capitana de la selección femenina de baloncesto

Laia Palau: "No me da vergüenza decirlo, Sancho Lyttle es más del 50% de este equipo"

La capitana de la selección atiende a El Confidencial antes del Preolímpico de Nantes, en el que España se juega una de las cinco plazas vacantes para los Juegos Olímpicos de Río

Foto: Laia Palau ha jugado 180 partidos con la selección (Foto: FEB)
Laia Palau ha jugado 180 partidos con la selección (Foto: FEB)

Hace cinco años, la selección femenina de baloncesto cayó eliminada en la segunda fase del EuroBasket de Polonia y dijo adiós a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En aquel momento, Laia Palau, que ya había sido olímpica en Atenas y Pekín, pensó que su último tren había pasado. "Hay declaraciones mías en las que dije que no iba a volver", recuerda. Los cuatro años del siguiente ciclo le parecían "una montaña" y no creía que en 2016, camino de los 37, fuera a tener el nivel para estar en la selección. Pero se equivocó. No solo lo tiene, sino que sigue siendo uno de los pilares del equipo, y no solo por la ascendencia que le da la experiencia. Estos días prepara junto al resto de jugadora el Preolímpico, en el que España peleará por una de las cinco últimas plazas para Río 2016.

El torneo, que se celebra del 13 al 19 de junio en Nantes (Francia), está dividido en cuatro grupos de tres equipos, de los que dos se clasifican para los cuartos. España jugará contra China y Venezuela en la primera fase y se cruzará contra Bielorrusia, Corea del Sur o Nigeria en el cruce decisivo. Quedar primero es el gran objetivo, para lo que tendrá que ganar a China en el debut el 14 de junio. "Toda la concentración va dirigida a ese partido", afirma la base de la selección. España ya ha jugado tres amistosos y ha ganado los tres: contra Australia, Argentina y Canadá. El cuarto es este lunes contra Cuba (19:00 horas, 'Teledeporte').

Me preguntaban el otro día por el Zika, y aún no sé si vamos a ir. El día que me clasifique, llámame y te diré si quiero ir o no

El triunfo contra Australia en el primer partido fue un chute de moral, comenta Palau. "Íbamos un poco con miedo por ser el primero. Australia no es un equipo con mucho talento, porque le faltan las superbuenas, que están en la WNBA, pero son disciplinadas, físicamente muy potentes y poderosas, y pensábamos que lo ibamos a pasar muy mal. Te vas a muy hinchada después de una victoria como esa".

Uno de los retos más complicados que tiene el equipo en estas semanas de concentración es dejar de lado los Juegos. Las preguntas sobre la cita olímpica se suceden, y las jugadoras las esquivan como pueden. Río no existe para ellas aún. "Aún no hemos empezado ni hablar. Me preguntaban el otro día por el Zika, y le decía al entrevistador que aún no sé si vamos a ir. El día que me clasifique, llámame y te diré si quiero ir o no. Es una ilusión y un sueño que tenemos todas, pero no estamos ahí. Aún no es real", afirma Palau. "La gente habla del desfile, la ropa... Sería superfácil, para las que hemos estado, hablar de eso. Explicamos anécdotas, pero como explicamos anécdotas del Mundial o el Europeo. No tenemos la cabeza allí".

España ha ganado sus tres partidos de preparación (Román Ríos/EFE)
España ha ganado sus tres partidos de preparación (Román Ríos/EFE)

El efecto Lyttle

Palau es una de las cuatro jugadoras de la selección (las otras son Lucila Pascua, Alba Torrens y Laura Nicholls) que ya saben lo que es estar en unos Juegos, y si juega en Río se convertirá, junto con Pascua, en la primera española que participa en tres ediciones. "Las olimpiadas siempre tienen un punto mágico", dice. De Atenas volvió con un sexto puesto y de Pekín, con un quinto. "Creo que bastante digno para el equipo que teníamos. Sufríamos un montón. Competíamos al máximo, pero había un punto en el que no podíamos más", explica. Había una barrera con la que España chocaba una y otra vez, hasta que llegó Sancho Lyttle.

"No me da verguenza decirlo, para mí es más del 50% de este equipo, sin menospreciar para nada el trabajo de todas", afirma Palau. "No es que sea Michael Jordan, no es eso. Lo que pasa es que es una jugadora que nos permite al resto hacer nuestro juego con total impunidad. Te da la defensa, la agresividad, los rebotes, te permite correr... Y luego anota. Además es una tía que tiene millones de compromisos en la WNBA, pero siempre viene. Está encantada de jugar con nosotras. Nos da tres veces más de lo que nos pide".

Lyttle debutó con la selección en el año 2010 (Alberto Nevado/EFE)
Lyttle debutó con la selección en el año 2010 (Alberto Nevado/EFE)

Palau lo tiene claro: la pívot de San Vicente y las Granadinas nacionalizada en 2010 es la principal razón del salto de España en el último lustro, en el que ha ganado el oro europeo (2013) y la plata mundial (2014), entre otras medallas. "Todos esos años que pasamos con Amaya (Valdemoro), con Anna Montañana, con Cindy (Lima)... que sufríamos en cada Europeo para coger una medalla, y conseguimos un montón de cosas. Pero es que tú le pones a ese equipo una Sancho y te digo que habríamos conseguido más cosas", dice, sin querer desmerecer el trabajo del resto del equipo actual. "Anna (Cruz) es subcampeona de la Euroliga y campeona de la WNBA; Alba Torrens no sé ni cuántas Euroligas lleva ya... Estas tías también consiguen cosas en sus clubes. Está claro que hemos dado un paso adelante".

"Recuerdo que veíamos a esas rusas esbeltas y larguísimas y decíamos: 'Madre mía, ¿qué vamos a hacer contra estas tías?'. Pero lo suplimos con carácter, con agresividad. No podemos jugar de otra manera, España tiene que ser así. Y en chicos es lo mismo. Dentro ya tienen a un Pau o a un Marc, pero por fuera son unos canijos. Y ganan todo. Eso nos ha hecho desarrollar otras habilidades. Si salto y no la cojo, pues habrá que hacer una montañita entre todas y cogerla", continúa.

Sancho, que se incorporará a la concentración en los próximos días (está jugando en la WNBA con Atlanta Dream), es la guinda de un equipo que presume de ser una gran familia, un grupo de jugadoras al que le gustaría jugar juntas todo el año. ¿A qué aspiraría ese equipo? "Final Four como mínimo", afirma. "A lo mejor estoy un poco flipada, pero yo lo veo. Seríamos unas grandes competidoras. Y si nos dejan fichar a una americana más...", responde, antes de ponerse seria y admitir que no tocaría nada de la selección. "Hemos conseguido grandes cosas. Me gusta, me gusta ser una canija cutre. Luego cuando consigues algo le das más valor".

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios