Es noticia
La gran remontada de Robert Kubica fuera de los circuitos
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
REHACE SU VIDA EN LA COMPETICIÓN CON LA QUE CASI LA PIERDE

La gran remontada de Robert Kubica fuera de los circuitos

"Tal vez, no sé". Robert Kubica se niega a cerrar la puerta de la Fórmula 1. El actual piloto de rallyes confirmó el pasado domingo que

Foto: La gran remontada de Robert Kubica fuera de los circuitos
La gran remontada de Robert Kubica fuera de los circuitos

"Tal vez, no sé". Robert Kubica se niega a cerrar la puerta de la Fórmula 1. El actual piloto de rallyes confirmó el pasado domingo que había probado el simulador de Mercedes sin poder dar detalles de cómo, cuándo y por cuánto tiempo fue su emotivo reencuentro con un habitáculo de un monoplaza. El polaco reconoce que pagaría "todo el dinero" que estuviera en su mano para regresar al Gran Circo, el problema es que hay cosas que el dinero no puede comprar y su movilidad total es una de ellas. Pero la fe, al contrario que el dinero, sí es capaz de mover montañas.

Las puertas de la F1 son difíciles de abrir y Robert lo sabe, pero no renuncia a ello. Desea con todas sus fuerzas volver a correr en el que fue su hábitat natural durante un lustro y, pese a que es consciente de que no va a recuperar la movilidad totalmente en su brazo derecho, Kubica no tirará la toalla hasta que alguna fuerza mayor a su empeño se lo impida. Algo que desgraciadamente le ocurrió a María de Villota el pasado año. Hasta entonces, su fe en ella misma había derribado más muros de lo que cualquier persona (que no fuera ella) hubiera podido imaginar.

El piloto polaco se encuentra en una situación en la que también debe luchar contra más elementos de lo normal para poder ser un aspirante a integrante del Gran Circo. Desde que sufrió el accidente en el Rally di Andora, tiene que "remontar" en la vida, como dice el periodista aragonés Javier Hernández (diploma paralímpico en natación en Londres), que nació sin brazos, con una pierna más corta que la otra, y cuyo espíritu de superación ayudó este pasado fin de semana al Zaragoza para ganar después de estar 15 jornadas sin hacerlo. Tuvo una charla con la plantilla para motivarles y los efectos fueron inmediatos. Ejemplos como el de este redactor deportivo hacen pensar que hay pocas cosas imposibles.

En un coche, sin recuerdos del accidente

"Todavía creo que puedo volver. Con el daño que tengo, no puedo conseguir el cien por ciento de lo que tenía antes, pero espero mejorar. No es sólo un sueño. Ahora mismo tengo limitaciones para conducir los monoplazas, pero son menos de las que parecen". El pasado mes de enero Kubica ya hizo una prueba con un Mercedes, en este caso DTM, sobre el asfalto valenciano de Ricardo Tormo. La sonrisa en su rostro era amplia porque durante las 114 vueltas que completó, aparentemente, no se acordó mucho de su lesión: "Me he sentido muy cómodo en el coche. Estoy muy contento con mi actuación y no he tenido ningún problema".

"Asumo que le haremos llegar al 75-80%, lo cual sería suficiente para poder pilotar un coche de Fórmula 1. He hablado con su manager Daniele Morelli, que está tan entusiasmado con sus avances, como yo. Estoy convencido de que (su regreso a la Fórmula 1) es posible, aunque la recuperación puede llevar muchos meses y años". Su cirujano, el Doctor Igor Rossello, afirmó el pasado mes de octubre que todo era posible. Rossello aseguró en aquel momento que no era necesario estar al 100% de las condiciones físicas para poder pilotar un vehículo de la cúspide del automovilismo. En el equipo de las flechas plateadas, entre los datos recogidos tras la jornada en el DTM y las horas, minutos o segundos que estuviera en el simulador, tienen más información que nadie para poder decir si este Robert puede llegar a ser el de 2011, en cuanto a talento y condiciones físicas.

Lideratos que acaban por inexperiencia

La habilidad al volante, aunque es difícil de calibrarla con precisión, parece que la conserva ya que en las dos pruebas del Campeonato de Europa de Rally (ERC) ha ido por delante en la clasificación... hasta que ha sufrido un accidente en cada uno de ellos. "Fue muy rápido desde el principio. De repente la niebla se echó encima y él no tiene mucha experiencia ni se conoce los tramos como yo. Cometió un error pero esto es un rally", explicó su rival en pista y amigo Jan Kopecký. En las pistas, tramos y carreteras, subirse a un 'piano' tiene consecuencias desagradables. Kimi Raikkonen también pagó un alto precio por apurar en alguna curva más de lo debido durante su etapa en el WRC.

"Ha sido una buena lección y definitivamente me llevo algo de experiencia de este fin de semana. Es un poco difícil correr con un buen ritmo la primera vez que estás aquí. Necesito aprender a tener un buen ritmo, no dando marcha atrás". Kubica "aprendió" hace más de un año a andar de nuevo, a mover el brazo, a agarrar con su mano objetos, volantes... El polaco lleva dos años en un continuo estado de aprendizaje, un camino por el que debe seguir si quiere regresar a un paddock del Gran Circo, por muchas trabas y obstáculos que existan. Nunca dando marcha atrás.

El reto de volver sería simplemente único. En el actual momento de la F1, donde los pilotos de pago (o de mucho pago) sacan sus codos bañados en oro, Kubica depende de otros factores además de su talento y condición física. De momento, continúa ganándose la vida conduciendo a gran velocidad y en una disciplina en la que pudo perderla. Superó este trauma, se levantó, caminó y pilotó. Ha conseguido una victoria moral por su recuperación, en el ERC es cuestión de tiempo y, para culminar una "remontada" más épica que la que podrían protagonizar Real Madrid y FC Barcelona en la Liga de Campeones, a Kubica le faltaría poner un pie en un monoplaza de Fórmula 1. Improbable no significa lo mismo que imposible.