Duro castigo para Carlos Sainz: recibe un solo golpe y pierde el combate a los puntos
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
UN SEXTO CON SABOR AGRIDULCE

Duro castigo para Carlos Sainz: recibe un solo golpe y pierde el combate a los puntos

El piloto español perdió sus opciones en carrera al verse superado en la salida por Charles Leclerc. Ferrari no deja competir a sus pilotos y eso acabó por decantar la balanza

Foto: La foto parece decir: Carlos, You drive never ahead of Charles please
La foto parece decir: Carlos, You drive never ahead of Charles please
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

No por ser conocida deja de ser incómoda, una vez más, la situación de Carlos Sainz. Mejor que tu compañero todo el fin de semana, por detrás en la clasificación final. Como una semana atrás en el GP de México, así también el de Brasil.

Porque cuando te ves por detrás de tu compañero de equipo en la carrera, no importan las circunstancias, resulta prácticamente imposible progresar a menos que la diferencia sea abismal. El ritmo de Carlos Sainz, de nuevo, fue muy bueno en Interlagos, con frecuencia mejor que el de Charles Leclerc, pero una mala salida tiró por tierra el excelente fin de semana del español, que terminó sexto en Brasil, donde Lewis Hamilton consiguió una aplastante victoria frente a Verstappen que abre de nuevo el campeonato.

Al pasar por la bandera a cuadros, Sainz se lamentaba con su ingeniero por esa mala salida, asumiendo la culpa del teórico fallo. Sin embargo, recibió un primer mensaje de su ingeniero Ricardo Adami: “Tenemos que revisarlo, puede que haya algo”. Un enigmático mensaje no quería revelar lo que ya se intuía: en el embrague algo no fue bien, lo que al menos dio cierto alivio al piloto español. Sainz no entendía cómo de un día a otro podía haber tanta diferencia en la arrancada sin haber cometido un fallo de reacción: “Tuve un muy mal comienzo. Hice el mismo procedimiento que ayer, pero por alguna razón los neumáticos patinaron mucho. Es una de esas cosas que a veces suceden y no puedo entender completamente por qué". Luego recibiría más información que le suavizaba el mal sabor de boca.

Una mala sensación en un gran fin de semana

No fue solo la salida titubeante. Lando Norris descolocó aún más su trazada en el toque de la primera curva. Leclerc disfrutó de mucha mejor aceleración antes de llegar a la curva cuatro y el monegasco se puso por delante del madrileño. Con un solo golpe encajado, pero la suerte en el combate ya caía a favor del rival. Con los McLaren muy retrasados por detrás, lo tenían claro: había que mantener posiciones hasta el final de la carrera.

"Desafortunadamente, adelantar aquí es muy complicado", se lamentaba luego Sainz: "No estoy satisfecho con el resultado. Me hubiera gustado terminar entre los cinco primeros. Creo que el ritmo estaba ahí. Traté de seguir a Charles, pero en el aire sucio era difícil acercarse a más de dos segundos. Teníamos un buen ritmo. Verse obligado a aceptar tal resultado después de ser competitivo todo el fin de semana es difícil. Te deja con una mala sensación. Seguiremos empujando y mejorando. Mi rendimiento está creciendo carrera tras carrera y eso es lo que importa".

Foto: Fernando Alonso volvía a repetir el esquema de tantas carreras, remontando desde fuera de los puntos. (Reuters/Crimon)

Diferencias con Vettel y Leclerc

Mattia Binotto, el jefe de Ferrari, celebraba haber aumentado la brecha con McLaren hasta los 31,5 puntos, lo que justificaba la férrea jerarquía de equipo tan pronto Leclerc adelantó a Sainz: "Sí, fue importante y decisivo evitar que los pilotos compitieran entre ellos. Una vez que ganamos las posiciones era cuestión de gestionar los neumáticos y las paradas en boxes. Ambos pilotos tuvieron una carrera muy reñida, tuvieron el mismo ritmo, y esto también es satisfactorio”, reconoció el ingeniero suizo. Binotto admitió haber vivido con inquietud la lucha entre sus dos pilotos ante el recuerdo de Vettel y Leclerc enzarzados más de una vez en la pista, pero admitió implícitamente el valor de tener a alguien como Sainz, que no está imponiendo (al menos de momento) sus ambiciones personales a las del equipo.

Pese a que la mejora estas últimas carreras respecto a McLaren es evidente, en Ferrari no se confían: "Estos son puntos importantes para el objetivo del tercer lugar. -recalcó el jefe de Ferrari-. Todavía quedan tres GP, dos de los cuales son desconocidos, creo que habrá una batalla hasta el final, debemos tratar de mantenernos a la vanguardia. Los aspectos positivos son los puntos ganados contra McLaren y la fiabilidad, que hasta ahora ha demostrado ser un elemento indispensable".

placeholder Sainz atiende a la prensa. (Reuters/Amanda Perobelli)
Sainz atiende a la prensa. (Reuters/Amanda Perobelli)

No hay regalos

La evolución de la unidad de potencia del Ferrari ha funcionado bien, ayudando tanto a Sainz como a Leclerc a gestionar mejor sus carreras, defenderse de los ataques en las rectas y poder ir menos ‘vendidos’ en las curvas al llevar más carga aerodinámica. De Rusia en adelante la ventaja sobre McLaren en la pista ha ido a más, incluso en un circuito como Interlagos que a priori beneficiaba a los monoplazas británicos.

Sin embargo, para Sainz era la segunda carrera consecutiva que superaba a Leclerc, pero desafortunadamente ha acabado en ambas por detrás del monegasco. Sainz sabe que por ahora no puede esperar ayuda o, como mucho, solo cabe reparto de oportunidades entre los dos pilotos. Su rol era aprender y estar lo más cerca posible de Leclerc. Quizás no esperaban en Maranello que el enfrentamiento fuera tan igualado. Pero que nadie olvide que en Italia, si la prensa y los tifosi identifican que un piloto de la ‘Scuderia’ puede ir más rápido que el otro, no habrá jerarquía que resista ese clamor.

No por ser conocida deja de ser incómoda, una vez más, la situación de Carlos Sainz. Mejor que tu compañero todo el fin de semana, por detrás en la clasificación final. Como una semana atrás en el GP de México, así también el de Brasil.

Fórmula 1 Charles Leclerc Mattia Binotto