El Madrid se proclama supercampeón tras una gran remontada contra el Barça (83-88)
  1. Deportes
  2. Baloncesto
Primer trofeo del año

El Madrid se proclama supercampeón tras una gran remontada contra el Barça (83-88)

El conjunto de Pablo Laso se embolsa el primer título oficial de la temporada después de ir 19 puntos por debajo del marcador. Sergio Llull fue la brújula del equipo blanco

placeholder Foto: Llull durante la final. (Real Madrid)
Llull durante la final. (Real Madrid)

El Real Madrid volvió a demostrar su extraordinaria capacidad competitiva para remontar 19 puntos (del 63-44 a 15 minutos del final al 83-88 definitivo) y alzarse con la Supercopa Endesa frente al FC Barcelona en la final disputada en el Pabellón Santiago Martín. El conjunto blanco suma su octavo título y el cuarto consecutivo gracias a un MVP llamado Sergio Llull y un fantástico Carlos Alocén.

Sin Trey Thompkins, Rudy Fernández ni Anthony Randolph y con Edy Tavares a medio gas (tan solo disputó seis minutos), el equipo de Pablo Laso sacó fuerzas de flaqueza para darle la vuelta a un partido que estaba cuesta arriba. El Barça tuvo la victoria a su alcance bajo el liderazgo de Cory Higgins y Brandon Davies, pero acabó desinflándose.

Un Madrid de caras nuevas, de aún lesionados, le comió la tostada al campeón de Liga. El Barça demostró un punto más de físico y de calidad que su rival, pero en hambre le volvió a ganar el Madrid. Sergio Llull (24 puntos) fue clave en la reacción blanca y el colapso de un Barça que ni atacó ni defendió en el último cuarto (12-26).

Un Clásico nunca falla, aunque sea de pretemporada, y menos si hay un título en juego. Ambos eso sí pagaron en ocasiones el esfuerzo de un alto ritmo y batalla, pero las muñecas no se cansaron. Las azulgranas empezaron más entonadas, con cuatro triples muy seguidos en el inicio de la final (16-11). Oriola, especialmente acertado, y Higgins hicieron daño, mientras los de Laso corrían a ritmo de Thomas Heurtel y Hanga.

Llull fue el mejor

Los dos ex del Barça fueron lo más contundente de un Madrid que cogió el ritmo poco a poco, también en defensa desde la intimidación de Poirier. Alocén, que no jugó la semifinal, aterrizó bien. El base firmó dos triples y fue también protagonista del primer pique en el parqué, una falta en ataque que le dejó de hecho tocado fuera de pista. También desquiciaron a Laso las faltas que acumularon Tavares y Yabusele. El de Cabo Verde apenas pudo aportar, pero el Madrid aguantó con el triple de Llull y Vukcevic.

El Barça trató de recuperar el mando con Calathes y los primeros puntos de Mirotic, pero llegó entonces el respiro pensando en el segundo asalto (46-41). Los de Sarunas Jasikevicius volvieron mucho mejor del vestuario con un Higgins estelar para abrir esa brecha. Rozando la veintena abajo, Llull tiró de galones y el regreso de Alocén fue de mérito. El Barça se durmió y el Madrid llegó con una dinámica mucho mejor al último cuarto.

De repente, a los de 'Saras' le entró el pánico a tirar, Mirotic y Kuric fallaron, y Davies sujetó como pudo un final oscuro para los azulgranas. William-Goss y Poirier terminaron el trabajo de un Madrid que cambia las caras pero no el gen de la era Laso en su décimo aniversario.

"El equipo ha demostrado su carácter. Perdíamos de 19 puntos, pero en ningún momento dejaron de creer. Por ejemplo, Llull jugó mal ayer, pero hoy es el MVP. No lo podemos matar por eso. Estoy muy orgulloso de los chicos", declaró Pablo Laso al finalizar el encuentro. El Barça, en busca de confirmar su proyecto ganador, tuvo la última posesión, un triple malo de Davies, para forzar la prórroga, comienza con un paso en falso y la tercera derrota seguida ante los blancos en una final de Supercopa.

Real Madrid FC Barcelona Supercopa Endesa