Movistar lo tendrá un poco más fácil

La nueva caída de Chris Froome en su 'annus horribilis' que le aleja de Miguel Indurain

Chris Froome, cuatro veces ganador del Tour de Francia y favorito para lograr su quinto enotrchado este año, que le situaría a la altura de 'Miguelón', no podrá participar tras fracturarse el fémur.

Foto: Chris Froome con el maillot del Team Ineos, antiguo Sky. (EFE)
Chris Froome con el maillot del Team Ineos, antiguo Sky. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura5 min

A Chris Froome no le acompaña la suerte este año. El británico, que afrontaba la recta final de su preparación de cara al Tour de Francia con su participación en la Dauphiné Liberé, un clásico, ha sufrido un serio percance esta tarde que le aparta de la quinta corona en los Campos Elíseos, un hecho que le situaría en el olimpo de los más grandes ciclistas de todos los tiempos, como Miguel Indurain o Eddy Mercxk. Sin embargo, el ciclista del Ineos tendrá que esperar. Una dura caída durante el reconocimiento de la contrarreloj de este miércoles con salida y llegada a la localidad francesa de Roanne (26km) le ha obligado a retirarse y a poner fin a su sueño de París. El corredor se estampó contra un muro y fue trasladado en helicoptero al hospital, donde ha sido sometido a varias pruebas que han determinado una fractura de fémur, según EFE. A menos de un mes para el inicio del Tour, está descartado. Dave Brailsford, manager del conjunto, así lo ha comunicado a la agencia Belga News.

Froome no ha arrancado este curso como esperaba. Los datos no dejan lugar a dudas. Está firmando su peor temporada desde 2012, cuando salió del anonimato para ayudar como gregario a Bradley Wiggins en la primera conquista británica del Tour. Pudo ganarlo él porque se demostró como el más fuerte, pero el equipo le frenó y finalmente se tuvo que conformar con el segundo escalón del podio. Hasta ese momento su papel en el ciclismo profesional había sido discreto, pero una vez asumío el liderato del Sky el británico, de origen sudafricano, siempre había conseguido buenos resultados a estas alturas del calendario, metiéndose varias veces entre el top-10.

Sin duda, el 2013 fue su mejor año, pues encadenó numerosas victorias antes de llegar a un Tour que conquistaría por primera vez: Omán, Criterium Internacional, Romandía y también la Dauphiné. Los años sucesivos transcurrieron de igual manera con victorias en Omán, Andalucía o la Herald Sun Tour. En 2017 ya empezó a bajar el nivel debido a su objetivo de cerrar el círculo y ganar las tres grandes. Su preparación, debido a sus nuevas metas, cambió. No briló en los primeros meses, pero siguió sumando primeros puestos en algunas generales. No obstante, este curso su rendimiento ya está muy lejos de lo que se esperaba.

Chris Froome tira del conjunto Sky (ahora Ineos) en una carrera de esta temporada. (EFE)
Chris Froome tira del conjunto Sky (ahora Ineos) en una carrera de esta temporada. (EFE)

El británico no encuentra buenas sensaciones. En Colombia, por ejemplo, donde hizo su primera aparición en 2019, una caída en la primera etapa verdaderamente selectiva y la altitud le pasaron factura. Acabó el 91º en la general. Después, tras un periodo de descanso, volvió a moder el polvo en la Volta a Catalunya y perdió una minutada terrible (más de 14 minutos), que le impidió rendir con los mejores. Compitió en el Tour de los Alpes en la despedida del Sky con la intención de ganar, pero fue Pavel Sivakov, su compañero de formación, el que se llevó el gato al agua. Él solo pudo ser décimoprimero. En Yorkshire, la carrera de casa bajo el nuevo maillot del Ineos, finalizó décimotercero. "Me gustaría pelear la general del Dauphiné. El grupo que llevaremos al Tour está progresando y parece preparado para los próximos dos meses", comentó hace apenas unos días, no sin reconocer que había padecido "cierta ansiedad" por la falta de buenas nuevas en el primer tramo de la competición.

Las posibilidades del Movistar

Pese a numerosos impedimentos, el cuatro veces ganador del Tour se había preparado a conciencia para la Dauphiné, concebida como la auténtica prueba antes de la 'Grande Boucle'. Junto con Geraint Thomas, vigente ganador de la grande gala, y otros compañeros del Ineos, estuvo cerca de una semana en Tenerife, en el Teide, para adaptar su cuerpo a la altitud y fortalecer su físico. Antes, había estudiado a conciencia las etapas más importantes de esta edición del Tour. Sin embargo, este nuevo contratiempo, uno más en su particular 'annus horribilis', dan al traste con su trabajo y debilita enormemente a su equipo, que tenía en mente alinear a la tricefalia (Froome, Thomas y Egan Bernal) -más a Wouter Poels- para llevarse el Tour nuevamente a golpe de rodillo y enterrar las esperanzas del Movistar, al que ahora se le abre una puerta a la esperanza.

Con Mikel Landa y Valverde, a Nairo Quintana se le ponen las cosas más de cara. El objetivo sigue siendo realmente complicado porque hay muchos más rivales y equipos que plantarán una dura batalla, como Michelton o Astana, pero es indudable que el factor suerte ya ha jugado su primera carta. Tras un gran Giro en el que los telefónicos han comandado al pelotón con mano de hierro para imponerse con Richard Carapaz, la escuadra española está crecida y con la moral por las nubes. Además, el colombiano disfrutará de menos contrarreloj que el año pasado, su principal punto débil. Nunca había tenido un panorama mejor. Landa llega con buen golpe de pedal tras una notable 'corsa', por lo que también cabe recordar esa baza de los de Eusebio Unzué. La cita de Froome con la historia, como decíamos, tendrá que esperar tras este desagradable incidente que deja a ASO, la empresa organizadora del Tour, sin uno de sus principales alicientes.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios