REVOLUCIÓN EN EL GRAN CIRCO

Ross Brawn, la esperanza para la nueva F1 que no podía ni verse con Ecclestone

Liberty ha puesto en manos de Brawn la parte deportiva y técnica de la F1. Sin embargo, para acceder al cargo, uno de los obstáculos era su incompatibilidad con Ecclestone

Foto: Ross Brawn junto a su expiloto, Michael Schumacher, en el inicio de 2009, su temporada mágica.
Ross Brawn junto a su expiloto, Michael Schumacher, en el inicio de 2009, su temporada mágica.

Al día de hoy, no hay sitio en la Fórmula 1 para Bernie Ecclestone, quien la ha gestionado durante los últimos cuarenta años y la ha convertido en lo que es hoy en día. Muchas razones explican su salida, pero una de las menos comentadas es su falta de química e, incluso, incompatibilidad con Ross Brawn, a quien precisamente Liberty ha acudido para dar forma a la F1 del futuro.

[McLaren marcha viento en popa con la calculadora en la mano]

Porque Brawn y Ecclestone eran y son incompatibles. Para que entrara uno, debía salir otro. ¿Por qué? Detrás late una historia que enfrentó a ambos, y que ilustra el estilo y forma de hacer negocios de Bernie, quien llegó en este caso a anteponer incluso sus intereses personales a los del resto de accionistas de la Formula 1.

[La otra cara de Ecclestone: "Fuera de los negocios era diferente"]

La tarta de la F1 en la época de Schumacher con Mercedes.
La tarta de la F1 en la época de Schumacher con Mercedes.

No hay otro mejor

Los retos a los que Brawn se enfrenta son múltiples. Para empezar, el reglamento técnico actual, con los desproporcionados costes del suministro de unidades de potencia híbridas, así como los asociados al desarrollo aerodinámico. Todo ello, envuelto en el poco equitativo modelo de reparto de premios que aboca a la mitad de la parrilla a una continua lucha por su supervivencia financiera. También tendrá que decidir si la tecnología de la F1 del futuro ha de ser relevante respecto a los coches de calle, o si, por el contrario, se debe primar el espectáculo a toda costa.

De momento, no es posible encontrar alguien mejor preparado que Brawn para afrontar estos retos. Goza del máximo respeto del paddock (el llamado Club de las Pirañas) tras haber sido cocinero antes que fraile. Recordemos que empezó como mecánico en Williams en los años 70, acumulando un largo periplo por la Formula 1 como diseñador, director técnico y hasta dueño de equipo. Cuenta con 19 campeonatos del mundo con Williams, Benetton, Ferrari y Brawn GP, ademas de haber sentado las bases para los éxitos de Mercedes en las últimas temporadas. Por si no bastara, sus dotes organizativas, su capacidad de liderazgo y su comprensión de la vertiente comercial de la Fórmula 1 están fuera de toda duda.

[La histórica patada a Ecclestone: "Me han despedido. Desaparezco"]

Por despecho

Sin embargo, para aceptar su nueva responsabilidad existía un gran obstáculo. Tras la expeditiva salida de Honda de la F1 a finales de la temporada 2008, el fabricante cedió el equipo a su Director Técnico, Ross Brawn. Pero antes, en los momentos de máxima incertidumbre que siguieron al anuncio de Honda, Ecclestone estuvo cortejando a los japoneses para que le vendieran el equipo, y a precio de derribo.

Ross Brawn en su época con Ferrari.
Ross Brawn en su época con Ferrari.

Podría parecer que el CEO de Formula One Management trataba loablemente de evitar la desaparición de uno de los equipos con más solera de la Formula 1 (Honda F1 tenía su sede en Brackley, y era descendencia directa del histórico equipo Tyrrell). Pero la posterior actitud de Bernie demostró que, en su intento por hacerse con el equipo, no había habido nada de altruismo pues, por despecho, intentó estrangular financieramente a Brawn GP. ¿Cómo? No pagando al equipo su paquete de premios de la FOM durante sus primeros meses de vida, cuando el equipo contaba con muy pocos recursos económicos.


["¡Son las emociones, estúpido!". Qué debe cambiar en la F1 tras Ecclestone]

De hecho, debido a las experiencias pasadas, los japoneses vieron con recelo desde el primer momento la aproximación de Ecclestone, y mantuvieron puntualmente informado de sus movimientos a Brawn. Una lealtad en la forma de hacer negocios que no debe extrañar a nadie que haya trabajado con empresas niponas. Brawn nunca ha olvidado aquello, al margen de que tampoco estuviera de acuerdo en la forma de actuar de Ecclestone en otros temas, ya que ambos tienen personalidades y formas de actuar totalmente opuestas.

La sintonía de Brawn y el presidente del la FIA

Por tanto, con Brawn activamente involucrado como consultor externo para Liberty en la operación de compra de la Formula 1, y sonando su nombre de forma insistente para ocupar un puesto de responsabilidad en la nueva organización, existía un claro impedimento (junto a muchos otros) para que Bernie siguiera manteniendo una posición activa en la gestión de la Formula 1.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Brawn tiene una compleja misión por delante. Es cierto que la responsabilidad última del reglamento técnico de la Formula 1 recae en la FIA. Pero quien paga manda, y la Formula 1 es la principal fuente de ingresos de esta última. No hay que olvidar, además, la buena sintonía que Brawn mantiene con Jean Todt, Presidente de la FIA, después de los éxitos que consiguieron juntos en Ferrari. Entonces eran uña y carne. Quizás esta relación sea uno de los mejores augurios para una Fórmula 1 más atractiva para equipos, patrocinadores y espectadores. Con Ross Brawn, la Fórmula 1 está en buenas manos.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios