ESCÁNDALO TRAS PROBLEMAS EN EL HIMALAYA

La montaña da la razón a ambos en la 'guerra Edurne-Juanito'

Esta semana, el alpinismo ha vuelto a ocupar gran parte de las portadas en España después de que Juanito Oiarzabal reaccionara bruscamente el pasado miércoles y acusara

Foto: La montaña da la razón a ambos en la 'guerra Edurne-Juanito'
La montaña da la razón a ambos en la 'guerra Edurne-Juanito'

Esta semana, el alpinismo ha vuelto a ocupar gran parte de las portadas en España después de que Juanito Oiarzabal reaccionara bruscamente el pasado miércoles y acusara a Edurne Pasaban de mentir para ocultar el fracaso de su misión.

Los dos alpinistas españoles más mediáticos quedaron enfrentados en todos los medios generalistas. Cierto es que las formas de Juanito no ayudaron, pero lo expuesto por el veterano montañero fue este viernes confirmado por la propia Edurne, a quien lo que realmente le dolió fue la crítica tan feroz contra ella y su expedición. Su compañero le llegó a llamar “la princesa del pueblo”.

Más allá de esta polémica, el peligro de la montaña y la dureza de este deporte, que no deben ser banalizados en ninguno de los análisis que se hagan al respecto, terminan por darles la razón a ambos alpinistas.  

Oiarzabal se sintió muy dolido al comprobar cómo se magnificó en los medios la ayuda que recibió en los últimos metros de su descenso tras hollar el Lothse, ochomil del Himalaya. Allí sufrió problemas de deshidratación extrema que le obligaron a ser evacuado en helicóptero desde el campo base para ser ingresado en un hospital de Kathmandú donde se repuso. Sus quejas, una vez en España, tenían que ver con lo mal que se había transmitido lo ocurrido allí, incluso a través del canal de información de la mediática expedición de Pasaban.

Coincidiendo con su ascensión, tres españoles sufrieron problemas mucho mayores que obligaron a otras expediciones a realizar el rescate. Sacar al andaluz Lolo González de la montaña requirió de la implicación de decenas de alpinistas, siendo de especial mención el papel que jugaron los hermanos argentinos Willy y Damián Benegas, junto con Matías Erranz.  

La deformación de las noticias de la alta montaña

Al regresar a España el pasado fin de semana, Juanito descubrió que su imagen exhausto llegando al campo base con oxígeno ayudado por la expedición de Edurne Pasaban había dado la vuelta al mundo y se había vendido como que le habían salvado la vida. La deformación habitual de todas las noticias que vienen de la alta montaña había equiparado esta vez la ayuda que él recibió (que sólo fue de media hora desde el pie de la montaña hasta las tiendas del campo base) con los graves problemas vividos por los tres alpinistas rescatados. Fue en ese momento cuando al siempre expresivo Juanito le hirvió la sangre.

Esto justifica que en la rueda de prensa que ofreció el miércoles, Oiarzabal sacara todo el orgullo que lleva dentro, forjado, todo sea dicho, con multitud de hazañas en la montaña. Pero las formas sorprendieron a propios y a extraños, y fueron la mejor excusa para que el tema siguiera siendo portada unos días más. Se esperaba la llegada de Edurne este viernes para conocer su respuesta.

Edurne no pudo alcanzar su objetivo

La tolosarra, que regresaba del Himalaya tras renunciar al ataque del Everest sin oxígeno después de ser la primera mujer en alcanzar los 14 ochomiles de la Tierra, se mostró "dolida y alucinada" por lo dicho por Juanito, aunque confirmó todos y cada uno de las puntualizaciones que había hecho el alpinista de 55 años y 25 ochomiles hollados.

Oiarzabal afirmó que se había vendido el rescate de los otros alpinistas, coordinado durante 48 horas desde el campo base por Pasaban y su equipo, como ‘el del siglo’, y que se le había incluido a él como uno de los rescatados sólo para ocultar el fracaso de la expedición de su compatriota. Ella desmintió este punto pero admitió que no renunciaron al Everest por coordinar al rescate sino por una mala planificación y por el mal tiempo.

En definitiva, estos problemas ocurren muy lejos de la civilización, en lugares donde las distancias, la fuerza de la naturaleza, las relaciones personales y hasta los egos de cada uno llegan a desvirtuarse hasta puntos extremos. Eso afirman los que llegan a estar allí, pero el acelerado tiempo que maneja habitualmente la prensa no suele conformar las historias de la manera más correcta, y mucho menos si surgen problemas.

Carlos Pauner, presente en el ascenso de Juanito al Lothse, dijo al aterrizar en Madrid sobre este desfase que "hay que guardar un silencio prudencial hasta que se conozcan todos los datos". Si así fuera, se hubiese evitado que tanto Edurne como Juanito ocupasen portadas por estos motivos tan negativos.

Descubre más e interactúa en nuestra página de Facebook: EC Deportes

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios