BUSCAN CRACKS A CAMBIO DE MILLONES

Partidos benéficos o grandes negocios en nombre de las estrellas del fútbol

La organización de partidos amistosos puede tener fines benéficos y lucrativos. En muchas ocasiones el segundo objetivo deja sin protagonismo al primero

Foto: Ronaldo y Zidane en un partido benéfico contra la pobreza (Efe).
Ronaldo y Zidane en un partido benéfico contra la pobreza (Efe).

La celebración y organización de partidos amistosos puede tener fines benéficos y lucrativos. En muchas ocasiones el segundo objetivo deja sin apenas protagonismo al primero. Se busca el negocio puro y duro, pero siempre hay excepciones tal y como sucede con el partido que se celebrará el próximo día 30 en el Santiago Bernabéu y que enfrentará a dos selecciones de la Liga o el que tiene lugar cada final de temporada en el recinto madridista denominado 'Corazón Classic Match' y por el cual la Fundación del Real Madrid ingresa aproximadamente medio millón de euros. En la última cita el dinero fue destinado a repartir meriendas por las provincias españolas más necesitadas. Hay otros casos en los que ese dinero va a parar a las empresas que lo organizan y que buscan el negocio puro y duro.

La mecánica a la hora de poner en marcha los partidos es muy sencilla. El primer paso es contar con un promotor que busca un cliente (deportista) para que apellide el choque y dé lustre al evento que será el gancho que atraiga patrocinadores, televisiones y aficionados. Factores vitales a la hora de conseguir que la reunión de amigos o el encuentro de leyendas cumplan sus objetivos. De todo tipo.

El siguiente paso es el de encontrar un fin benéfico. Unicef, FAO o Cruz Roja son instituciones que buscan ayudas económicas en eventos deportivos y saben que el reclamo de las estrellas del fútbol o el tenis son lo suficientemente llamativos para trasladar el mensaje de solidaridad que pretenden transmitir. Ciudades como Marsella, Fez, Basilea o Faro también se han unido como patrocinadores de este tipo de encuentros.

El último escalón de esta estructura lo forman los patrocinadores, empresas que garantizan la llegada de dinero tanto para cumplir el objetivo solidario marcado como el meramente empresarial. Adidas, Nike, Sony, VISA o diferentes entidades financieras han puesto su nombre a varios partidos de este tipo.

Luis Figo lidera un partido de exhibición contra el hambre (Efe).
Luis Figo lidera un partido de exhibición contra el hambre (Efe).

Un verdadero negocio

El patrocinador suele cerrar un precio para ligar su nombre al evento, a lo que hay que añadir los gastos que conlleven la organización del partido. Para rebajar la cuenta, los promotores suelen unirse a alguna compañía aérea o cadena de hoteles para reducir gastos y optimizar la apuesta de contar con un nombre importante y una entidad que dé forma al evento. Todo ahorro o ingreso extra suele revertir directamente en el organizador ya que previamente suele pactar las cantidades a pagar a todas las partes. De esta manera, el partido benéfico se convierte en un auténtico negocio que pude rondar el millón de euros de ingresos a poco que el gancho del jugador en cuestión tenga arrastre entre público y patrocinadores.

Zidane y Ronaldo celebraron durante varios años partidos que enfrentaban a sus amigos. Figo se unió después, a través de su fundación, a la disputa de este tipo de choques que se convirtieron en una cita fiel en el calendario de los futbolistas, como punto de encuentro entre las estrellas del fútbol europeo.

Partido de exhibición de Messi y sus amigos (Efe).
Partido de exhibición de Messi y sus amigos (Efe).

Amigos de Messi

El problema llega cuando una empresa busca a un protagonista y un supuesto fin benéfico que nunca aparece o que simplemente como mero espectador. En el caso de Messi, una empresa se puso en contacto con los representantes del argentino, el padre, para la organización de cinco amistosos bajo el nombre 'Amigos de Messi', celebrados bajo el amparo de distintas ONG señaladas por Unicef.

El montante de la operación acordada parece ser que ronda los 15 millones de euros, tal cual se ha desprendido de las últimas informaciones. Aquí se incluyen todos los gastos derivados de la organización del mismo. Los partidos se han disputado entre 2012 y 2013 en Estados Unidos y diferentes países sudamericanos. El padre del argentino declaró no haber cobrado euro alguno y sí haber donado 100.000 dólares en el disputado en Colombia.

Cristiano Ronaldo y Leo Messi son los principales reclamos en la organización de partidos, pero su elevado caché (rondan el millón de euros dependiendo el carácter del partido) han llevado a los organizadores a buscar entre los jugadores retirados recientemente. El mercado de este tipo de partidos está en Asia y el Real Madrid de veteranos ha sido el último en viajar hasta el país asiático para la disputa de diferentes amistosos en China.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios