EN 2009 GUARDO DÉCIMAS, AHORA CASI LAS NECESITA

Usain Bolt renace en Pekín dejando una duda en el aire: ¿cuál pudo ser su límite real?

El velocista jamaicano se llevó la victoria en la final de los 100 metros de los Mundiales de Pekín, con un tiempo de 9,79 segundos que le permitió batir al gran favorito, el norteamericano Justin Gatlin

Foto: Usain Bolt renace en Pekín dejando una duda en el aire: ¿cuál pudo ser su límite real?

Usain Bolt siempre vuelve a tiempo. El velocista jamaicano se llevó la medalla de oro en los 100 metros de los Mundiales de Atletismo de Pekín, después de llevarse la victoria en la gran final con un tiempo de 9.79 que le sirivió para derrotar al gran favorito, a Justin Gatlin, que sólo pudo ser segundo ante la brutal carrera de un Bolt, que recuperó su mejor versión para superar en medallas al histórico Carl Lewis.

Pero una duda queda en el aire. Efectivamente, Bolt volvió a demostrar que sigue siendo el rey de la velocidad, pero ya no lo es con la solvencia de otros años. Allá por el 2009, el jamaicano conseguía un nuevo récord del mundo, al lograr en el Mundial de Berlín un increíble registro de 9.58 segundos. Y, por si fuera poco, en aquella ocasión entró regulando esfuerzos en meta, es decir, se guardó unas décimas.

Consciente de su capacidad para seguir puliendo registros, probablemente no se esforzó en busca de un nuevo récord en futuras fechas, pero nunca llegó a producirse. ¿Hasta dónde hubiera podido llegar Bolt si entonces no hubiera entrado en meta con el freno de mano echado? ¿Cuál hubiera sido su límite? Parece que, a día de hoy, es algo que será imposible saber, pese a sus triunfos sacando lo mejor de sí.

En los dos últimos años, Bolt parecía haber perdido la vitola de imbatible. Sobre todo, porque Gatlin había conseguido convertirse en el hombre más rápido de las dos últimas temporadas, algo contra lo que el jamaicano no había podido luchar. Por tanto, el norteamericano llegaba como el gran favorito a la cita de Pekín, donde Bolt y Gatlin iban a verse las caras para tratar de confirmar quién era el más rápido del momento.

A lo largo de las clasificatorias, Gatlin mandaba avisos a su rival a base de victorias, consiguiendo tiempos que podían llegar a asustar al jamaicano, que no llegaba ni tan siquiera a acercarse a los registros del norteamericano. Una situación que se confirmó en semifinales, donde Bolt no sólo sufrió un severo susto, sino que vio como Gatlin volaba al meterse en la final con 9.77 segundos, un registro realmente espectacular.

Usain casi se queda sin final

Y es que Bolt estuvo cerca de no meterse a la final, pues en su semifinal se tropezó en la salida, lo que le obligó a sacar lo mejor de sí mismo para remontar y terminar ganando una serie que parecía que tenía perdida. Parece que ese susto dio lugar a que Bolt se 'enfadara' y sacara su mejor versión para luchar, en el momento de la verdad, contra un Gatlin que podía presumir de estar dominando la velocidad en los dos últimos años.

Así, llegaba la gran final, en la que el petendiente al trono mundial Gatlin trataba de destronar al rey Bolt. 9,79 segundos fueron los encargados de determinarlo: Bolt, más rápido que nunca, realizó una salida prodigiosa para superar por una sola centésima al norteamericano y hacerse con una nueva medalla de oro en un Mundial de atletismo, lo que le sirve para superar a Carl Lewis como atleta con más medallas de la historia en Mundiales.

En tercera posición acabó Trayvon Bromell, en una prueba que será recordada durante mucho tiempo: no sólo por el 'regreso' de Bolt como el mejor velocista del mundo sino sobre todo, por superar al histórico Carl Lewis en número de medallas (con 11) y en oros (con 9) en los Mundiales. 'El Rayo' ya es el mejor atleta de todos los tiempos, una situación que ha confirmado con una espectacular victoria en Pekín ante Justin Gatlin.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios