Río de Janeiro se niega a que el estadio Maracaná cambie su nombre por Rey Pelé
  1. Deportes
Las protestas tumbaron el proyecto de ley

Río de Janeiro se niega a que el estadio Maracaná cambie su nombre por Rey Pelé

La decisión del Parlamento regional de Río de renombrar el estadio más famoso de Brasil generó tal rechazo que se ha visto obligado a dar marcha atrás un mes después.

placeholder Foto: Estadio de Maracaná.
Estadio de Maracaná.

Edson Arantes do Nascimento​ (Pelé) es probablemente el ciudadano brasileño más famoso de la historia del gigante sudamericano. Su prestigio, sin embargo, no ha sido suficiente para que el estadio más célebre del continente (Mario Filho 'Maracaná', en Río de Janeiro) cambie de nombre, sólo cuatro meses después de que el estadio del Nápoles fuese rebautizado como Diego Armando Maradona.

La Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro había aprobado a mediados de marzo un borrador de ley para renombrar uno de los escenarios más míticos del mundo del fútbol y realizar así un homenaje en vida al tres veces campeón mundial, de 80 años, que ha sufrido problemas de salud recientemente. La decisión, sin embargo, provocó un fuerte rechazo en la ciudad, dado que relegaba al olvido al periodista sin el cual, indudablemente, no existiría ese estadio.

placeholder Fotografía cedida por Netflix del documental de Pelé.
Fotografía cedida por Netflix del documental de Pelé.

Maracaná fue construido para el Mundial de 1950 (que acabaría traumáticamente, con la derrota local en la final ante Uruguay por 2-1). Recibió el nombre de Mario Filho, el carismático periodista y director de periódicos que impulsó el proyecto de que Brasil construyera el mayor estadio del mundo (como fue durante décadas) para ese Mundial de 1950, precisamente en el céntrico barrio carioca de Maracaná y con capacidad para más de 150.000 personas, de forma que hubiese gradas para espectadores de renta baja.

"Irracional" y "absurdo"

El nieto de Filho, Mario Neto, salió a los medios inmediatamente para calificar la decisión de “irracional”: “Si no fuera por Mario Filho, no habría un Maracaná y habría un estadio para 70.000 personas en una región distante”, afirmó. Un excompañero de selección de Pelé, Gerson, el Zurdo de Oro, manifestó que era un cambio “absurdo”: “¿Por qué no ponen su nombre al estadio del Santos?”. No fueron ni mucho menos los únicos: después de una ola de críticas en Río –e incluso otros estados de Brasil,– el Parlamento regional revirtió el pasado día 7 su decisión y restauró la calma, siempre transitoria en la gran ciudad con mayor belleza natural del mundo.

El Maracaná fue reformado con ocasión del Mundial 2014 (reduciendo su capacidad a 80.000 espectadores), y albergó las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de 2016. Su primer nombre en realidad fue Estadio Municipal Mendes de Moraes, en honor al entonces alcalde de la ciudad. Pero fue rebautizado con el nombre de Filho tras la muerte del periodista, en 1966.

Pelé jugó siempre en el Santos (de Sao Paulo, el otro gran foco económico de Brasil) antes de fichar por el New York Cosmos, equipo donde se retiró en 1977. Su débil vínculo con Río llevó a diversos historiadores, periodistas y/o opinólogos a criticar la decisión. (Aunque ‘O Rei’ marcó su gol número 1.000 en Maracaná, el 19 de noviembre de 1969, y también debutó allí con la 'Seleçao' el 7 de julio de 1957). Todo ello a pesar del hecho de que fue Pelé quien encabezó, con tres victorias mundialistas, la recuperación de la autoestima brasileña tras el desastre nacional del 'Maracanazo'.


En Brasil existe ya un estadio (en Maceió, noreste del país) llamado Rey Pelé. El cambio de la denominación del Maracaná se limitaba al estadio de fútbol; el complejo polideportivo anexo (que incluye el gimnasio Maracanãzinho y la pista de atletismo Célio de Barros) iba a seguir llamándose Mario Filho. Pero la medida no sólo irritó a los historiadores. Incluso la Fiscalía mostró su desacuerdo, dado que el nombre del Maracaná “forma parte de la identidad cultural de Río” y podría violar el patrimonio intangible de los aficionados al fútbol. "Todo lo que fue hecho por mi abuelo no será borrado por un bolígrafo de personas que quieren sacar algún provecho económico con ese cambio de nombre y ocultan sus intenciones", afirmó el nieto de Filho en una entrevista con la agencia Efe.

El legendario Pelé, que recibió muy fuertes críticas durante las masivas manifestaciones registradas en contra del Mundial de fútbol de 2014 el año anterior a su celebración, no ha hecho ningún comentario sobre el asunto. “Yo quería rendir tributo a nuestro rey del fútbol, el atleta del siglo, el mejor jugador de todos los tiempos”, se justificó el presidente del Parlamento fluminense, André Ceciliano, que había apoyado inicialmente la modificación; “pero el Maracaná será eternamente el Maracaná”. En realidad, como escribieron numerosos cronistas cariocas, hubiese dado igual: la gente, con toda seguridad, hubiese seguido llamando Maracaná al estadio Rey Pelé.

placeholder Pelé en uno de sus partidos con Santos. (AP)
Pelé en uno de sus partidos con Santos. (AP)

Pelé Río de Janeiro Estadio de Maracaná
El redactor recomienda