La camiseta ‘gris’ del Atlético de Madrid enciende la polémica entre su masa social
  1. Deportes
  2. Fútbol
la segunda zamarra no gusta a la afición

La camiseta ‘gris’ del Atlético de Madrid enciende la polémica entre su masa social

La segunda camiseta del Atlético, 'gris' tirando a blanco, ha encendido nuevamente la eterna polémica de todos los veranos. A su afición no le ha gustado

Foto: Arda Turan luce la segunda camiseta gris del Atlético (clubatleticodemadrid.com).
Arda Turan luce la segunda camiseta gris del Atlético (clubatleticodemadrid.com).

El verano, además de fichajes de relumbrón, salidas con lágrimas despechadas e incertidumbre por el futuro equívoco, trae consigo otras novedades futbolísticas que en ocasiones crean tanta o más polémica que la contratación o no de tal jugador. Las mal llamadas equipaciones (la RAE no reconoce esta palabra ni su singular, claro está) son esperadas por aficionados eufóricos decididos a invertir un buen porcentaje de su sueldo o paga semanal en la compra de la nueva vestimenta de su club pasional. Pero, nunca mejor dicho, para gustos están los colores, y las polémicas que éstos pueden llegar a traer superan incluso a las protestas callejeras por subidas de impuestos.

El Atlético de Madrid presentó este miércoles su uniforme suplente para la próxima temporada. Se trata de un traje de un color gris muy claro, con algo parecido a unas aspas en el pecho con el pico hacia abajo algo más oscuras. Es decir, que de lejos y sin fijarse demasiado en el tono del color, cualquiera podría afirmar que el traje es blanco. Al menos un blanco sucio. Y cualquier referencia a ese color recuerda demasiado al eterno rival. Es por ello que a la afición rojiblanca la elección de Nike y el club de vestir casi de blanco no ha gustado nada.

Ha generado un movimiento singular en las redes sociales, donde infinidad de aficionados colchoneros han mostrado su indignación por la camiseta que algunos definen como “pijama”. La mayoría muestran su rechazo, no por el diseño en sí, lo cual parece traer sin cuidado o al menos no molestar demasiado, sino por el color tan claro, que a muchos les recuerda a la del máximo adversario. Tanto el club como Nike ya han puesto a la venta la prenda en cuestión, para jolgorio de algunos y decepción de otros, pero el movimiento atlético en contra del uniforme es tal que hasta podrían llegar a plantearsecrear otra que hiciera a esta polémica camiseta gris pasar a ser la tercera casaca del campeón de Liga.

No sería la primera vez que un movimiento de la afición colchonera hiciera replantearse un diseño a Nike. El gigante estadounidense ya se vio obligado a recomponer el armario rojiblanco en la temporada 2006-07. Por entonces, Fernando Torres y Sergio Agüero compartían escudo atlético, cosido sobre un diseño novedoso en la historia colchonera. Desaparecían las clásicas franjas verticales para convertir la camiseta en mitad roja y mitad blanca. Tal tensión social creó aquella indumentaria transgresora que Nike tuvo que improvisar una camiseta a rayas más tradicional, dejando la polémica ‘equipación’ como tercer uniforme.

Tampoco es extraño que semejante cambio se produzca en un equipo profesional del calibre del Atlético de Madrid. Hace once años, el Athletic Club se clasificó para competiciones europeas y decidió que conmemoraría tal éxito con una camiseta especial. Por aquel entonces, el club bilbaíno se autogestionaba los uniformes tras sus años con Kappa y Adidas. Pues bien, decidió encargar al pintor Dario Urzay que diseñara las indumentarias. El vasco decidió que el Athletic vestiría una camiseta que pasaría a la posteridad como la del ‘ketchup’ y que tan sólo llegó a utilizar el club en una ocasión, después del rechazo abrumador de una aficiónque ama la tradición sobre todas las cosas.

Otra hinchadaque respeta sus costumbres como pocas es la del Real Sporting de Gijón. El club asturiano firmó con Kappa y la marca italiana le ofreció una vestimenta en el año 2011 que, por decirlo suavemente, no convenció al respetable gijonés. Curiosamente, otro diseño rojiblanco que trajo polémica. Kappa decidió apostar más por el blanco que por el rojo, siendo el fondo de la zamarra totalmente blanco, cortado por varias finas rayas rojas. La presentación de aquellas camisetas al público en el Molinón fue tan mal recibida, que pocos días después, la propia empresa creó un diseño en el que predominaba el rojo, lo cual sí contentó a todo Gijón.

Camisetas talismanes y gafes

Hay pocas indumentarias que traigan peores recuerdos al Deportivo de la Coruña como la que vistió en 2003 cuando visitó al Monaco en la Liga de Campeones. El ‘SúperDepor’ vestía Joma por entonces, y la marca manchega diseñó una camiseta específica para la competición europea, muy novedosa. En el centro de la camiseta había una cruz blanca y a cada lado de la misma había un color, la derecha era naranja y la izquierda azul, con el pantalón naranja y las medias azules. Aquel día, el Deportivo perdió 8-3 con los monegascos en la mayor goleada hasta entonces de la Champions League y jamás volvieron a vestir esos colores. Curiosamente, fue ese año cuando los gallegos se colaron en semifinales.

El Real Madrid ha ido cambiando de color secundario desde que Adidas lo patrocina a partir del año 1998. De los más clásicos azul marino o violeta, los alemanes han creado trajes rojos, verdes, naranjas, hasta el rosa actual. Pero si todos esos han sido, por lo general, bien recibidos por el público, hubo uno que no gustó en su momento. El negro. Fue en la temporada 1999-00 cuando Adidas tiñó de luto a los blancos por primera vez en su historia. Al inicio tal idea no gustó, pero conforme fueron pasando las semanas, las jornadas, el negro fue ganando adeptos. Pero, ¿por qué de repente dejó de ser odiada a querida? Pues porque el Madrid se pasó una gran cantidad de partidos sin perder con esa indumentaria, hasta incluso vestirla en la final de la Champions League que supuso la ‘Octava’. Era eltalismán del Madrid de Del Bosque.

Polémicas en el extranjero

Hay casi incontables ejemplos de camisetas que en su momento crearon casi un cisma dentro de la afición del club en cuestión. Hay muchos casos en los que las protestas sociales llegaron a hacer cambiar el diseño y en otras, donde los gritos que clamaban al cielo por un insulto a la historia de la entidad no fueron escuchados. Este último fue el caso del Inter de Milán de la temporada 2012-13. Nike decidió improvisar y creó una segunda camiseta de color rojo, contraria absolutamente a la tradicional suplente blanca. Las críticas a la camiseta llegaron a que miles de aficionados firmaran una carta que entregaron al presidente de entonces, Massimo Moratti, pidiendo su retirada. Además, se podían ver pancartas en el Giuseppe Meazza en contra de esa camiseta bermellona, pero nada hizo cambiar la zamarra.

Sí, en cambio, se permutó en Boca Juniors. El curso pasado, el club bonaerense sacó a la luz una camiseta rosa, que, digamos, no triunfó. Cuando tenían prevista estrenarla, en un partido contra Rosario Central, la AFA les prohibió utilizarla después de que los barras bravas xeneizes realizaran pintadas en la Bombonera amenazando con impedir el inicio del partido si utilizaban ese color. Pues bien, después de las negativas de la hinchada, Boca se atrevió a jugar con esa camiseta rosa contra Gimnasia y Esgrima de la Plata, recibiendo las burlas de su propia afición.

Inter de Milán
El redactor recomienda