EL PORQUÉ DE SUS 4 HORAS DE ENTRENAMIENTO

Así es un día de Sainz Jr., un piloto “listo para F1”, aunque sea “vía Caterham”

'El Confidencial' tuvo ocasión de presenciar una jornada de entrenamiento de Sainz Jr, descubriendo por qué para ser piloto es necesario ser gran atleta

Antes de enfundarse el mono, ya está sudando… “Pues ya he hecho el calentamiento”, bromea Carlos Sainz Jr. después de cambiar y ajustar las ruedas del kart al que está a punto de subirse. Después de esa tarea debe echar gasolina y comprobar otros elementos del vehículo hasta que, casi media hora después, está listo para salir a la pista. Uno de los nombres que más está sonando estos días en el paddock de Fórmula 1 es el del piloto madrileño, quien continúa su tarea diaria de entrenamientos hasta que Red Bull se decida: “No depende de mí. Estoy preparado para la Fórmula 1 y si es por la vía de Caterham, aunque no es mi favorita, estaré ahí”. El Confidencial tuvo ocasión la semana pasada de presenciar una jornada de entrenamiento en el karting Correcaminos (Recas, Toledo) para descubrir al gran público por qué para ser piloto es necesario ser un gran atleta.

“En una carrera puedes perder las mismas calorías que en una maratón. Tu cuerpo se somete a temperaturas que pueden alcanzar los 60 grados… Hay que estar muy en forma”. Con dos pinceladas, Sainz Jr. da un ejemplo a este periódico de por qué él realiza unas “tres o cuatro horas de deporte al día. Dos o tres de cardio, y una hora dedicada al tren superior del cuerpo. Sobre todo al cuello… A los pilotos nos conocéis por tener un cuello grande”. Para este preciso caso, el de fortalecer el cuello, el kart es el mejor método. Además, estos vehículos capaces de alcanzar los 170 km/h, ayudan a “activar los reflejos” de cara a cuando se monte en su monoplaza (de momento al que más se sube es al de las World Series by Renault).

Bajo el pesado sol de la tarde toledana, la temperatura ambiente es de 36 grados. Sobre el asfalto, con mono, casco, guantes y enfundado en unas costilleras… La sesión la divide en tandas para tratar de recuperarse entre ellas y luego volver a la pista ‘en busca’ de reflejos, manos y esa mejora física.

Comba, boxeo y una raqueta en el circuito

Al margen de esa preparación corporal, ¿psicológicamente, también existe un entrenamiento para estar totalmente concentrado durante la hora y media que suele durar una carrera? Más que entrenamiento mental, existen “rutinas para meterte en tu burbuja y rendir al máximo. Sabes que, cuando lo has hecho, estás preparado para ir a la guerra. No me considero un obseso, pero sí que realizo un calentamiento de 15 minutos –comba, boxeo, y coordinación manual con alguna raqueta de tenis o pádel–. Luego estiro y termino todo 12 minutos antes de subirme al monoplaza”. Sonríe porque, aunque no alcance como él dice la “obsesión”, sí que marca unas pautas exhaustivas, con desconocidas consecuencias si no las repite antes de cada prueba.

Eso fuera del monoplaza, porque para aislarse del ‘ruido informativo’ de estos días y para que no le afecten acude al “sentido común y a hacer deporte: cuando terminas estás siempre contento”. Así fue cuando concluyó su sofocante jornada de karts, satisfecho por el trabajo, el resultado en pista y sin acordarse de Caterham, Toro Rosso o Red Bull… “Sólo sé que el día 14 corro en Hungaroring y que habrán pasado exactamente dos meses y una semana desde que competí la última vez”. Pese a la noticia de Max Verstappen, su hambre y mentalidad continúan intactos. Quizás tenga que ver algo también su madurez… y es que desde este lunes abandonó la decena: desde hoy ya es un veinteañero.

Cantera Cepsa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios