas de jugadores. Dentro de la firma del real decreto se habla de la necesidad de hacer mejoras en los estadios, y hay casos como el del Numancia, que hace un mes puso calefacción en el campo, en el que ya se está llevando a cabo. Queremos que las zonas en las que se sitúan los aficionados visitantes estén habilitadas del mismo modo que el resto del estadio”, reclama Hidalgo.

Dentro de la firma del nuevo contrato el real decreto habla de mejoras de los estadios. Hace 4 semanas en el Numancia por fin se ha puesto calefacción. Que no se vaya todo a fichas de jugadores.

La interlocución con la Liga es fluida, aunque existan importantes puntos de fricción. Más problemas, dicen los peñistas, hay cuando se intenta llamar alguna puerta en la Federación Española de Fútbol. “Lo que nos preocupa ahora es las entradas de la selección, están sobrando entradas, sobraron en el partido que se disputó en Oviedo, el de Inglaterra tuvieron que llevarlo a Alicante para que se llenase de ingleses. Eso no había pasado nunca y ahora está empezando a pasar”, se lamenta Hidalgo, que no entiende como un producto exitoso como era hasta ahora la selección española de fútbol se ha convertido en uno que es incapaz de llenar estadios con no mucha capacidad.

LaLiga Fútbol Inglaterra Santiago Bernabéu Segunda División Camp Nou Premier League CD Numancia Primera División Getafe CF Alicante Reino Unido FC Barcelona
El redactor recomienda