entrevista con el director de 'el sexto sentido'

M. Night Shyamalan: "Producir con tu propio dinero asusta mucho"

El director de 'El sexto sentido' vuelve al terror con 'La visita', un filme producido por él mismo tras tres sonoros fracasos con sus películas más hollywoodienses

Foto: M.Night Shyamalan estrena este viernes 'La visita' (Reuters)
M.Night Shyamalan estrena este viernes 'La visita' (Reuters)
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

En Hollywood son especialistas en crear ídolos con pies de barro. Directores encumbrados por un éxito de crítica que en cuanto se descuidan son lapidados sin piedad. Que se lo digan a M.Night Shyamalan. El director de origen indio reventó la taquilla y fue nominado al Oscar en todas las categorías importantes con su tercera película, El sexto sentido, que se convirtió en un fenómeno inmediato. Todo el mundo hablaba de su final, de su realizador de apellido impronunciable y del resurgir del terror.

Por si fuera poco se sacó de la manga una segunda película como El protegido, una vuelta de tuerca a las historias de superhéroes antes de los tiempos de Marvel y DC. El mundo cinéfilo tenía nuevo director de culto y con Señales volvió a responder. Una invasión alienígena sin naves espaciales y ambientada en un simple granero. La fórmula Shyamalan parecía infalible, pero llegaron las épocas de vacas flacas. Dividió a crítica y público con El bosque, y con La joven del agua se jugó su carrera con un cuento que pocos defendieron.

Dos fracasos fueron suficientes para que Shyamalan se rindiera a las superproducciones hollywoodienses que le ofrecían una posibilidad de no ser expulsado de la industria. Pero han sido precisamente sus dos películas más industriales y descaradamente comerciales las que hundieron su prestigio. Primero Airbender: el último guerrero y luego After Earth terminaron de tirar al antiguo ídolo.

Tras una experiencia en televisión, Wayward Pines, M. Night Shyamalan regresa al terror, y lo hace jugándose su propio dinero. El realizador ha producido con cinco millones de dólares La visita, un título de género con cámara en mano con el que pretende reconquistar al público a y la crítica que un día le adoraron. Para ello cuenta la historia de dos hermanos que van a conocer a sus abuelos tras años sin tener contacto, allí las cosas comenzarán a torcerse cuando su abuela empiece a comportarse de manera aterradora.

Hithcock pagó por hacer 'Psicosis', y Chaplin hizo así 'El gran dictador'. Nadie quería producirlaSin ninguna productora metiendo mano en la historia ni el montaje el realizador vuelve a sus orígenes en su filme más modesto en 15 años. “Producir con tu propio dinero asusta mucho, no sólo porque no te van a pagar, sino porque es tu dinero. Te sientes muy vulnerable, pero mis héroes del cine también apostaron su dinero. Hithcock pagó por hacer Psicosis, y Chaplin hizo así El gran dictador, una película sobre Hitler cuando Hitler estaba todavía en el poder. Nadie quería producirla. La gente hace esto cuando quieren contar algo diferente”, cuenta a El Confidencial, aunque confiesa que ahora respira aliviado porque todo ha salido bien, pero que hace año y medio sólo se preguntaba: “¿Qué estoy haciendo?”.

Novato en el terror

Aunque todo el mundo le conozca por El sexto sentido, M. Night Shyamalan considera La visita como su primera obra de terror. “He hecho películas que podían asustar, pero no era mi intención hacer filmes de terror, eran thrillers”, justifica. El realizador niega haber dado este giro en su carrera por los batacazos de sus últimas películas y argumenta su decisión como una necesidad de contar “historias más oscuras” ahora que sus hijos ya se han hecho mayores.

“Uno siempre quiere cambiar de dirección, incluso cuando hago una película de Hollywood mi idea es cambiar de sentido. No hay un plan maquiavélico sobre lo que quiero hacer en cada momento. Simplemente hago la historia que quiero contar. Intento retarme a mí mismo y hacer diferentes tipos de películas”, continúa.

Fotograma de 'La visita', de M. Night Shyamalan
Fotograma de 'La visita', de M. Night Shyamalan

Shyamalan recurrió a un especialista en terror de bajo presupuesto para ver si el filme estaba yendo por el buen camino. Se trataba de Jason Blum, el responsable de la productora Blumhouse, encargada de títulos como Insidious, Sinister o The purge entre muchos de los pelotazos de género de los últimos años. Blum mostró su entusiasmo con La visita y la terminaron juntos antes de enseñársela a Universal, que accedió a distribuirla. “Jason tiene un don para trabajar en el sistema y hacer que este acepte películas muy diferentes”, cuenta Shyamalan de su colaborador.

Nunca creo que algo en el cine esté muy usado, sino que se ha usado mal. Con el found footage lo que ocurre es que se han hecho películas muy malasCon La visita el director apuesta por el 'found footage' que pusieron de moda filmes como [REC] o Monstruoso. Es decir, es uno de los protagonistas el que graba lo que ocurre, presentando como real lo que pasa en la pantalla. Una técnica usada hasta la extenuación en los últimos años, pero que Shyamalan no cree que esté agotada. “Nunca creo que algo en el cine esté muy usado, sino que se ha usado mal. Con el 'found footage' lo que ocurre es que se han hecho películas muy malas, si fueran todas buenísimas no me preguntarías esto, dirías que es la mejor técnica del mundo”, argumenta.

El viernes La visita se enfrentará a la taquilla, y veremos si la gente vuelve a amar al otrora director de moda, que aquí se atreve a introducir humor y hasta ironía hacia su propia carrera. Y es que la protagonista comienza queriendo hacer un profundo filme de autor, para terminar rodando una entretenida película de terror. “De mi cine sí es una metáfora”, cuenta riendo el director que ya tiene otros dos proyectos en la cartera. Para ellos se deja de historias sin estrellas y recurre a dos viejos amigos con los que logró los mejores momentos de su carrera, Joaquin Phoenix y Bruce Willis.  

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios