MERCEDES Y FERRARI, MÁS CERCA QUE NUNCA

Nadie puede con Hamilton, pero Vettel mete miedo: Sainz 11º y "el animal" Alonso 13º

Mercedes confirma su superioridad, pero la amenaza de Ferrari no es estéril y Vettel inquietará a Hamilton. Sainz falla en Q2, donde Alonso hace "otro milagro" para salvar a McLaren

Foto: Hamilton y Vettel, en el Circuito Internacional de Shanghái. (EFE)
Hamilton y Vettel, en el Circuito Internacional de Shanghái. (EFE)

Mercedes y Ferrari han entrado oficialmente en guerra. La victoria de Vettel en Australia sentó los precedentes de una pugna que nadie parecía creerse del todo, a la vista de la superioridad en el motor de las flechas plateadas. Y además de que Albert Park es un circuito particular, es cierto que Mercedes aún cuenta con una ventaja ligera en las sesiones clasificatorias. Pero en China, y para beneplácito de toda la Fórmula 1, se ha repetido la misma situación que en Australia: Hamilton saldrá mañana desde la Pole, aunque Vettel afianza la segunda posición en la Q3 para inquietar su victoria desde el principio. La lucha está servida.

Para Mercedes, firmar la Pole en China corrobora la superioridad de su monoplaza, algo que ha quedado en entredicho en ciertos momentos del fin de semana cuando Vettel y Räikkönen lideraban la clasificación. Pero Ferrari no puede estar insatisfecha siendo la alternativa, más aún tras haber demostrado en un trazado 'estándar' como Shanghái que su amenaza a Mercedes no es estéril, sino que puede desembocar en una de las rivalidades más apasionantes de la última década. Entre Hamilton y Vettel apenas hay una décima, y mañana se espera otra pugna como en Melbourne.

Sea como sea, la gran alegría de Vettel no parece estar en la rivalidad con Hamilton, sino en la agonía con la que ha firmado el segundo puesto. Bottas ha sacado su mejor versión al volante con una brillante vuelta en la Q3, pero el alemán ha mejorado lo suficiente para superarle por una única milésima y reservar ese puesto de guardia tan importante que le permitirá asaltar la victoria. Si en Melbourne ya consiguió tirar de la estrategia para ganar la carrera, la consistencia de Ferrari en China demuestra que Mercedes no podrá relajarse pese a tener el mejor coche. Es una rivalidad insólita en la F1 híbrida.

Y al margen de los líderes, Red Bull se mantiene aún a la expectativa. Daniel Ricciardo, pese a finalizar quinto por detrás de Räikkönen, se ha quedado a 1,3 segundos de la cabeza. Una distancia insalvable a día de hoy, y aún menos agorera si se junta con problemas de tracción y manejabilidad que siguen empañando la labor de Adrian Newey en el RB13. Williams ha sido uno de sus grandes amenazas del fin de semana, y lo han confirmado con la 6º posición de Felipe Massa y la 10º de Lance Stroll, renacido tras los problemas de Melbourne.

Alonso y Sainz, fuera en Q2

Fernando Alonso y Carlos Sainz parecían firmes candidatos a la Q3 tras la primera ronda clasificatoria. Incluso Alonso, con un déficit aproximado de 25km/h en las rectas, llegó a intimidar a los pilotos de Williams con algunas vueltas brillantes. Pero la zona media de la parrilla está más igualada que nunca, y entre la 5º y la 13º posición apenas existe un margen de seis décimas. Cualquier pequeño error dictamina acercarse a Red Bull o luchar con los Sauber. Es la tensa realidad del 2017.

Y en esta ocasión, la igualdad ha jugado en contra de los pilotos españoles. Sainz, que no ha conseguido mejorar su último registro, saldrá mañana 11º en busca de la zona de puntos. Pese a rodar ligeramente más rápido durante todo el día, su compañero Daniil Kvyat ha conseguido batirle en Q2 por pocas milésimas. La mejora de Williams también ha jugado en su contra, ya que Stroll le ha arrebatado el último puesto del Top-10 al final de la Q2.

Alonso, por su parte, ha protagonizado una actuación incluso más heróica que en Melbourne, donde firmó la misma 13º posición desde la que saldrá en la carrera de mañana. "Otro milagro", ha resumido tras bajarse del coche. Las rectas de Shanghái se perfilaban como una pesadilla para McLaren, y así lo corrobora la eliminación de Vandoorne en la Q1. Pero gracias a una vuelta estratosférica que le ha colocado 10º, el asturiano ha conseguido pasar a la Q2 y sólo se ha quedado a dos décimas de entrar en la última ronda. "No puedo hacer más, estoy pilotando como un 'animal'", comentaba por la radio.

Verstappen, la gran sorpresa

Max Verstappen fue la gran sorpresa de la Q1. Una avería en el motor le impidió registrar marcar vueltas rápidas en la primera mitad de la sesión, y aunque los mecánicos de Red Bull intentaran modificarlo en los últimos minutos, los problemas persistieron y saldrá mañana 19º. Justo delante terminaron Jolyon Palmer, Romain Grosjean y Stoffel Vandoorne, superado nuevamente por ambos pilotos de Sauber.

Aunque la eliminación de Vandoorne fuera en cierto modo previsible, a la vista de los problemas de McLaren-Honda, sorprendió la falta de sensaciones de Grosjean durante toda la jornada de hoy. Si en Australia consiguió incluso meterse a la Q3 con el Haas, aquí en China se ha visto superado por su compañero de equipo, Kevin Magnussen, por más de tres décimas. "Cuando no es tu día, no es tu día", resumía por radio.

Al final de la Q1, Antonio Giovinazzi ha sufrido un fuerte accidente en la última curva que le ha impedido tomar parte en el resto de la sesión. El italiano, que ha pasado por el centro médico para comprobar su buen estado de salud, había conseguido pasar a la Q2 en 15º lugar. La FIA ha desplegado la bandera roja para arreglar los desperfectos de la pista durante más de 15 minutos.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios