curry acabó expulsado

LeBron se viste otra vez de superhéroe para llevar la final al séptimo partido

El alero de los Cavaliers anotó 41 puntos por segundo partido consecutivo y los Cavs empataron la final a tres. Curry fue expulsado por protestar una falta y lanzar su protector bucal a la grada

LeBron James ranotó de nuevo 41 puntos y llevó a los Cleveland Cavaliers al triunfo por 115-101 ante los Golden State Warriors en el sexto partido de la final de la NBA, que ahora está empatada a tres y se deicidirá en el séptimo y último encuentro, en la madrugada del domingo al lunes en el Oracle Arena de Oakland.

Los Cavs están a una solo triunfo de hacer historia y convertise en el primer equipo que remonta un 3-1 en la final de la NBA. Lo que han hecho, igualar a tres, solo había ocurrido dos veces antes: en 1951 con los Knicks y en 1966 con los Lakers.

El gran culpable de que la final haya dado un vuelco es LeBron James, que olió sangre después de la suspensión de Draymond Green. En los dos últimos partidos, el alero se ha echado el equipo a la espalda. Pase lo que pase en el séptimo, su actuación en esta final será recordada como una de las mejores de siempre. En el quinto y sexto partido, con su equipo al borde de la eliminación, LeBron ha promediado 41 puntos, 9 asistencias y 12 rebotes.

En el sexto anotó 41, a los que sumó 8 rebotes y 11 asistencias. LeBron hizo un partido redondo: metió 9 puntos y dio 4 asistencias en el primer cuarto, en el que los Cavaliers arrollaron a los Warriors y se escaparon en el marcador (31-11), y otros 17 tantos en el último período para evitar que los actuales campeones culminaran su remontada. Esta vez, Kyrie Irving se quedó en 23 puntos, mientras que el pívot Tristan Thompson acabó con 15 puntos y 16 rebotes.

El momento en el que Curry fue expulsado (Larry W. Smith/EFE)
El momento en el que Curry fue expulsado (Larry W. Smith/EFE)

Curry acabó expulsado

Los Warriors, que tuvieron la baja del pívot Andrew Bogut, lesionado, pero sí contaron con Draymond Green, que se perdió el anterior partido por sanción, acabaron desquiciados. Stephen Curry lo reflejó muy bien al ser expulsado a poco más de cuatro minutos para el final. Al 'MVP' no le gustó una falta que le pitaron los árbitros en una acción con LeBron James y acabó lanzando su protector bucal a la grada. "Era solo frustración", dijo Curry, que anotó 30 puntos. Solo él, Klay Thompson (25) y Leandro Barbosa (14) superaron la decena de puntos.

Tras tener el anillo en el bolsillo, los Warriors están ahora en una situación límite. Por segunda eliminatoria consecutiva jugarán un séptimo partido en casa, aunque en la anterior, ante Oklahoma City Thunder, fueron ellos los que remontaron un 3-1 en contra. Ahora es al revés; son los Cavs los que llegan al decisivo partido del domingo con la moral por la nubes.

La historia está de parte de los Warriors: nunca se ha remontado un 3-1 y no han perdido tres partidos seguidos en las dos últimas tempoaradas, las de su dominio en la NBA. Aunque si hay un jugador que pueda romper esas dos marcas, ese es LeBron James.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios