SUJETA LOS CLAVOS CON FIRMEZA Y SEGURIDAD

Las mejores clavadoras neumáticas profesionales para bricolaje y carpintería

Tanto si eres un aficionado al bricolaje como si te dedicas profesionalmente a la carpitnería, necesitarás la mejor clavadora neumática en tu set de herramientas

Foto: Las mejores clavadoras neumáticas que podrás encontrar en Amazon
Las mejores clavadoras neumáticas que podrás encontrar en Amazon
Autor
Tiempo de lectura15 min

Una clavadora neumática es muy útil a la hora de realizar multitud de tareas profesionales o de bricolaje relacionadas con la carpintería, la tapicería o la construcción. De hecho, nos facilita, y mucho, el montaje de muebles, la instalación de pladur y de molduras de yeso y la colocación de cuero o tela sobre sofás, sillas y sillones, por ejemplo.

Todo esto se puede hacer fácilmente con la Makita AF505, que ha sido elegida como la mejor clavadora neumática de esta comparativa realizada tras un pormenorizado análisis de cientos de opiniones de usuarios de Amazon. Posee salida de aire orientable en 360º, cargador de 100 clavos, maletín de transporte y gafas de seguridad. Lo mismo pasa con la Salki 86900006, aunque sea un modelo más enfocado a manualidades y trabajos decorativos de precisión.

El mejor, nuestra elección: Clavadora Neumática Makita AF505

La mejor clavadora neumática de la marca Makita según las valoraciones de los usuarios de Amazon. Su nota media es de 4,1 sobre 5 con un 66 % de reseñas de 5 estrellas. Por ejemplo, Manuel dice de ella que es “una clavadora neumática para puntas con cabezas y sin ellas ideal para tapicería, para manualidades y para montar muebles. Recomendable al 100 %”. En cambio, Jorge nos cuenta que le parece “una clavadora de alta precisión con una relación calidad-precio fantástica y muy versátil y fácil de usar”.

Clavadora neumática Makita para compresores de aire
Clavadora neumática Makita para compresores de aire

Esta clavadora neumática con salida de aire giratoria en 360º posee forma de pistola e incorpora un cargador de 100 clavos. Posee un sistema de seguridad en el morro que, además, protege la pieza de trabajo. También dispone de un seguro en el disparador e incluye unas gafas de seguridad y un maletín de transporte.

Comprar en Amazon

Segunda opción: Clavadora neumática para clavos sin cabeza Salki 86900006

Ahora vamos con la mejor clavadora neumática de la marca Salki en base a las opiniones de los usuarios de Amazon. Posee una calificación de 3,7 sobre 5 con un 41 % de valoraciones de 5 estrellas. “Una clavadora neumática ultraligera, perfecta para trabajos decorativos y con una estructura ergonómica y resistente a la corrosión y al desgaste” dice de ella Raúl. Por su parte, Tomás nos cuenta que “buscaba buenas ofertas en clavadoras neumáticas y vi este modelo de doble gatillo” y que “es una herramienta de alta calidad y muy eficiente en tareas de precisión”.

Clavadora automática Salki para clavos sin cabeza
Clavadora automática Salki para clavos sin cabeza

Aquí hablamos de una clavadora neumática con cargador de aluminio anti-corrosión provisto de una ventana que permite comprobar la cantidad de clavos alojados en su interior. Además, dispone de un gatillo con sistema de seguridad en el morro y es muy ligera. Solo pesa 399 gramos.

Comprar en Amazon

Alternativa: Grapadora de aire comprimido Einhell DTA 25/2

Vamos a terminar comentando la que, según los comentarios de los usuarios de Amazon, es la mejor clavadora neumática de la marca Einhell. Luce una espléndida nota de 4,4 sobre 5 con un 67 % de puntuaciones de 5 estrellas. Agustín indica que “es una pistola metálica de grapas con indicador de nivel de clavos en el cargador muy práctica y funcional”, a lo que Tony añade que “es la mejor clavadora neumática que he tenido” ya que “posee una estructura robusta de acero inoxidable y aluminio, no resulta muy ruidosa y es compatible con multitud de tipos de clavos”.

Pistola grapadora de aire comprimido para clavos Einhell
Pistola grapadora de aire comprimido para clavos Einhell

Esta clavadora neumática con racor para conexión de aire posee una empuñadura antideslizante y de reducción de vibraciones y elementos de acero inoxidable en su estructura. Además, también cuenta con una carcasa de aluminio fundido a presión y un cargador de clavos con indicador de nivel. Incluye una salida de aire giratoria, un maletín de transporte y almacenado y una botella de lubricante.

Comprar en Amazon

¿Cómo elegir una clavadora neumática y qué tener en cuenta antes de adquirir una?

De esta comparativa de clavadoras neumáticas se desprende que estos son los aspectos más importantes para los usuarios a la hora de elegir entre un modelo u otro:

  1. Capacidad del cargador: las mejores clavadoras neumáticas disponen de cargadores con capacidad para hasta 100 clavos.
  2. Versatilidad: es recomendable que el cargador de la grapadora universal admita grapas y clavos de cabeza plana y/o cabeza perdida.
  3. Calibre: como mínimo, la clavadora debe usar clavos de hasta 5 cm de longitud y grapas de entre 3,2 y 4 cm. Según el modelo, podrá emplear clavos con un grosor de 0,6 mm, 0,8 mm, 1,2 mm, 1,4 mm o 1,8 mm.
  4. Compresor: de, al menos, 50 litros.
  5. Presión: cuanto mayor sea, mejor podremos trabajar sobre materiales duros. Lo ideal es que ofrezca entre 4 y 8 bares de presión. Esto suele marcar bastante el precio de la clavadora neumática.
  6. Vibración: una clavadora neumática con bajo nivel de vibración nos permitirá trabajar de forma más precisa y cómoda.
  7. Peso: cuanto más bajo sea, mejor. Es recomendable que resulte inferior a 1 kg.
  8. Profundidad de clavado: será mayor o menor en función de la presión ofrecida. Según las opiniones en clavadoras neumáticas analizadas, debe permitir incrustar el clavo, como mínimo, a 10 cm de profundidad.
  9. Seguridad: una clavadora neumática para montaje de armarios, tapicerías, manualidades o cualquier otro uso debe contar con sistema de bloqueo del gatillo, interruptor de seguridad y mecanismo de desconexión rápida del aire comprimido.
  10. Regulación electrónica de la potencia: así podremos adecuar el rendimiento de la herramienta al tipo de material utilizado.

¿Qué es una clavadora neumática?

Una clavadora neumática es una máquina-herramienta que utiliza aire comprimido para permitir al usuario colocar un gran número de clavos o grapas sobre madera, metal, plástico o cualquier otro material de forma fácil y cómoda y en muy poco tiempo. Tiene forma de pistola y va asociada a un compresor que es el responsable de introducir el aire a presión en su sistema de funcionamiento.

¿Cómo funciona y para qué sirve una clavadora neumática?

Cualquier clavadora grapadora neumática consta de las siguientes partes:

  1. Compresor: es el responsable de introducir el aire a presión dentro del mecanismo. Si se trata de una clavadora neumática inalámbrica, es sustituido por un cartucho de aire comprimido.
  2. Cartucho de clavos o grapas: contiene 50, 100 o más clavos o grapas listas para ser colocadas sobre el material.
  3. Mecanismo de impulsión del clavo: se trata de un engranaje de percusión que, mediante el uso del aire comprimido del cartucho o compresor, lanza el clavo o la grapa a gran velocidad para que se introduzca en el material.
  4. Empuñadura antideslizante: pensado para sujetar con firmeza la herramienta.
  5. Gatillo: para disparar cada clavo o grapa individualmente.

Al arrancar la pistola clavadora neumática, el clavo o grapa sale del cartucho y se sitúa en el mecanismo de impulsión y junto al orificio de salida. Después, el aire comprimido queda retenido en una cámara de aire a la espera de que el usuario pulse el gatillo. Al hacerlo, este es liberado desplazando un pistón que, mediante un movimiento de percusión, expulsa el clavo o la grapa a gran velocidad y con mucha fuerza para que atraviese el material de trabajo.

¿Qué tipos de clavadoras existen?

Podemos diferenciar diferentes tipos de clavadoras en función de la fuente de energía que utilizan:

  1. Clavadoras neumáticas: son aquellas que utilizan aire comprimido para liberar el clavo o grapa. Son las más versátiles ya que pueden servir tanto para pequeñas tareas de bricolaje como para trabajos profesionales según el tipo de clavos que usen.
  2. Clavadoras eléctricas con cable: son las más simples. Emplean un motor eléctrico alimentado por un cable conectado a la red eléctrica que genera una fuerza explosiva de combustión o de aire comprimido para impulsar el clavo. Pueden ser de resorte o electromagnéticas. Son ultraligeras, económicas y silenciosas, aunque no ofrecen tanta potencia como las neumáticas.
  3. Clavadoras a batería: iguales que las eléctricas, pero emplean una batería como fuente de alimentación en lugar de un cable.
  4. Clavadoras a gas: semejantes a las neumáticas pero, en lugar de contar con un percutor movido por aire comprimido, disponen de una cámara de combustión. Requieren de un cable o una batería que genere una chispa que genere dicha combustión. Al producirse, se eleva la presión y el clavo sale disparado. Son también clavadoras recomendadas para trabajos pesados.
  5. Clavadoras a pólvora: casi en desuso. Funcionan de forma similar a las de gas pero utilizando pólvora, lo que las hace especialmente peligrosas.

Usos habituales de las clavadoras neumáticas

Las mejores clavadoras neumáticas nos brindan la posibilidad de realizar todas estas tareas:

  1. Construcción: ensamblaje y conexión de piezas de pladur, chapa, estructuras prefabricadas e, incluso, hormigón.
  2. Tapicería: tapizado de sofás u otros elementos con piel, cuero, tela...
  3. Montaje: de estructuras metálicas y de madera.
  4. Techado: colocación de techos de escayola, tela asfáltica, etc.
  5. Artesanía: para manualidades de todo tipo.
  6. Carpintería: armado de cajas, cajones, estructuras y muebles de madera en general.
  7. Acabados: en puertas, armarios y muebles de madera en general.
  8. Decoración: instalación de cuadros, cortinas, celosías, lámparas y marcos de puertas y ventanas.
  9. Reparaciones: arreglos en sillas, mesas y muebles en general que hayan sufrido algún desperfecto.
  10. Bricolaje: fijación de muebles a la pared, fabricación de muebles artesanales, manualidades...

¿Qué diferencias hay entre una clavadora neumática y una eléctrica?

Entre una clavadora neumática de aire comprimido y una clavadora eléctrica hay diferencias notables. Este es un resumen de las características y ventajas que ofrece cada tipo:

  1. Clavadora neumática:
  • Admite una gran variedad de clavos y grapas de diferentes tamaños.
  • Ideal para tareas pesadas y complejas.
  • Muy ligera.
  • Disparo potente para una mejor fijación sobre cualquier material.
  • Bastante ruidosas.
  1. Clavadora eléctrica:
  • Más ligera incluso que las mejores clavadoras neumáticas.
  • Muy silenciosa.
  • Disponible con cable o a batería (inalámbrica) para una mayor libertad de movimientos y para facilitar el acceso a superficies de trabajo complejas.
  • Disparo poco potente.

Las pistolas grapadoras eléctricas son menos potentes y más portables que las mejores clavadoras neumáticas

En resumen, debemos elegir una clavadora neumática si necesitamos realizar trabajos profesionales sobre materiales duros y resistentes con asiduidad. En cambio, una clavadora eléctrica de clavos puede sernos más útil si simplemente queremos una herramienta de este tipo para realizar tareas puntuales de bricolaje en casa o como complemento a una de aire comprimido que nos permite llegar a rincones de difícil acceso.

¿Qué tipos de clavos necesita una clavadora neumática?

Las tareas que podremos realizar después de comprar una clavadora neumática vendrán determinadas por el tipo de clavos que usemos. Hay disponibles los siguientes:

  1. Clavos de acero pulido: tienen cabeza plana o perdida y son los más utilizados. Resultan muy útiles para colocar rodapiés, marcos y molduras y para ensamblar piezas de madera.
  2. Clavos de acero zincado: pueden ser de cabeza plana y cuerpo roscado (resistentes a la extracción, fáciles de clavar y aptos para trabajos difíciles y a largo plazo); de vidriero (específicos para trabajos en cristal); y de grampillón (poseen una cabeza circular y forma de 'U' y son perfectos para tejados y paredes de ladrillo).
  3. Clavos de acero galvanizado: disponen de una cabeza ancha y, gracias a que el galvanizado impide su oxidación, son perfectos para yeso.
  4. Clavos de forja y latón: sirven para realizar acabados decorativos en madera. Poseen cabeza redonda o piramidal.
  5. Clavos de bronce pulido: específicos para tapicería.

Generalmente, una clavadora neumática profesional o industrial puede trabajar con clavos de entre 1,5 y 8 cm de largo. Sin embargo, en lo que realmente debemos fijarnos al elegir es en el ancho de estos:

  1. Clavos de 0,6 mm: clavos sin cabeza (pins) y mini brads (clavos con cabeza pequeños). Solo para madera, molduras y marcos de puertas ya que pueden ocultarse fácilmente con pintura o barniz.
  2. Clavos de 0,8 mm: pins y mini brads un poco más gruesos que los anteriores y específicos para muebles, cajones y molduras grandes.
  3. Clavos de 1,2 mm: los más utilizados. Se trata de brads (clavos de tamaño estándar con cabeza) que proporcionan una excelente sujeción. Al ser difíciles de ocultar, suelen colocarse en pladur y en la parte no visible de estructuras de madera o metal.
  4. Clavos de entre 1,4 y 1,8 mm: específicos para trabajos pesados sobre materiales muy duros como el cemento, el ladrillo o el hormigón.

¿Qué tipo de seguridad debo tener a la hora de usar una clavadora neumática?

No importa si hemos comprado una clavadora neumática barata o una de las mejores del mercado. A la hora de usarla, debemos seguir las siguientes recomendaciones de seguridad:

  1. Equipo de seguridad: gafas protectoras con certificado >87+, casco rígido, cascos inhibidores de ruido para los oídos y botas con punta de acero.
  2. Leer concienzudamente las instrucciones del fabricante y tener siempre disponible el manual en la zona de trabajo.
  3. Revisar todos los componentes de la herramienta antes de empezar a trabajar.
  4. Inspeccionar el material de trabajo en busca de elementos que puedan causar un rebote del clavo.
  5. Mantener las manos, al menos, 30 cm alejadas de la zona de clavado.
  6. Usar la clavadora manteniéndola lejos del cuerpo.
  7. No utilizar la clavadora cuando hay otras personas alrededor.
  8. Desconectar el compresor o el cartucho de aire comprimido al intentar sacar clavos atascados, subir o bajar escaleras, dejar de usar la clavadora o pasársela a otra persona.

¿Por qué suceden los accidentes con las clavadoras neumática?

Ni siquiera las clavadoras neumáticas recomendadas para uso industrial y trabajos pesados son herramientas peligrosas siempre y cuando se usen correctamente. Aquí explicamos por qué se producen la mayoría de accidentes en los que están involucradas:

Un uso inadecuado de la clavadora neumática puede provocar lesiones graves. Úsala de forma responsable

  1. Descarga involuntaria de clavos: se produce al no retirar el aire comprimido cuando se deja de usar la clavadora o por realizar un doble disparo en los modelos de gatillo. Esto último sucede especialmente a los trabajadores con poca experiencia al empujar la herramienta con demasiada fuerza contra la superficie. También puede acontecer al sujetar la pistola dejando el dedo sobre el gatillo al caminar. Si, por ejemplo, el operario choca contra otro o se tropieza, puede dispararse un clavo en el pie. Por ello es tan importante el uso de botas de seguridad con punta de acero en este tipo de trabajos.
  2. Atravesar la superficie de trabajo: cuando el clavo se dispara sobre un nudo de la madera, el cual es detectable por la variación en el veteado natural de esta, puede atravesar el material y salir disparado como un proyectil, con los riesgos que ello implica. Esto se debe a que dichos nudos son zonas especialmente blandas. Hay que aprender a detectarlos y nunca poner clavos en ellos.
  3. Rebote del clavo: se produce cuando el clavo se dispara sobre una superficie rígida que no es capaz de atravesar. Esto hace que salga rebotado hacia el operario o lanzado como un proyectil. Para evitarlo, es necesario revisar la superficie de trabajo en busca de elementos metálicos.
  4. Errores de cálculo: los más habituales consisten en no mantener el contacto entre la punta de la clavadora y el material y ubicar las manos en la trayectoria del clavo. Conviene tomarnos un segundo para analizar nuestra posición antes de disparar.
  5. Malas posturas: la clavadora nunca se debe usar por encima de la altura de los hombros. Además, debemos extremar las medidas de precaución al operar sobre escaleras, en espacios reducidos o cuando la tenemos que sujetar con nuestra mano no dominante. También debemos mantener el cuerpo lo más alejado posible de la herramienta.

¿Cuáles son las mejores clavadoras neumáticas según calidad precio?

Las mejores marcas de clavadoras neumáticas diseñan modelos realmente versátiles y potentes a muy buen precio. Este es un pequeño resumen con las características de las más interesantes del momento:

  1. Makita AF505
  • Clavadora neumática de diseño ergonómico con elastómero.
  • Protección de la pieza de trabajo mediante tope de goma en el cabezal.
  • Salida de aire regulable en 360º.
  • Cargador de 100 clavos.
  • Disparador con seguro.
  • Maletín de transporte.
  • Lubricante y gafas protectoras incluidas.
  1. Salki 86900006
  • Clavadora neumática para clavos sin cabezas de 0,6 mm de grosor.
  • Cargador de aluminio fundido resistente a la corrosión y al desgaste.
  • Ultraligera (400 gramos de peso).
  1. Einhell DTA 25/2
  • Grapadora manual de aire comprimido y de acero inoxidable resistente al desgaste y la corrosión.
  • Carcasa de aluminio fundido.
  • Mango ergonómico antideslizante.
  • Indicador de nivel de clavos en el cartucho.
  • Interruptor de seguridad.
  • Salida de aire giratoria.
  • Incluye maletín de almacenamiento y transporte y lubricante.

Ya solo te queda comprar la mejor clavadora neumática según el uso que le vayas a dar y completar así tu kit de herramientas profesionales y/o de bricolaje doméstico.

DeCompras

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios