El amor de madre también se gasta
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'mommy', de xavier dolan

El amor de madre también se gasta

Llega a las salas la nueva película de Xavier Dolan, 'Mommy', Premio del Jurado en Cannes y quinto filme del director, que sólo tiene 25 añós

placeholder Foto:

No hay nada más poderoso que el amor de una madre. Cierto e impreciso. Hay madres que se han visto casi obligadas a tener a hijos que no desean y por los que nunca han sentido algo parecido al amor. Tampoco hay que ponerse tan tremendista, simplemente hay veces que el amor de una madre no es suficiente. De poco sirve querer a una persona si esta te está destrozando la vida y no te deja avanzar. Hay relaciones enfermizas de las que es mejor huir, pero ¿cómo huyes de un hijo?

Parece mentira que temas tan espinosos sean los que se plantea un cineasta de sólo 25 años, pero Xavier Dolan no es un novato. Con un cuarto de siglo recién cumplido ya ha dirigido cinco películas, y en casi todas ellas hay un tema predominante: las relaciones maternofiliales.

Dolan sitúa la acción en 2015 en Canadá, cuando el gobierno ha decidido aprobar unapolémica ley para renunciar a los hijos. Precisamente en el mismo momento en el que Diane tiene que hacer frente al reencuentro con su retoño, un chaval de 16 años recién expulsado de un internado por prenderle fuego y con una conducta violenta e imprevisible desde que su padre muriera hace tres años.

Con semejante materia prima el jovencísimo Dolan estructura una película que habla de lo que nos une y nos separa, del amor y de sus heridas, y de si querer es suficiente. Una madre y un hijo que ya no están condenados a entenderse, sino que en el momento menos pensado uno de ellos puede romper la cuerda que les une.

Este contexto futurista (pero realista) es una simple excusa para desarrollar una relación madre-hijo que roza lo enfermo, lo inaguantable, pero que no se centra sólo en los momentos de dolor y tristeza, sino que también enfatiza en la ternura, en el cariño, en la comprensión y en la lucha de estos dos personajes que se aman a pesar de ellos mismos.

Dolan vuelve a demostrar que es un excelente director de actores, y confía su película en dos interpretaciones portentosas, la de Anne Dorval y Antoine-Olivier Pilon, dos imanes para los ojos del espectador, que transmiten toda la rabia y tristeza de estos personajes condenados a no ser felices.

Si ya en lo temático Xavier Dolan apuesta por un tema complejo, es en la forma donde el canadiense echa el resto. Acusado de esteta sin alma por sus detractores, Dolan les da con Mommy argumentos para refutar su teoría. La película se presenta ante el espectador en un formato cuadrado, que extraña e hipnotiza. Una jaula de la que sus personajes no pueden escapar y que enmarca los rostros de los protagonistas.

En este caso su apuesta encaja con lo que cuenta, como lo hacen las canciones que utiliza, justificadas en esta ocasión al ser incluidas como música diegética que suena de un CD grabado por el padre del chaval. Música que define a una generación, la del mismo Dolan, que se emocionará viendose representadapor el Wonderwall de Oasis en un momento mágico, que supone una de las mejores escenas del cine visto en 2014. Un momento de pura felicidad y emoción en el que el propio personaje ayuda a romper la jaula-formato a la que Dolan les (y nos) somete.

De repente la película respira y deja con la boca abierta a un espectador que no creerá que “ese” momento lo haya logrado un chaval de 25 años.

Excesivo en ocasiones, consciente de sí mismo y de sus películas, y sobre todo, dotado de un genio al que no hay que perder la pista.

Mommy

Dirección: Xavier Dolan

Duración: 139 minutos

Género: Drama

Nacionalidad: Canadá

Intérpretes: Anne Dorval, Antoine-Olivier Pilon, Suzanne Clément, Alexandre Goyette, Patrick Huard

Cine Críticas de cine Xavier Dolan Director de cine
El redactor recomienda