Guanyu Zhou: China pone el pie en la F1 y Europa comienza a no ser ‘primer mundo’
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
PILOTARÁ EN 2022 con SAUBER

Guanyu Zhou: China pone el pie en la F1 y Europa comienza a no ser ‘primer mundo’

El fichaje de Guanyu Zhou por el equipo Sauber, supone la primera vez en la historia que un chino participará en Fórmula 1 como piloto titular. Anticipo de una tendencia imparable.

Foto: Guanyu Zhou
Guanyu Zhou

El fichaje de Guanyu Zhou por el equipo Sauber supone la primera vez en la historia que un chino participará en Fórmula 1 como piloto titular. Anticipo de una tendencia imparable.

Hace alrededor de dos décadas, Bernie Ecclestone pronunció una frase que levantó mucha controversia: “Creedme, en unos años Europa será tercer mundo, mirad lo que está pasando en China. Nuestro continente dentro de poco será un bonito lugar para hacer turismo, pero el liderazgo técnológico y económico vendrá de Asia”. La frase fue pronunciada en una entrevista donde el magnate inglés se defendía de las criticas por sacar cada vez más carreras de su territorio natural europeo, llevándoselas al continente asiático.

Obviamente, cuando hablaba el magnate inglés de ‘tercer mundo’ se refería al fuelle que Europa iba perdiendo respecto a América, pero sobre todo respecto a Asia. Desde ese punto de vista, las palabras de Ecclestone no pudieron ser más certeras porque, efectivamente, hoy día vemos como Europa ha perdido su antiguo liderazgo y resiste a muy duras penas el poderío económico e industrial procedente de Oriente.

Primero fueron los circuitos, ahora empiezan a llegar los pilotos y los equipos (al menos su propiedad), nos guste o no, serán asiáticos muchos de ellos más temprano que tarde. La Fórmula 1 a fin de cuentas es un termómetro que mide como ningún otro deporte la salud de las distintas economías, países o sectores industriales. Veasé por ejemplo el paradigmático caso de Italia, que a mediados de los años ochenta tenía regularmente cerca de diez pilotos en Fórmula 1, presumía de una parrilla poblada de patrocinadores transalpinos y, sin embargo, en 2022 no ha podido mantener a Antonio Giovinazzi, su único representante en la especialidad.

placeholder Leclerc (izqda) y Giovinazzi (dcha) son dos pilotos becados por Ferrari en Sauber. Italia no tendrá representante en 2022.
Leclerc (izqda) y Giovinazzi (dcha) son dos pilotos becados por Ferrari en Sauber. Italia no tendrá representante en 2022.

Italia, sin pilotos en 2022

Así de cruda es la realidad de la progresiva insignificancia europea. Si el país que es patria de Ferrari, de Tazio Nuvolari, del karting mundial, etc. no puede resistir el empuje de China, es la señal más clara que aquella profecía de Bernie Ecclestone que tantas ampollas levantó tenía mucho de realidad en su fondo. ¡Si hasta Pirelli, el legendario fabricante italiano y actual proveedor oficial de neumáticos de la Fórmula 1, tiene un accionariado mayoritario de origen chino!

Desde que en 2004 se celebrara la primera carrera de Fórmula 1 en China, era cuestión de tiempo que poco a poco fuera evolucionando la afición local al automovilismo y, como consecuencia de ello, el desarrollo de talentos con suficiente categoría para lograr la famosa superlicencia de piloto. Porque Guanyu Zhou (Shanghai, 1999), no llega a a la Fórmula Reina simplemente por el potencial económico que aporta. El piloto chino es un piloto muy competente que ha demostrado con victorias y poles que merece su asiento en el equipo Sauber.

Es triste y hasta un poco insultante que el campeón vigente de la Fórmula 2, Oscar Piastri, no dé el salto a la máxima categoría y sí lo haga alguien con peores resultados deportivos, pero esto no es nada nuevo en la historia del automovilismo, en un deporte donde tradicionalmente el dinero que aporta un piloto (o su capacidad de atraerlo) siempre ha sido un factor de enorme importancia. Nada que objetar por tanto a la presencia de Zhou, pues si de justicia se hablara, del reparto de nacionalidades en la Fórmula 1 en función del puro talento, la historia no tendría nada que ver con la que conocemos.

placeholder Un jovencito Guanyu Zhou acudía a los primeros Grandes Premios de China a aplaudir a su idolo Fernando Alonso
Un jovencito Guanyu Zhou acudía a los primeros Grandes Premios de China a aplaudir a su idolo Fernando Alonso

La gran oportunidad de Sauber

Para Sauber, fichar a Zhou era la oportunidad de oro de emanciparse de la tutela a la que está sometido desde hace años de Ferrari o del grupo FIAT. Cuando el fallecido expresidente Sergio Marchionne revisó las cuentas de su equipo de Fórmula 1 y vió que todos los años había una ‘pella’ recurrente por parte del equipo suizo, resolvió renombrar el equipo como Alfa Romeo, y que desde entonces se convirtiera en poco menos que un satélite de Ferrari, empleando a sus pilotos y técnicos en proceso de formación. El directivo tenía claro que si por diversas razones había una cierta obligación de suministrar motores a un Sauber incapaz de pagar la factura, al menos había que cobrársela ‘en especie’.

El equipo suizo hoy día es una empresa saneada y lista para ese salto que le haga ser dueña de su destino. Para lograrlo necesitan un caudal de dinero estable a largo plazo. Es evidente que nadie les puede abrir un filón semejante mejor que el piloto chino. Fernando Alonso, que fué el ídolo de la infancia de Guanyu Zhou, reconoce que se va a disparar el interés por la Fórmula 1 en su país. Pero al mismo tiempo también destaca sus cualidades como piloto, no en vano ha sido miembro de la academia de talentos de Alpine. Recordemos que Zhou participó con el coche del piloto español en una sesión de entrenamientos libres, dejando por cierto una excelente impresión.

placeholder Alex Albon regresa a Williams a pesar de no demostrar nada especial. Es un buen piloto, pero el poderío asiatico hoy día le sube enteros.
Alex Albon regresa a Williams a pesar de no demostrar nada especial. Es un buen piloto, pero el poderío asiatico hoy día le sube enteros.

Tres asiáticos en 2022

Además de llegar ya con un buen bagaje deportivo y técnico, Zhou no va a tener los problemas de adaptación cultural o de idioma, como sí está teniendo el japonés Yuki Tsunoda. El nuevo piloto de Sauber lleva más de la mitad de su vida viviendo en el Reino Unido, a donde se trasladó con su familia para poder progresar como piloto en el epicentro de la Fórmula 1. Junto a Alex Albon será el tercer piloto asiático presente en el campeonato la próxima temporada. Una señal clara que esta tendencia de talentos llegados de oriente ha venido para quedarse, y que cada vez irá a más.

De hecho, el caso de Alex Albon ejemplifica perfectamente hacia dónde va basculando el poder de decisión a nivel global, pues si en lugar del piloto tailandés hablaramos de cualquier otro talento europeo, Albon difícilmente hubiera regresado a la Fórmula 1. Después de oportunidades en Toro Rosso y en un equipo puntero como es RedBull, si no se hace algo excepcional la trituradora del estanque de tiburones dirá: ‘Que pase el siguiente’. Triste y cruel pero así ha sido siempre.

Por todo ello, podemos valorar la importancia de contar con un Gran Premio y dos pilotos de nuestro país participando en la especialidad porque, aunque duela reconocerlo, España también forma parte de ese ‘tercer mundo’ europeo que anunció en su día Bernie Ecclestone.

Fórmula 1 Fernando Alonso Patrocinadores