Es noticia
Cuando Oriente enseñaba a Occidente
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'el médico'

Cuando Oriente enseñaba a Occidente

Un cuarto de siglo después de su publicación, llega los cines la adaptación de 'El médico', best-seller histórico de Noah Gordon

Foto: Fotograma del filme
Fotograma del filme

Ésta es la historia de un cristiano que aprende medicina de un musulmán haciéndose pasar por judío. La popular novelaEl médicodeNoah Gordon, la odisea de un joven británico que huye de las miserias de la Europa medieval para estudiar medicina moderna en la mucho más avanzada Persia del siglo XI, llega a los cines por Navidad. La adaptación de este best-seller se ha hecho esperar más de veinticinco años.

El libro data de principios de los años ochenta, cuando estalló el boom de la novela histórica tras el éxito deEl nombre de la rosadeUmberto Eco. La primera parte de la trilogía protagonizada por el médico Rob J. Cole tiene incluso algún punto en común con la obra del escritor italiano: ambientada en plena Edad Media, también se centra enla transmisión del conocimiento frente al control obscurantistaque quieren ejercer sobre él ciertas autoridades religiosas.

El médico, la película,no es ninguna superproducción de Hollywood. A pesar de que Noah Gordon sea estadounidense, su libro siempre ha gozado de mayor éxito en Europa que en su país de origen, quizá por susreferentes históricos tan alejados del imaginario norteamericano. La novela ha batido récords de venta sobre todo en España y en Alemania. Y ha correspondido a este país la iniciativa de llevar a cabo la adaptación cinematográfica. El proyecto fue impulsado por la histórica productoraUFA, especializada como el directorPhilipp Stölzlen ficciones de época de este tipo. Pero su vocación es claramente internacional: la película está hablada en inglés y cuenta con un plantel de intérpretes que incluye a los británicosBen KingsleyyTom Payne, el francésOlivier Martinez, el sueco afincado en Estados UnidosStellan Skarsgardy el alemánElyas M'Barek.

Esteeuropuddingha contado con la bendición de Noah Gordon, a pesar de sus reticencias iniciales. El escritor ha acompañado al equipo en la promoción de la película sin acabar de explicar por qué había tardado tanto en adaptarse su libro. El filme resultante puede ofrecer algunas pistas sobre las posibles razones. No resulta difícil imaginar la enorme dificultad que entraña llevar a la pantalla una historia que siguevarios años en la vida de un personaje que viaja de Londres a Isfahán en el siglo XI.El médicofunciona como una de esas novelas que, por su extensión y detallismo, habitualmente se convierten en miniseries televisivas, a la manera deLos pilares de la tierradeKen Follet.

Los responsables de la adaptación han tenido que llevar a cabo unainevitable operación de cirugía reductora y remodeladorahasta embutir la historia en un largometraje de dos horas y media de duración. Han fusionado tramas y personajes, han resumido bloques narrativos (por ejemplo, la infancia del protagonista apenas dura unos minutos y además se ambienta en una región minera en lugar de en la capital inglesa, cuya reconstrucción hubiera complicado todavía más el rodaje), han centrado localizaciones dispersas y han salpimentado la historia amorosa, además de cambiar la religión del personaje femenino, una cristiana pasa a ser judía en la que puede serla decisión que más disguste a los fans de la novela, en el fondo el target objetivo del filme.

placeholder El escritor Noah Gordon en la presentación madrileña de 'El médico'

Esta labor de comprensión afecta sin duda a la calidad de la película. A pesar de los obvios esfuerzos para mantenerse fieles al máximo al original literario y la voluntad de ofrecer una visualización atractiva de la época y sus escenarios, director y guionistano pueden evitar que su obra provoque cierta sensación de aturullamiento: los primeros episodios en la vida de Rob se suceden de forma rápida y atropellada, no se profundiza en los dilemas morales(por ejemplo, cómo se enfrenta el protagonista a su propio don, que le permite adivinar los enfermos condenados a morirse), mientras que los personajes apenas tienen tiempo de desarrollarse más allá del arquetipo y la frase tópica.

Una lástima que el médico persa Ibn Sina, el personaje inspirado enAvicena, filósofo y médico crucial en la historia tanto dela transmisión de las teorías aristotélicas en Occidentecomo de la modernización de la medicina, se quede en un dibujo bidemensional de un maestro inspirado e inspirador.

Las ideas que atraviesan la película, comola reivindicación de un Islam culto y avanzado frente a una cristiandad supersticiosa y atrasada(que encarnan respectivamente para el protagonista dos figuras paternas, el médico frente al barbero matasanos), la posibilidad de convivencia entre diferentes religiones o ladenuncia del integrismo religiosocomo enemigo de cualquier progreso quedan suficientemente claras, aunque no llegan a exponerse en toda su complejidad.

El médicoresulta un quiero y no puedo, un intento de superproducción histórica a la europea queno consigue transmitir el goce por los detalles de la novela originalni deshacerse de su espíritu de miniserie televisiva.


El médico
Director: Phillip Stözl
Reparto: Ben Kingsley, Tom Payne, Olivier Martinez, Stellan Skarsgard, Elyas M`Barek
Género: Histórico
Nacionalidad: Alemania
Duración: 150 minutos

Críticas de cine
El redactor recomienda