QUIERE "TERMINAR" LO QUE SU PADRE NO PUDO

Bol Bol, el hijo del legendario Manute que tiene catorce años... y mide 2,08 metros

En octubre de 1985, un gigantón africano iba a entrar en la leyenda de la NBA. Ahora, casi 30 años después, el hijo de Manute Bol quiere seguir los pasos de su padre

El mes de octubre de 1985 se iba a convertir en una fecha histórica para la NBA. En un tiempo en el que las telecomunicaciones no eran accesibles a muchas partes del planeta, un desconocido sudanés iba a convertirse en una leyenda del mejor campeonato del mundo de baloncesto. Su nombre: Manute Bol. El pivot africano se iba a erigir en un mito al ser el jugador más alto de la historia de la NBA gracias a sus dos metros y treinta y un centímetros. Ahora, treinta años después, otro Bol quiere continuar la saga: su hijo, Bol Bol, se ha convertido en una de las grandes perlas del futuro.

Perteneciente a la tribu de los 'Dinka' -una de las más altas de África- Manute Bol descubrió el baloncesto muy tarde. A los 17 años iba a jugar por primera vez a este deporte y su estreno no iba a ser muy positivo: un primo suyo, piloto de avión y hombre de mundo, le iba a pedir que intentara hacer un mate, que acabó con la rotura de varios dientes después de chocar contra la canasta. Y es que Bol era un jugador que tocaba el aro con la mano sin levantar los pies del suelo, una situación que provocó que su familiar hablara de él constantemente en sus viajes por medio mundo. Y su recompensa iba a llegar.

Casualidades de la vida, en uno de esos viajes del primo iba a coincidir con un cazatalentos, que no dudó en viajar a Sudán para verlo. Tan impresionado quedó que sólo fue cuestión de un par de años que fuera elegido en el draft de la NBA. El hombre más alto de la historia de la competición jugaría 10 años en el mejor campeonato del mundo, siendo el único capaz de conseguir más tapones (2.086) que puntos (1.599) a lo largo de su carrera. Su gran altura, unida a sus escasos 90 kilos de peso, le convirtieron en un mito, elevado a la categoría de leyenda tras fallecer en 2010 por culpa de una enfermedad renal.

Cinco años después de la pérdida de uno de los jugadores más legendarios de la historia de la NBA, su hijo ha anunciado que quiere luchar por seguir los pasos de su padre. Bol Bol tiene sólo 14 años y ya mide 2,08 metros y todos los expertos aseguran que tiene todas las cualidades para triunfar en el baloncesto. Pero, a diferencia de su padre, no se trata de un jugador que base su juego en su altura: pese a su enorme tamaño para su edad -incluso se asegura que puede superar a su progenitor-, el pequeño Bol destaca por su agilidad y por su mecánica de tiro, que lo convierten en un jugador completo.

Y el propio Bol Bol es consciente de las expectativas que hay depositadas en él. Jugador de primer año del Bishop Miege High School sólo tiene un objetivo: "Quiero terminar lo que mi padre no pudo", afirma a The New York Times. Es consciente de toda la responsabilidad que tiene sobre sus hombros, pues mucha gente ve en él la continuación de su padre: "Todo el mundo piensa que voy a ser el elegido, así que toda la presión está sobre mí", confiesa. Y lo cierto es que tiene todas las cualidades para conseguirlo, aunque todo va a depender de la capacidad de su cabeza para asimilar lo que le rodea.

Bol Bol confiesa que de pequeño no le gustaba el baloncesto, pues su padre le obligaba a jugarlo. Pero de tanto acompañarlo en sus partidos, poco a poco empezó a sentir pasión por el deporte, hasta convertirse en una de las grandes joyas del baloncesto norteamericano. Fïsicamente recuerda a su padre, pero técnicamente está muy por encima de él: todas las miradas están puestas en un gigante de sólo 14 años, el heredero de aquel jugador que conquistó EEUU desde Sudán. "Tiene una gran oportunidad", comenta Rick Zych, su técnico : lo tiene todo para cerrar el círculo y seguir la leyenda de los Bol en la NBA.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios