Así suena la Fórmula E, el Power Point que diseñó Alejandro Agag hace ya dos años
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EN ESPAÑA SERÁ RETRANSMITIDA POR TELEVISIÓN

Así suena la Fórmula E, el Power Point que diseñó Alejandro Agag hace ya dos años

"Para los pilotos que estamos aquí es una apuesta. Y creo que buena". Des esta manera habla Oriol Servià, uno de los pilotos que corerán la eléctrica Fórmula E

“¿Qué tal, cómo lo estáis viendo?”, cuestiona Oriol Servià a El Confidencial en una charla informal. “Para los pilotos que estamos aquí es una apuesta. Y creo que buena”. El piloto catalán será uno de los veinte que el próximo 13 de septiembre tome parte en Pekín de la novedosa Fórmula E. Servià no es el único que despierta cierta expectación en sus palabras; “todo el mundo está detrás para ver qué pasa”, indica Antonio García a este periódico. La atmósfera que rodeó el último día de entrenamientos en pretemporada de esta competición eléctrica fue la del que inicia un sendero sin saber a ciencia cierta qué es lo que se va a encontrar. A priori, dicho camino parece seguro porque rostros conocidos de la Fórmula 1 y potentes marcas como Renault, Audi, McLaren, Williams, Qualcomm, Michelin, Telefunken, TAG Heuer, DHL, Tesla, BMW o Virgin han iniciado el recorrido que hace ya más de dos años dibujó Alejandro Agag a partir de un Power Point.

Trulli, Piquet, Sato, Heidfeld (corre en Venturi, el equipo del que es socio Leonardo DiCaprio), Buemi, Pic, Chandhok, Bruno Senna, además de Jaime Alguersuari, son pilotos con un pasado en la F1 y que, como comentaba Servià, han apostado por esta pócima llamada Fórmula E. Además, está Alain Prost, que ha invertido también en el equipo e.dams –en el que corre su hijo Nicolás–, o Adrián Campos, que apoya con su estructura y experiencia a China Racing, del que supuestamente formarán parte Nelsinho Piquet, Ho Pin Tung y, de manera ocasional, sustituyendo al chino, Antonio García.

6.500 personas en las gradas

“El primer día no funcionaban muchas cosas. Ahora, en el quinto y último test, ya no se dan casi fallos”, explica Campos a El Confidencial durante la jornada matinal en Donington Park. Las 6.500 personas que acudieron al trazado inglés este martes comprobaron de primera mano a qué huele y cómo suena la Fórmula E. “Es como un coche teledirigido, ¿no?”, o “más bien algún aparato que tenemos en la cocina”, comentan dos aficionados ‘caza autógrafos’ a los que la ausencia de ruido no parecía importarles mucho… En ese momento, como recordando cuál es el ruido de un motor de gasolina, atravesó el cielo de Donington uno de los aviones que había despegado momentos antes del vecino aeropuerto de East Midlands. Casualidad. En cualquier caso “hay pilotos conocidos”, “los coches van rápido (alcanzan los 225 km/h) y me importa más lo que ocurra en pista que cómo suenen. Es distinto, simplemente”.

Pese a que haya muchos protagonistas del Gran Circo, es una competición diferente, en otro nivel. No se puede ni decir que esté aún verde puesto que ni siquiera ha nacido. Esto se ve en los modestos hospitalities de los equipos, en algunos casos la parte trasera de una furgoneta, o en cómo algún piloto todavía se equivoca cuando ensaya el cambio de coche, acción que deben hacer durante la carrera cuando la batería del monoplaza con el que arrancó se está agotando. Para este cambio, las normas indican que tienen 50 segundos –o más–. “En la anterior simulación de carrera todos los coches hubieran sido descalificados porque tardamos menos de lo permitido. Tenemos que controlar el tiempo apoyándonos en los monitores para no equivocarnos”, señala Campos en uno de los pocos momentos en los que se le podría llamar ‘novato’… como al resto, incluyendo a Prost, que también se pasó por el trazado.

"¡Va a ser complicado!"

En este saco de novatos de esta nueva asignatura entra también el veterano piloto Antonio García, quien charló con El Confidencial y desgranó algunos de los desafíos que se encontrarán los pilotos de la Fórmula E. “Es la primera vez que ruedo con la configuración de carrera para tratar de ahorrar batería…. Y es diferente de ir a tope. Va a haber muchas estrategias diferentes para tratar de administrar, optimizar y utilizar la energía de cara a ir lo más rápido posible”. ¿Conducción eficiente como en F1? “La conducción no va a variar mucho de la Fórmula E con respecto a competiciones tradicionales, como la Fórmula 1”. Eso sí, “para ahorrar gasolina vale con levantar el pie del acelerador antes de las curvas y dejando que el coche corra y aquí, en la Fórmula E, se pueden hacer un mapa de motor de todo, qué potencia quieres y cómo deseas que se entregue. Hay muchas variables para que el piloto siempre vaya al 100% y sea el motor el que varíe para ahorrar consumo… ¡Va a ser complicado!”, exclama el madrileño, de 34 años.

Este aspecto de la eficiencia es clave ya que existe una diferencia de unos seis segundos entre una vuelta a fondo y una normal de carrera, debido al cuidado con la duración de la batería. “El número de vueltas dependerá del espectáculo y la velocidad que quieran”, comenta el piloto de China Racing, para cuyos mecánicos, made in Campos Racing, no existe una gran diferencia entre manipular elementos de estos estéticos y vistosos monoplazas eléctricos en comparación a los tradicionales: “Lo único es el cable para cargar la batería y la refrigeración que necesita esta. El resto es el mismo trabajo para nosotros”.

Como en la actual F1, algún equipo estará por delante de otros porque hayan sabido sacar más jugo al motor, en este caso a su eficiencia, único método para obtener ventaja con respecto a los rivales en el box, ya que en la primera campaña los coches serán los mismos y sólo a partir de entonces podrán evolucionarse.

La Fórmula E, un pueblo de 350 personas

Pekín será la primera de las nueve carreras urbanas que conforman el año de estreno de la Fórmula E, un circo que movilizará a 350 personas por prueba y cuyo creador del proyecto, Alejandro Agag, ya se encontraba allí, supervisando la preparación de esta carrera inaugural. El podio dará igual, siendo lo importante para la credibilidad de la competición estar a la altura del interés creado. Que no es poco, por las ciudades que hacen cola para unirse al próximo campeonato. Después, el público –y no César– pondrá el pulgar hacia arriba o hacia abajo… aunque todo pinta que será hacia arriba porque “los aspectos fundamentales, como son el correcto funcionamiento del coche o la adecuación del circuito en China están”, asegura un miembro de la directiva de la Fórmula E, quien echa la vista atrás por unos instantes… “y hace dos años todo esto sólo estaba en un Power Point”.

Para esa puesta en escena en China, las 7.500 entradas que acaban de poner a la venta esperan agotarlas. Después, la gente también podrá ver el evento gratuitamente desde otras zonas del circuito que no tengan grada. En España se retransmitirá por televisión, “100% seguro”, pero aún hay que esperar para saber qué cadena dará en directo el nacimiento de este ‘bebé’ futurista, eléctrico, silencioso y con pasaporte español.

Alejandro Agag Fórmula E
El redactor recomienda