un acto lúdico y reivindicativo este domingo

La cultura vuelve a salir a la calle contra el Gobierno

La Plataforma en defensa de la cultura organiza este domingo un acto con el que protestar por todas las medidas que están "machacando" al sector

Foto: Presentación de la Plataforma en defensa de la cultura (EFE)
Presentación de la Plataforma en defensa de la cultura (EFE)

Marea verde por la educación pública, marea blanca en defensa de la sanidad, etc, etc, etc. Ahora bien: ¿Quién defiende a la cultura? La respuesta a esa pregunta está en el origen de la Plataforma en defensa de la cultura, que nace de necesidad de reunir y movilizar a los representantes de todas las artes. Cerca de un centenar de asociaciones unen sus fuerzas para protestar contra las políticas que atacan el desarrollo cultural.

Su puesta de largo delante de la ciudadanía se vivirá el próximo domingo, cuando conviertan las calles de Madrid en un gigantesco escenario bajo el lema: “Cultura somos todos”.

¿Sus propuestas? Que el gobierno reduzca el IVA en el sector, detenga  la privatización de espacios culturales y frene la pérdida de patrimonio histórico. También hay peticiones para los representantes del mundo de las artes: que participen activamente en la gestación de leyes culturales vinculadas al Mecenazgo o al Patrimonio Cultural.

La Plataforma no quiere hacer una manifestación al uso, sino algo lúdico vinculado al espíritu del arte. “La cultura sufre un problema de identificación con el ciudadano", comentó ayer Fernando Martín, uno de los organizadores del evento, que se vende apto para todos los públicos.

Alicia Torija, portavoz de la Plataforma, cree que la cultura tiene un problema de percepción ciudadana: “La gente confunde cultura con entretenimiento, pero es mucho más. La sociedad sólo se identifica con algunos aspectos y tenemos que buscar una globalidad, que entiendan que estamos abiertos a todos, que esto no se agota aquí", contó a El Confidencial.

Todo se politiza. Estamos seguros de que en dos días va a haber sectores que dicen:

Según Torija, uno de los problemas a los que se enfrenta la cultura es que se politiza con demasiada facilidad. “Todo se politiza, pero sobre todo la cultura. Todo esto va mucho más allá de los actores y del ‘No a la guerra’, pero la manipulación política es absoluta. Seguro que habrá sectores que digan esto de nosotros: ya están los mismos de siempre reivindicando lo mismo de siempre”, añade.

Quizás por ello se ha puesto especial énfasis en mostrar que esta Plataforma no es sólo la de las caras conocidas, la de los actores más reivindicativos, sino que está abierta a todos los sectores de las artes. Música, circo, arte o patrimonio. Todos unidos para que los representantes políticos les tengan en cuenta.

Actuación de música en un acto de la Plataforma en defensa de la cultura
Actuación de música en un acto de la Plataforma en defensa de la cultura

Torija confirmó a este periódico que el Gobierno, de momento, no les ha querido escuchar, aunque les encantaría reunirse con el ministro de Cultura y poner sobre su mesa todas sus reivindicaciones.

Quienes sí se han puesto en contacto con la Plataforma en defensa de la cultura han sido el resto de grupos políticos del Congreso de los diputados: “Hemos preferido esperar al día 9 para hablar con ellos, para que no digan que somos cuatro y muy sectarios. Queremos que la gente vea que somos muchos y que la cultura importa a mucha gente, no sólo a los que viven de ella, sino también los que la consumen”, aclara Torija.

Para esos consumidores va dirigido este acto, que tendrá lugar en el Paseo de Recoletos entre las 11:00 horas y las 14:00 horas y que será presentado por Luis Eduardo Aute y Carmen Machi. A través de 24 escenarios, Madrid se llenará de actividades como bailes, conciertos, flamenco, dramatizaciones y performances.

En Francia tienen claro que la más mínima inversión en cultura revierte en el país

También se podrán acciones más reivindicativas, como una escenificación del entierro de la última Ley de patrimonio o una protesta de las bibliotecas públicas contra del pago por préstamo.

El evento tendrá como colofón una interpretación del Coro de los esclavos, de la ópera Nabucco, en la que participarán más de 2.000 profesionales y que ha sido escogido como símbolo de la lucha mundial por la supervivencia de la cultura.

Todo para intentar concienciar a la sociedad y a los políticos de la necesidad de un nuevo modelo cultural. Con un referente claro: Francia.  Así lo explicaba Alicia Torinja: “Allí hacen una inversión pública muy interesante, y tienen claro que la más mínima inversión en cultura revierte en el país. Esto afecta positivamente a la marca Francia y a su identidad, y claramente están saliendo de la crisis mejor que nosotros”.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios