La rebelión de la túnica provoca un terremoto en el mundo del ajedrez
  1. Deportes
las ajedrecistas son bien tratadas en riad

La rebelión de la túnica provoca un terremoto en el mundo del ajedrez

La negativa de Anna Muzychuk a disputar el Campeonato del Mundo de Ajedrez Rápido y Relámpago ha provocado un gran debate, más cuando las mujeres participantes no se han quejado de nada

placeholder Foto: En la imagen, a la derecha, Anna Muzychuk. (EFE)
En la imagen, a la derecha, Anna Muzychuk. (EFE)

Su drástica decisión alborotó por completo el Campeonato del Mundo de Ajedrez Rápido y Relámpago, tanto en hombres como en mujeres, que se celebra estos días en Riad (Arabia Saudí). A través de su cuenta de Facebook anunció Anna Muzychuk, vigente campeona en ambas especialidades, que no defendería sus títulos al negarse a jugar vestida con la tradicional túnica árabe. "Para mantener mis principios y no sentirme como una criatura de segunda categoría", recalcó la jugadora ucraniana. "He decidido no ir a Arabia Saudí para no jugar con las reglas de otros, por no llevar abaya, por no tener que ir acompañada cuando estoy en la calle...", enfatizó. Su decisión ha provocado un tremendo terremoto en el mundo del ajedrez, que en buena parte no está de acuerdo con sus reflexiones a la vista de lo que está sucediendo en realidad en este campeonato.

La realidad, según manifiestan todos los participantes, de ambos sexos, es que las mujeres están siendo tratadas perfectamente. "Qué fácil es hablar desde el sofá de casa sin tener ni idea y sin estar en el lugar. En Arabia las mujeres están jugando sin velo, están siendo tratadas a la perfección, no ha habido ni un solo problema. Basta de demagogia y mentiras", escribió en su cuenta de Twitter Paco Vallejo. El Gran Maestro español, participante en este torneo, manifestó con clara vehemencia su malestar a la vista de la polémica generada por Anna Muzychuk al renunciar a participar.

Apoyo y condena

La rebelde jugadora se negó a participar apuntando a la abaya como elemento del conflicto. Sin embargo, la realidad es que la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) y las siempre estrictas autoridades del país árabe alcanzaron un acuerdo para que las jugadoras no llevaran la polémica prenda. Lo cierto es que como se puede apreciar perfectamente a través de las redes sociales, todas están afrontando las partidas con absoluta normalidad si de vestimenta hablamos. En ningún momento, también fuera de las estancias en las que se celebra el bautizado como Campeonato Mundial Rey Salmán, las jugadoras deben llevar velo o nada parecido.

No ha sido una decisión sencilla de tomar por la vigente campeona, sobre todo porque en este torneo se reparten 2 millones de dólares, dinero que no se mueve, ni mucho menos, en otros torneos del circuito. Más de 200 ajedrecistas de 70 países diferentes no han dudado a la hora acudir a Riad, igual que Anna tuvo claro todo lo contrario. "Habrá personas que me apoyarán y otras me condenarán", reconoce la ucraniana en una entrevista concedida a 'Reuters', subrayando que "soy perfectamente responsable de la decisión que tomé". Dice, eso sí, que "fue difícil decidirme porque soy la vigente campeona en ambas disciplinas y de esta manera he perdido los dos títulos".

Desde hace tiempo, el mundo del ajedrez se ve periódicamente alterado por cuestiones de este tipo. El pasado mes de febrero se disputó en Teherán (Irán) el Mundial Femenino, que se vio envuelto en una gran polémica desde el mismo momento en que se supo que las participantes deberían jugar con hiyab, el tradicional velo que cubre la cabeza de las árabes. Anna Muzychuk sí participó (perdió en la final), pero por ejemplo, la estadounidense Nazi Paikidze se negó a disputar el torneo. "Antes preferiría sacrificar mi carrera que ser obligada a vestir un hiyab. Significaría apoyar la opresión de las mujeres, y yo no estoy dispuesta a hacerlo", declaró.

Un hecho "histórico"

David Martínez Martín, maestro internacional de ajedrez, entrenador del gran maestro David Antón, de la selección nacional femenina y director de Chess24.com en español, reconoce que "no es precisamente correcto el trato que se le dispensa a las mujeres en estos países, pero me dicen los que están participando en esta competición que se están esforzando con las mujeres para que se sientan cómodas. Alguna con la que he hablado me ha comentado que están muy contentas con el tratamiento que les están dispensando".

Foto: La campeona de ajedrez Anna Muzychuk (Reuters) Opinión

Subraya el entrenador que "entre todos deberíamos hacerlas sentirse cómodas allá donde jueguen y por degracia no es así en algunos momentos. Se está intentando que este torneo sea una demostración al mundo de que Arabia Saudí se comporta bien con ellas. Insisto, todas están muy contentas con el trato". Asegura que "comprendo a las que han ido y a las que no. Para mí el problema es que tengan que elegir, convirtiéndolas en activistas. Por otra parte, nadie me ha dicho que las jugadoras vayan acompañadas por la calle", algo que denunció la ucraniana, aunque sí van tocadas por el tradicional yihab.

Este tipo de hechos, los que denuncia la ucraniana ahora, provocó que en los últimos tiempos se hayan flexibilizado claramente las normas en las competiciones que se han celebrado en ciudades de países árabes. David Martínez califica como "histórico" que las mujeres puedan jugar sin ninguna prenda típica del mundo árabe y lamenta que "por desgracia, lo que más interesa es el sensacionalismo. Repito, alguna jugadora con la que me he comunicado me ha transmitido que están tan felices. Alguna ha salido a cenar fuera del hotel y no ha tenido ningún problema". "Pero como se ha viralizado tanto el caso...", resume lamentando que la competición, lo realmente importante, haya quedado en un plano secundario.

Had very lovely evening in #riyadh #saudiarabia wearing #abaya for the first time together with #hijab

Una publicación compartida de Keti Tsatsalashvili (@keti_tsatsalashvili) el

Una organización superior

Lisandra Ordaz, la número 1 de Cuba, también la comentarista Keti Tsatsalashvili, por poner dos ejemplos, no han mostrado la más mínima queja desde que aterrizaron en Riad, según se subraya en Chess24.com. La segunda, muy activa en las redes sociales, aparece en una imagen ataviada con abaya y hiyab , pero sólo cuando salió a la calle a hacer turismo. Ambas recalcan que están disfrutando de una gran experiencia, sin denunciar hecho alguno cuando la competición está en marcha. En las salas donde se disputan las partidas, absoluta normalidad en todo momento.

"La organización está siendo superior, todos los que forman parte de ella están atentos en todo momento por si necesitamos algo", relata la caribeña. "Cuando acabamos de jugar, siempre hay listo algo para comer. Todos son muy respetuosos en todo momento", enfatiza. Pero la realidad es que el torneo está envuelto de polemica y nada hará cambiar esa sensación. Mientras los que están sólo tienen buenas palabras, los que optaron por no acudir lanzan dardos sin parar. Ahí está el caso de la argentina Carolina Luján, que en su cuenta de Twitter explicó así su renuncia a acudir a este campeonato: "Ya me perdí el Mundial de Irán, ni consideré jugar en Arabia Saudí. Espero que el próximo Mundial, al que también clasifiqué, se organice en un país que repete los derechos humanos y la diversidad cultural".

Ajedrez Arabia Saudí
El redactor recomienda