“Senna intentó empujar al coche a hacer cosas que no era capaz”
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
NEWEY AÚN NO ENTIENDE EL GOLPE DEL BRASILEÑO

“Senna intentó empujar al coche a hacer cosas que no era capaz”

Han pasado casi 20 años del accidente pero el ingeniero Adrian Newey aún sigue dando vueltas a la cabeza sobre los motivos del incidente en Ímola

placeholder Foto: Ayrton Senna momentos antes de su fatídico accidente.
Ayrton Senna momentos antes de su fatídico accidente.

Hace dos años, en una entrevista a TheF1.com, Adrian Newey plasmó su obsesión por tener su mente ocupada cada segundo de su vida: “Cuando me encuentro inactivo durante una hora, casi me siento culpable por ello porque no estoy haciendo nada”. De esta manera, no extraña las declaraciones que ha realizado para la BBC cuando admite que aún le “ronda por la cabeza la muerte de Ayrton Senna”. El año que viene se cumplirán 20 años del suceso y ese mismo tiempo lleva circulando por el cerebro del mejor diseñador de coches de Fórmula 1 “qué ocurrió ese día, qué causó el accidente” a manos del Williams FW16 en la curva de Tamburello de Imola.

Su trabajo es diseñar y encontrar soluciones eficaces a un planteamiento en base al cual se ha de construir un coche. Newey estudia un reglamento y, a partir de ahí, intenta plasmarlo de la manera más eficaz en la pista. Ocho títulos de Pilotos y otros tantos de Constructores le avalan (camino de sumar uno más en cada campeonato). Quizás, en esos ocho años su conciencia y mente estén más ‘libres’ que otros años porque al final de temporada las ‘respuestas’ dadas al reglamento habían sido las mejores de entre sus rivales.

Con la costumbre que tiene su cerebro de buscar una explicación a cada pieza de sus monoplazas, no debe resultar sencillo hacer una raya y mirar al futuro sin resolver un determinado enigma. Más aún si resulta que uno de los mejores pilotos de la historia del automovilismo ha fallecido en uno de sus coches y no se tiene la certeza al 100% de lo ocurrido. A sus asuntos personales y la búsqueda de soluciones al RB9, RB8, etc, hay que unir la preocupación de este fallecimiento.

Contradice la teoría más generalizada

“La barra de dirección falló, ¿fue la causa o estuvo provocado por el accidente? No hay dudas de que estaba rota. Pero por todos los datos recogidos, las imágenes de las cámaras del circuito, y la cámara on-board de Schumacher, no parece que existan muestras de que ocurrió por un fallo en la barra de dirección. Lo primero que se observa es un sobreviraje, Ayrton corrigió y entonces fue recto. Con lo cual, no parece que sea un fallo en la barra de la dirección”.

Un profesor italiano, Enrico Lorenzini, publicó en 1995 un informe de 600 páginas en el que explica cómo el accidente de Senna estuvo provocado por una soldadura mal realizada en la columna de la dirección (pidió que le bajaran el volante para ver mejor el cuadro de mandos y para ello hubo que cortar la columna de la dirección y ser soldada después). Aquella explicación de la soldadura fue tomada como una ‘teoría sólida’ y fue aceptada por una mayoría, pero no por todos.

Los pilotos apostaron por un error humano

Schumacher, quien iba detrás, considera que fue un error de conducción ante un monoplaza ‘nervioso’: “En la vuelta anterior ya había visto que su coche tocaba con la parte trasera el asfalto. El coche parecía muy nervioso en esa curva y de pronto lo perdió. Simplemente perdió el control”. Damon Hill, compañero de Senna, también considera que fue un fallo humano: “Nadie mejor que Senna y yo podemos saber lo que era pilotar ese día, en ese coche y en esa curva. Estoy convencido de que cometió un error. Senna era conocido por preferir estrellar su coche contra un oponente antes de ser vencido. No fue culpa de nadie salvo de él mismo, que decidió seguir acelerando a fondo en lugar de levantar el pie”. El mismo británico también reconoció que fue un “cúmulo de factores tanto mecánicos como humanos”. National Geographic realizó en 2004 un documental y un estudio exhaustivo del caso y obtuvo la conclusión de que el golpe vino provocado por el enfriamiento de los neumáticos…

El próximo 1 de mayo, cuando se cumplan las dos décadas de uno de los accidentes más famoso de la Fórmula 1, seguramente en la cabeza de Adrian Newey vuelva a “rondar” con fuerza lo sucedido en la séptima vuelta del GP de San Marino de 1994. Y, como desde aquel día, no podrá dar una respuesta a su cabeza para que ésta se relaje.

Se reconfortará, como lo hace hasta ahora en que Senna “se unió a Williams porque habíamos logrado construir un coche decente los tres años previos y él quería estar en el equipo que él pensaba construía el mejor coche”. Pero le queda otra espinita y es haberle visto triunfar con aquel coche que “desafortunadamente no era bueno al inicio de la temporada… Intentó empujar a ese coche y que hiciera cosas que realmente no era capaz”.

Adrian Newey Fórmula 1 Ayrton Senna
El redactor recomienda