estrenos

'Doctor Strange', el mejor tripi de Marvel

Al proyecto, conocido como MCU (Universo Cinematográfico de Marvel), se le podrán poner muchas pegas, pero como obra de ingeniería es imponente

Foto: Fotograma del filme.
Fotograma del filme.

Al proyecto conocido como MCU (Universo Cinematográfico de Marvel) se le podrán poner muchas pegas, pero como obra de ingeniería, es imponente. Lo que hace ocho años empezó como una serie de historias razonablemente terrenales sobre héroes como Iron Man o el Capitán América, se ha ido expandiendo a toda una galaxia llena de dioses nórdicos y extraterrestres verdes y mapaches que hablan, y todo ello sin perder a su (nutrido) público. Y ahora, con 'Doctor Strange', el universo se expande un poco más, hacia dimensiones paralelas, y planos astrales, y persecuciones a través de temporalidades invertidas, y portales mágicos que permiten viajar tan lejos como la mente sea capaz de imaginar. Y deslumbrantes batallas mágicas en las que el espacio, el tiempo, la gravedad y hasta la realidad misma se convierten en armas.

'Doctor Strange', el mejor tripi de Marvel

Los primeros tráileres de la película que vieron la luz, hace meses, invitaron a comparaciones con 'Origen' (2011) por esas imágenes de ciudades que se pliegan sobre sí mismas. Pero aquí las ciudades no solo se doblan sino que se rompen en formas fractales y giran como se fueran engranajes; los edificios se desintegran, se multiplican y asumen nuevas configuraciones alrededor de los combatientes, obligándolos a ser creativos como ningún superhéroe de la Marvel había tenido que serlo nunca antes; paisajes urbanos que son reconstruidos en cuanto el tiempo empieza a avanzar en sentido contrario, en un clímax que no solo funciona como respuesta a quienes critican a Marvel por su tendencia a destruir urbes en cada película, sino que también es una de las secuencias de acción más inventivas que se recuerdan. A nivel visual, pues, 'Doctor Strange' logra mostrar más psicodélica creatividad que todas las otras películas de Marvel juntas.

A nivel visual, pues, 'Doctor Strange' logra mostrar más psicodélica creatividad que todas las otras películas de Marvel juntasEso, por otra parte, significa que contemplándola, uno se siente como si diluyera una dosis de ácido en el café que toma de camino al trabajo. Es decir, un puñado de ingredientes alucinógenos espolvoreados sobre una receta familiar; imágenes rotundamente innovadoras conectadas con la típica, formularia, historia de orígenes, llena de acción y algo de drama y momentos de humor —algunos bastante forzados.

Conocemos a un ególatra solo preocupado por el dinero y la notoriedad, que en un momento dado sufre un accidente que casi le cuesta la vida, que busca tratamientos radicales para curarse, y que en el proceso aprende a ser un ser humano mejor y al final salva el mundo. Si esta trayectoria suena familiar, es porque es la misma que ilustró 'Iron Man', que tomó a un superhéroe hasta entonces desconocido y lo convirtió en uno de los personajes más reconocibles del planeta. Eso mismo promete sucederle al Doctor Strange. Después de todo, Robert Downey Jr. se hace mayor y no va a interpretar a Tony Stark para siempre, y alguien tendrá que sucederle al frente del MCU.

La familiaridad no es la única dificultad con la que el director Scott Derrickson ha tenido que lidiar. Que la película transcurra permanentemente a caballo entre dimensiones espaciotemporales paralelas hace que el periplo del héroe esté tan desvinculado de la realidad que carece de sentido de peligro o consecuencias reales; que las motivaciones de los personajes, ancladas en las artes místicas y la espiritualidad New Age, sean más bien conceptuales y oscuras y poco empáticas; y que, en última instancia, constantes diálogos expositivos sean necesarios para explicarnos qué diablos pasa en cada momento.

El villano de la película, Kaecilius, luce un maquillaje fantástico, y su jefe, Dormammu, tiene un nombre ideal para una nueva línea de colchones del Ikea; pero ni uno ni el otro resultan verdaderamente impactantes en su maldad. Por último, es difícil generar tensión cuando los espectadores sentimos que el relato podría ir en miles de direcciones distintas y a los personajes podría sucederles cualquier cosa, y a pesar de ello sabemos exactamente dónde acabarán la historia y su protagonista.


En todo caso, quizás esos sean problemas hasta cierto punto menores en una película de superhéroes que se atreve a abrazar el misticismo y plantear cuestiones filosóficas sobre el propósito del hombre en la Tierra y la mejor manera de servir a la humanidad, y que con ello alcanza una resonancia y una identidad propia no siempre aparentes en el cine de la Marvel.

Sumadas a las asombrosas secuencias de acción, convierten lo que podría haber sido en el primer batacazo comercial serio de los estudios Marvel, en un firme paso adelante que insufla nueva vida a su fórmula de éxito y extiende su mitología.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios