tras la polémica levantada en las redes

El Giro retira el premio al mejor bajador: "No queríamos incentivar el riesgo"

La organización anunció este martes la creación del premio al mejor bajador, pero tras la polémica surgida dentro del propio pelotón, la organización ha decidido dar marcha atrás y retirarlo

Foto: Valverde y Nibali en un descenso durante el pasado Giro de Italia. (EFE/EPA)
Valverde y Nibali en un descenso durante el pasado Giro de Italia. (EFE/EPA)

Nos encontramos a apenas dos días del inicio de la primera grande del año ciclista. Este viernes dará comienzo la edición centenaria del Giro de Italia. En aquel país se están viviendo los días previos con contenida emoción. Es un número tremendamente especial y de un significado histórico inigualable. Por ello, se están recuperando ciertas tradiciones, como la participación de los mejores corredores italianos y la 'maglia ciclamino', de color ciclamen, un rosa fucsia que viene a sustituir al jersey rojo de la regularidad. A poco de que Cerdeña acoja las primeras tres etapas, la organización del Giro ha dado marcha atrás a una nueva y polémica novedad: el premio al mejor bajador.

¿Qué era esto? Así a primera vista diríamos que era un premio que tiene nombre, Vincenzo Nibali, ya que pocos se tiran en un descenso con la destreza y la temeridad del 'Squallo' de Mesina. Pero no, no estaba destinado al líder del Bahrain-Merida. Entre las 21 etapas, diez de ellas contaban con unos descensos puntuables en las que los cinco corredores que completasen esos descensos en menor tiempo recibirían 8, 5, 3, 2 y 1 punto, respectivamente, que se habrían ido sumando a una clasificación general que finalizaba en la 20ª etapa, la última estipulada.

Sin embargo, el revuelo que se originó en las redes sociales cuando este martes se dio a conocer el nuevo premio fue tal que la organización ha tenido que dar marcha atrás y guardar la idea en el cajón de sastre. "Es una pena que haya surgido este tipo polémica, nuestra intención era satisfacer la demanda de los aficionados, que querían descubrir quiénes eran los mejores bajadores. Pero no había ningún estímulo ni ningún deseo de incentivar el riesgo", son palabras de Mauro Vegni, director de la carrera. "El Giro —continúa Vegni en declaraciones recogidas por 'La Gazzetta dello Sport'— tenía la voluntad de asegurar la máxima seguridad. Eso es lo primero de todo y si un solo corredor no se siente que la tenga garantizada, para nosotros se convierte en prioridad absoluta. Se ha malinterpretado nuestro deseo de abrirnos a la tecnología y al deseo del aficionado. Vamos a retirar el premio para que no quede ni una duda de nuestra buena voluntad. No habrá ninguna clasificación, pero tomaremos los tiempos en los descensos establecidos, porque creemos que nuestra idea era buena".

Hay muchos que creen que no, que no era una buena idea. "Una marca patrocinará la nueva clasificación a la 'caída más espectacular'. En serio, ¿a quién se le ocurrió esta mierda?", comenta el ciclista de Cannondale Joe Dombrowski. "Cuando todos están concentrados en la seguridad, el 'mejor bajador' del Giro de Italia es una idea inaceptable. He pedido prohibirlo inmediatamente", dice Tom Van Damme, presidente de la federación belga de ciclismo. "¿En serio? Si esto es verdad, deberían estar avergonzados —en alusión a los organizadores del Giro—. ¿No hay ya suficientes caídas? Claramente solo os preocupáis por el sensacionalismo", comenta Jasper Stuyven, compañero de Alberto Contador en el Trek-Segafredo. Son solo algunas de las voces que se han levantado en contra de esta medida. Algunos que asumen que se incentiva al riesgo. Por cierto, en esta competición tienen una ventaja competitiva incomparable los corredores que disputen el Giro con frenos de disco. Es en los descensos donde más se nota la diferencia con los frenos tradicionales de pastilla.

La épica está unida intrínsecamente al ciclismo, sin duda. Y es sabido que todos los corredores ponen en riesgo su físico al subirse a una bicicleta casi todos los días durante tres semanas. Lo que intentan los organizadores es que haya aún más épica, aún más emoción, sacarla de donde no la hay o, como en el caso de los descensos, de donde ya la había. El gran estacazo de Chris Froome en el pasado Tour de Francia se produjo en una bajada estratosférica del inglés. ¿Vale la pena incentivar a los ciclistas a jugársela un poco más?

Chaves y Valverde persiguen a Nibali en 2016. (EFE/EPA)
Chaves y Valverde persiguen a Nibali en 2016. (EFE/EPA)

Hace algo más de dos meses, el director de la Vuelta a España visitaba la redacción de El Confidencial. En una amena charla, repasó una gran cantidad de temáticas, incluida, por supuesto, la evolución del propio ciclismo. En relación a los reproches recibidos por la organización por los numerosos finales en muro incluidos en la edición de 2016, Javier Guillén sugería lo siguiente:

"¿En qué se sustenta la fama, la pasión y la historia del ciclismo? En la épica. Tenemos que ser todo lo humanos que podamos, por supuesto que sí, pero venimos de etapas históricas de 450 kilómetros, y esas las hacía Bahamontes, que está como una rosa a su edad y nos lo puede contar. Venimos de un montón de puertos de montaña, veníamos de unas condiciones de descanso malas para los corredores. Afortunadamente todo eso ha evolucionado, pero la épica la debemos seguir conservando".

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios