La sede de la Filmoteca Española cumple 25 años
  1. Cultura
  2. Cine
aniversario del cine doré

La sede de la Filmoteca Española cumple 25 años

El cine Doré cumple un cuarto de siglo como sede de la casa del cine español

placeholder Foto: Sala 1 del Cine Doré
Sala 1 del Cine Doré

En el número 3 de la calle Santa Isabel se inauguraba en el año 1923 el Cine Doré. Un edificio de estilo modernista que adaptaba un salón social en un elegante cine. Sus inicios fueron buenos, cosechó cierta fama pero el paso del tiempo y la decadencia del barrio de Antón Martín le pasaron factura.

Con los años, el aire de glamour fue desapareciendo y dió paso a un cine de barrio conocido por la gente como el “Palacio de las pipas”, que cerró sus puertas en 1963. No fue hasta 1982 cuandoel edificio es adquirido por el ayuntamiento por su interés arquitectónico y, unos años después, fue cedido al Ministerio de Cultura, quefinalmente lo designó como sede estable de proyecciones de Filmoteca Española.

En 1989 se inaugura el nuevo Cine Doré, que fue restaurado por el arquitecto Javier Feduchi Benlliure. Además del salón principal (sala 1) se había añadido una sala subterránea (sala 2), con facilidades para la proyección de formatos pequeños y vídeo; y una sala de verano (sala 3) en la terraza del edificio.

“Hemos buscado la comodidad de los espectadores y queremos convertir este nuevo espacio en un foro de debates con cineastas extranjeros y españoles” decía Jose María Prado, que acababa de empezar su trayecto como director de la Filmoteca Nacional, puesto que todavía desempeña.

Desde ese año y hasta hoy, el cine ha permanecido casi intacto. Menos algunos cambios superficiales de mantenimiento y exigencias de los nuevos tiempos, el Cine Doré sigue siendo el mismo. Desde el área de programación de Filmoteca Española, Catherine Gautier nos comenta que “a mediados de 1996, el subtitulado electrónico sustituyó la traducción simultánea, lo que incrementó significativamente el número de espectadores. Por otro lado, mantuvimos los mismos precios desde 1991 hasta marzo de 2006 (1,35 € por sesión). De abril de 2006 hasta hoy, el precio por sesión pasó a ser 2,50 €”.

Pero el verdadero cambio no se ha producido ni en el cine ni en la propia filmoteca, “la cinefilia es la que ha cambiado, desde una primera cinefilia que pertenecía a la tendencia de la nouvelle vague y Henri Langlois, que necesitaban ir a la Filmoteca para ver los grandes clásicos, hasta la cinefilia actual, que ya ha visto todo. Gracias al vídeo, dvd e internet, la cinefilia contemporánea tiene a su disposición casi toda pieza audiovisual, pero aún así siguen estando interesados en ver las películas en una pantalla grande” apunta Antonio Santamarina, que lleva más de diez años en la gerencia del cine.

Pese a que la media de asistencia a decrecido en los últimos 10 años, se mantiene alrededor de 120 espectadores por sesión, siendo una de las medias más altas entre las cinematecas del mundo. La primera sesión de los sábados de Cine para todos y el cine de verano siguen siendo las propuestas más exitosas.

Pero el Cine Doré tiene otro cometido más allá de la recepción que tengan las películas. Su cometido es la divulgación del patrimonio cinematográfico de España y de otros países.“No importa llenar o no la sala, lo importante es transmitir la cultura cinematográfica”, asegura Santamarina. Por eso, aproximadamente un 30% de lo que se proyecta es de los propios fondos de la Filmoteca Española.

Como parte de la celebración de sus 25 años, se ha programado un ciclo en el que se podrán ver algunas de las restauraciones y reproducciones más importantes de Filmoteca Española.

Cine Cine español
El redactor recomienda