La ansiedad de Míchel: entre la amenaza de Simeone y el precedente de Laudrup
  1. Deportes
El peor inicio del Getafe en Primera División

La ansiedad de Míchel: entre la amenaza de Simeone y el precedente de Laudrup

José Miguel González Martín del Campo (Míchel) vuelve a vivir en el filo de la navaja tras cinco jornadas de Liga: cero puntos, un gol a favor y ocho en contra. Un calendario cruel podría terminar con su segunda etapa 'azulona' este martes

Foto: Míchel da instrucciones a sus jugadores durante el Barça-Getafe de la tercera jornada. (EFE)
Míchel da instrucciones a sus jugadores durante el Barça-Getafe de la tercera jornada. (EFE)

Nadie podrá acusar a Míchel de arrugarse frente a los medios, ni tampoco de quejarse en exceso cuando el técnico madrileño alude –entre las diversas causas de que su equipo esté colista– a las apreturas iniciales del calendario que le ha tocado en su regreso a Getafe doce años después de que le diesen su primera oportunidad en un club de Primera. Los 'azulones' perdieron en Mestalla en su estreno liguero con un gol de penalti (1-0), tuvo muy mala suerte ante el poderoso Sevilla después en su estadio (gol de Lamela en el minuto 93, 0-1) y realizó un buen encuentro en el Camp Nou, donde cayó por 2-1.

Pero aquel tanto de Sandro Ramírez en el Barcelona, el único del equipo hasta ahora en la Liga, ha sido probablemente el último momento de felicidad del entrenador, que sufrió el domingo siguiente la durísima en casa contra el Elche (0-1) y vio cómo el equipo se desplomaba el sábado pasado en Vallecas, festejo de Falcao incluido, en un equipo diezmado por un penalti infantil de Djené y en el que Sunal envió una falta al larguero en el minuto 1 para terminar fallando un penalti en el 80.

Todos menos el Madrid

El Getafe de Míchel juega bastante bien a ratos y luce una personalidad nueva, diferente a la del equipo de José Bordalás. Pero nada sale bien: con ocho goles en contra, la nave ha extraviado su camino y afronta los rigores extremos de un calendario demasiado riguroso (además de las lesiones de Vitolo, Arambarri, el propio Sandro o Jankto), añadidas a la marcha de Cucurella. Mientras se tambalea sobre la cuerda, Míchel recibe este martes (19:30 horas) la visita del Atleti de Diego Simeone; si sobrevive, se enfrentará en las dos siguientes jornadas a los representantes españoles en la Europa League: Betis y Real Sociedad. Apenas se habrá estrenado octubre y el Real Madrid será el único equipo 'fuerte' de la categoría al que todavía no se haya medido el Getafe.

placeholder Míchel arenga a sus jugadores en el partido del Camp Nou. (EFE)
Míchel arenga a sus jugadores en el partido del Camp Nou. (EFE)

El ejemplo de Laudrup

No hay hasta el momento ningún Getafe con peores estadísticas en las dieciséis temporadas que ha disputado el club del sur de Madrid en Primera División. Es, de hecho, la primera vez que no obtiene ningún punto en las cinco primeras jornadas. Hay, sin embargo, un precedente cercano que puede alimentar aún la ilusión. El Getafe más próximo (negativamente) a este de Míchel fue el dirigido por Michael Laudrup en la temporada 2007-8; aquel equipo liderado en el césped por De la Red, Casquero o Contra consiguió solo dos de los primeros quince puntos posibles. El exfutbolista danés no fue apartado del banquillo pese a aquel comienzo y luchó su permanencia durante toda la Liga. Sin embargo, permanece en la memoria de todos los aficionados por sus memorables cuartos de final contra el Bayern de Múnich en la Copa de la UEFA y por haber alcanzado la final de Copa del Rey (que perdió frente al Valencia).

El Getafe no juega en Europa este año y tampoco tiene nombres comparables a los de aquel equipo de Laudrup, pero a favor de Míchel juega la la continuación en la presidencia de Ángel Torres, que ha demostrado sobradamente su templanza a la hora de mantener a técnicos desesperados, sobre todo cuando las sensaciones del juego (como es este caso) son bastante mejores que los resultados. Míchel, cuya experiencia en el fútbol es difícilmente superable, reconoció su aprieto tras la severa derrota contra el Rayo: “Eso [la posible destitución] no depende de mí, igual que no depende de la directiva que el equipo gane o pierda partidos. Entre todos confeccionamos la plantilla e intentamos que las cosas vayan bien. Más allá de lo que hemos visto en estos cinco partidos, para todos es una sorpresa. Pasan muchas cosas y todas en contra. Lo demás no depende de mí [...] El campeonato está siendo muy cruel con nosotros”.

Foto: Míchel durante su etapa en el Puma de México. (Efe)

El técnico, de 58 años, que ha dirigido ya a clubes como Sevilla, Olympiacos, Marsella o Pumas de México, ya vivió un espantoso inicio de temporada en el banquillo del Málaga en la campaña 2017-18 (que terminaría con el descenso de los andaluces). El partido contra el vigente campeón de Liga –equipo del que fue hincha en la infancia por tradición familiar, antes de recalar en la cantera blanca– llega en un momento muy inoportuno. Pero el aficionado getafense que haya visto los tres últimos partidos ligueros del Atleti sabrá que el equipo de Simeone –aunque a una distancia interestelar en cuanto a presupuesto y plantilla– no termina todavía de carburar adecuadamente. Acostumbrado al funambulismo de vestuario, Míchel estará probablemente insistiendoles a sus jugadores, una y otra vez, que sólo podrán sacar algún botín el martes si no tienen miedo y aplican el manual que todavía no da frutos. Como dijo ayer, "muchos presidentes en esta situación ya habrían tomado decisiones, él sabe cómo trabajo".

Míchel
El redactor recomienda