el francés perdió dos horas en el día

Carlos Sainz gana la etapa y se pone líder aprovechando la avería de Peterhansel

Joan Barreda se impuso en la etapa de motos y se colocó tercero en la general, pero una caída le hizo llegar magullado a la meta y se desconoce si podrá seguir en la prueba

Foto: Carlos Sainz, durante la etapa. (EFE)
Carlos Sainz, durante la etapa. (EFE)

El piloto español Carlos Sainz (Peugeot) se adjudicó hoy, en coches, la séptima etapa del Dakar 2018, entre La Paz y Uyuni (Bolivia), y arrebató el liderato de la carrera al francés Stéphane Peterhansel (Peugeot), que perdió casi dos horas por problemas mecánicos durante el recorrido. Sainz, que antes de comenzar la etapa era segundo en la general, a más de 27 minutos de Peterhansel, completó los 413 kilómetros cronometrados de la especial del día en 4 horas, 49 minutos y 26 segundos. Sainz comentaba a sus allegados después de la etapa que la primera parte de la etapa, con dunas y hierba de camello, le iba muy bien a su coche y que la navegación de Lucas Cruz fue perfecta durante todo el día.

Peterhansel se pasó alrededor de una hora y 45 minutos detenido a la altura del kilómetro 186 de la especial del día tras reportar problemas mecánicos de su automóvil, cuando lideraba la etapa al haber marcado el mejor tiempo en los tres primeros puntos de paso del recorrido. El piloto francés rompió la rueda trasera izquierda contra una roca cuando intentaba adelantar a una moto, y tuvo que esperar a ser asistido por su compatriota y compañero de equipo Cyril Despres (Peugeot), pues esta era una etapa maratón donde no pueden recibir ningún tipo de asistencia a menos que sea de otro piloto. El gran campeón francés pareció durante todo el día apresurado, intentando atacar al recorrido y buscando una velocidad quizá excesiva para lo que ofrecía el desierto.

El segundo lugar de la etapa fue para el sudafricano Giniel De Villiers (Toyota), a 12 minutos y 5 segundos de Sainz, y en tercer lugar quedó el catarí Nasser Al-Attiyah, a 14 minutos y 19 segundos. Tras esta etapa, Sainz tendrá alrededor de una hora y 15 minutos de ventaja sobre sus perseguidores, cuando restan por celebrarse otras siete etapas del rally por Bolivia y Argentina. Hay que ir día a día, dicen desde su equipo. "Para nosotros es importante pasar el día a día sin problemas. Queda tantísimo que cualquier día puede llegar una sorpresa", explicaba tras la carrera el madrileño.

En la etapa de este domingo, entre Uyuni y Tupiza (Bolivia), con 585 kilómetros, de los que 498 kilómetros son cronometrados, Sainz tratará de preservar su coche para llegar al campamento, donde finalmente podrá ser revisado y reparado por el equipo de mecánicos de Peugeot, justo antes de entrar en territorio argentino. Asimismo, Sainz se queda como la primera baza del equipo de Peugeot para ganar este Dakar, pues además del percance padecido hoy por Peterhansel, el francés Sébastien Loeb abandonó en la quinta etapa. Despres continúa en carrera, pero sin posibilidades de triunfo tras haber roto también una rueda en la cuarta etapa y estar a mucha distancia de la cabeza.

Barreda gana la etapa

El español Joan Barreda (Honda) ganó este sábado la séptima etapa de motos del Dakar 2018, pero llegó a la meta muy dolorido y con la rodilla izquierda lesionada por una caída en el último tramo. Barreda, que completó los 425 cronometrados de la especial del día, entre La Paz y Uyuni (Bolivia), en 5 horas, 11 minutos y 10 segundos, se fue directo a la enfermería una vez llegó al campamento del final de la etapa.

El francés Adrien Van Beveren (Yamaha) fue segundo a 2 minutos y 51 segundos de Barreda, con lo que recupera el liderato de la clasificación general, en detrimento del argentino Kevin Benavides (Honda), que fue tercero, a 8 minutos y 2 segundos. Con su tercera etapa ganada en este Dakar, Barreda sube al tercer lugar de la general, a 4 minutos y 45 segundos de Van Beveren, pero aún se desconoce si la lesión sufrida le permitirá seguir en carrera, pues ya arrastraba una dolencia en su muñeca izquierda por otra lesión padecida a mitad de año pasado.

El castellonense había arrasado en los primeros sectores de la séptima etapa, al sacar por momentos hasta 11 minutos de ventaja a su compañero de equipo Benavides, pero la caída le hizo perder el tiempo, aunque no el suficiente como para que le birlaran el triunfo de la especial. En quinto lugar de la etapa finalizó el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), mientras que en undécimo lugar quedó el debutante español Jonathan Barragán (Gas Gas), seguido de su compatriota Gerard Farrés (KTM), que fue duodécimo.

Podrán ser asistidos por sus equipos

La séptima etapa del Dakar era al estilo maratón, por lo que los competidores no pueden recibir ningún tipo de asistencia o ayuda para reparar cualquier problema mecánico durante todo el día, ni siquiera al final, por lo que los vehículos pasan a un parque cerrado en el campamento de llegada. Los pilotos deberán afrontar con la mismas condiciones que llegaron a Uyuni la etapa de este domingo, que llegará hasta la ciudad boliviana de Tupiza, donde finalmente podrán ser asistidos por sus equipos de mecánicos.

El recorrido de hoy estuvo marcado por la lluvia que cayó durante gran parte de la especial, lo que hizo que los caminos quedaran embarrados y dificultaran la conducción y la navegación por el altiplano boliviano.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios