El cortijo de Villar: no quiere subvenciones para regatear la ley de transparencia
  1. Deportes
  2. Fútbol
presidente de la federación española de fútbol

El cortijo de Villar: no quiere subvenciones para regatear la ley de transparencia

El presidente de la Federación Española de Fútbol se niega a recibir del CSD el dinero de las quinielas para evitar hacer públicas las cuentas... y su propio sueldo

placeholder Foto:

Ángel María Villar (Bilbao, 21-1-1950) preside la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) desde 1988, es decir, llevaya 26 años en el cargo y encadenasiete mandatos. Ensu última reelección, a la que volvió apresentarse sin oposición, recibió 161 votos a favor, cinco en blancoy uno nulo.Queda claro que elpoder de Villar es absoluto y que la Ciudad del Fútbol de Las Rozas essu cortijo.

Sorprendentemente,Villar no quierecobrar el porcentaje de larecaudación de las quinielas que anualmente le corresponde a la federación que preside.La excusa que pone ante su Junta para negarse a hacerlo,yni siquieracontestar a las reiteradas llamadas del CSD,esque el dinero es poco. Sin embargo,esta cantidad (este año concretamente750.000 euros) no es discutible, pues es el 1% de lo recaudadoy asílo estableceel real decreto que desde 2013 regulala distribución y premios de las apuestas deportivas del Estado.

La verdadera razón por la que Villar no quiere recibirel dinero de las quinielas es paraevitar que a la RFEF –y por extensión a él como su presidente– se le pueda aplicar la leyde transparencia, creada en 2013 para luchar contra la corrupción. Según esta ley,el dirigente bilbaínoestaría obligado a publicar en lapágina web de lafederación una informaciónque va desde su sueldo alos contratos que firme, con indicación del objeto, duración, el importe de licitación yde adjudicación. Cabe recordar quela RFEFposee patrimonio propio y, según sus estatutos,carece de ánimo de lucro.

Los recienteséxitos de la selección española Eurocopa 2008, Mundial 2010 y Eurocopa 2012le han servido no sólo para llenar las arcas, sino también paraatrincherarse frente al resto de organismos deportivos.Enfrentado sistemáticamentea la Liga de Fútbol Profesional (LFP),ahora también lo estáal Consejo Superior de Deportes (CSD).Villar pretende funcionar al estilo de la UEFA y la FIFA, de las que, por cierto, es vicepresidente, pero, tal y como se recoge en sus estatutos,la RFEFesuna "entidad asociativa privada, si bien de utilidad pública".

Villar considera al CSD "territorio enemigo", de ahí que en mayo no firmara el convenio con el organismo que preside Miguel Cardenal yel pasado 8 de septiembresenegaraa asistir a la reunión a la que le emplazó Ana Muñoz,directora general del 'ministerio' del deporte español. Cualquier territorial o club que quiera recibir parte deldinero queprocedede las quinielas debe pedírselo a la RFEF. Sin embargo, desde la Ciudad del Fútbol de Las Rozas se les dice queno pueden, ya queno están en condiciones de cumplir lo que le pide el CSD, tanto en el protocolo contra los abusos sexuales como en quehaya tres mujeres en su junta directiva.

Cabe recordar queÁngel María Villarrenunciópor tercer año consecutivo a la subvención que lecorrespondía de los presupuestos que el Gobierno destina al deporte.“Es un detalle más de Ángel", señaló Cardenal. "Leagradezco la sensibilidad que muestra en estos momentos, donde el resto de deportes necesitan de ayuda. El fútbol, en este caso la Federación, actúa como hermano mayor", añadió ingenuamente el también dirigente bilbaíno.

La última subvención que recibió la RFEF fue en el año 2011, es decir, antes de que entrara en vigor la ley de transparencia,y ascendió a una cantidad aproximada de 3 millones de euros. La estimación del acumulado de las subvenciones a las que habría renunciado la RFEF en favor del resto de federaciones deportivas en 2012, 2013 y 2014 podría alcanzar una cifra cercana a los 4,9 millones.

¿Qué dice la ley de transparencia?

El 10 de diciembre de 2013, el BOE recogió la Leyde transparencia, acceso a la informaciónpública y buen gobierno. Unaleyque tiene un triple alcance: incrementa y refuerza la transparencia en laactividad pública, reconoce y garantiza el acceso a la información –regulado como un derecho de amplio ámbito subjetivo y objetivo– yestablece las obligaciones de buen gobierno que deben cumplir los responsables públicosasí como las consecuencias jurídicas derivadas de su incumplimiento –lo que se convierteen una exigencia de responsabilidad para todos los que desarrollan actividades derelevancia pública–.

Con esta ley se avanza y se profundiza en la configuración de obligaciones de publicidad activa que, se entiende, han de vincular a un amplio número de sujetos entre losque se encuentran todas las Administraciones Públicas, los órganos del poder legislativo y judicial en lo que se refiere a sus actividades sujetas a Derecho Administrativo, así comootros órganos constitucionales y estatutarios. Asimismo,la Ley se aplicará a determinadasentidades que, por su especial relevancia pública, o por su condición de perceptores defondos públicos, vendrán obligados a reforzar la transparencia de su actividad.

La Ley de transparencia se le aplica a la Casa Real, el Congreso de los Diputados, el Senado, elTribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial,el Banco deEspaña, el Consejo de Estado, el defensor del pueblo, el Tribunal de Cuentas, el ConsejoEconómico y Social y las instituciones autonómicas análogas... pero no a la federación que preside Villar.

El propio Miguel Cardenal confirmóen la Comisión de Educación y Deporte del Congresoque hasta la fecha el CSD no ha podido entregar a la RFEF subvención que le corresponde por la quinielaante la falta de respuesta de ésta."En 2014, por razones que se escapan a mi conocimiento, nos está resultando imposible entregar la subvención de la RFEF porque esta está haciendo todo lo posible por no recibir ese dinero", dijo el presidente del CSD."Nosotros estamos haciendo todo lo posible por dárselo. Si la RFEF no quiere recibir ese dinero es el que podemos detraer a este respecto", añadió.

Curioso que, en los tiempos que corren, una federación se pueda permitir el lujo de renunciar a las subvenciones que le corresponden. En el caso de Villar, después de 26 años en el cargo, lo más importante es seguir manejando la RFEF como un cortijo, para lo cual necesita que no haya ninguna intromisión. ¿Tanto tiene que esconder el abogado bilbaíno? ¿Por qué tanto miedo a la transparencia?

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Miguel Cardenal Ángel María Villar Real Federación Española de Fútbol Consejo Superior de Deportes (CSD)
El redactor recomienda