HA SIDO SANCIONADO CON TRES PARTIDOS DE CASTIGO

Luis Suárez llamó a Branislav Ivanovic para pedirle perdón por haberle mordido el brazo

Luis Suárez volvió a ser el gran protagonista del partido que enfrentó al Liverpool y al Chelsea este domingo en Anfield (2-2). El delantero uruguayo fue

Foto: Luis Suárez llamó a Branislav Ivanovic para pedirle perdón por haberle mordido el brazo
Luis Suárez llamó a Branislav Ivanovic para pedirle perdón por haberle mordido el brazo
Luis Suárez volvió a ser el gran protagonista del partido que enfrentó al Liverpool y al Chelsea este domingo en Anfield (2-2). El delantero uruguayo fue el encargado de empatar el partido en el descuento y, de paso, amargar el regreso de Rafa Benítez al que fuera su estadio durante seis temporadas. Pero el incorregible jugador volvió a las andadas y, ni corto ni perezoso, decidió agredir a Branislav Ivanovic de la manera más increíble: ¡¡mordiéndole!! Por esta acción ha sido sancionado con tres partidos de castigo por conducta violenta.

El 'charrúa' es, innegablemente, un jugador con una calidad espectacular, lo que le ha llevado a convertirse no sólo en uno de los jugadores más importantes del Liverpool, sino incluso de la Premier. Sin ir más lejos, Suárez es el máximo goleador del torneo con 23 goles en su haber. Sin embargo, la 'cara B' del jugador no es tan agradable y ya le ha costado más de un castigo a lo largo de su carrera, especialmente desde su llegada a Inglaterra.

Su problemático carácter le ha granjeado infinidad de 'enemigos' en la competición británica. El último, Branislav Ivanovic. Después de una pelea por el balón entre el defensa serbio y el delantero del Liverpool, el jugador 'blue' conseguía despejar la pelota y evitar el peligro en su portería. Pero entonces, en ese momento, cuando nadie lo esperaba, Suárez agarró del brazo a su rival, para propinarle un mordisco ante la cara atónita del balcánico.

El delantero uruguayo, a la conclusión del partido, trató de poner remedio a lo ocurrido: "He hablado con Ivanovic por teléfono para disculparme directamente. Gracias por aceptarlas. También aprovecho para disculparme con mi entrenador y con todo el mundo del Liverpool por haberles defraudado", indicó el jugador 'red' después de llevar a cabo su última e inexcusable actuación sobre un terreno de juego.


Por desgracia, ésta no es la primera -y posiblemente no será la última- polémica que crea Luis Suárez en un terreno de juego. Desde que llegara en 2011 al Liverpool, el jugador suma hasta seis graves polémicas en el club. La primera llegó en octubre de ese mismo año, cuando un 'piscinazo' monumental le valió la expulsión a Jack Rodwell, jugador del Everton. Desde ese momento, el cartel de jugador acostumbrado a simular le ha acompañado.

Pocos partidos después provocó el famoso escándalo racista con Patrice Evra, que le costó 40.000 libras y una sanción de ocho partidos; en diciembre de 2011, Suárez le dedicaba una 'peineta' a los aficionados del Fulham; en febrero de 2012, le negaba el saludo a Evra en su reencuentro, provocando el enfado del francés; y en octubre de 2012, celebraba un gol simulando un 'piscinazo' ante David Moyes, técnico del Everton, que le había criticado previamente.

Ahora, el delantero del Liverpool ha vuelto a ser sancionado de oficio por la agresión en forma de mordisco propinada a un rival. Suárez ya realizó este gesto en la Eredivisie cuando jugaba con el Ajax, lo que le valió un castigo de siete partidos en Holanda. El máximo goleador de la Premier League está dispuesto a seguir siendo un jugador polémico, aunque buena parte del mundo del fútbol clame contra las malas artes del jugador 'charrúa'.
Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios