Sangre y humor en la ficción televisiva de 2013

Los mejores momentos de las mejores series

De la carnicería en pleno altar de 'Juego de Tronos' a la conspiración shakesperiana de 'Utopia', repasamos las mejores escenas televisivas del año

Foto: Imagen de 'Utopía', una de las destacadas del año
Imagen de 'Utopía', una de las destacadas del año
Autor
Tiempo de lectura6 min

'Utopía'.  Shakespeare + Wells = calidad británica

Nada en Utopía deja indiferente: ni su música, ni su fotografía ni, por supuesto, su argumento. Una serie que une lo mejor del drama político shakesperiano y de la tradición distópica del país de H.G. Wells, pero también de 'conspiranoias' audiovisuales como Edge of Darkness o State of Play. Una de las escenas más comentadas por los biempensantes ha sido la salvaje tortura a uno de sus anti héroes.

“Todos los torturadores tenemos un parte del cuerpo favorita sobre la que trabajamos […]. La mía son los ojos: guindillas, arena, lejía… cucharilla”, dice el torturador antes de dejar tuerto a Wilson Wilson. Sádico, sin duda, pero menos que las críticas recibidas, pues, como dice su creador, Dennis Kelly "está inspirada en el Conde de Gloucester del Rey Lear".  

 

'House of Cards'.  Doña Neoliberal

Netflix tiró la casa por la ventana (y pagó más del doble que sus competidores) para este remake yanqui del clásico británico de los años 80. Si Kevin Spacey es el alma de la serie como el maquiavélico Francis J. Underwood, no podemos olvidarnos de Robin Wright, en una actuación prodigiosa encarnando a su no menos ambiciosa mujer. En esta lista hay mucha sangre (son los tiempos que corren) pero pocas escenas consiguen alcanzar la cota de violencia de la mirada de Robin Wright cuando, al entrar en un cafetería, pide un café. Su odio hacia la camarera cincuentona y patosa no es solo personal, es el de toda una ideología, la neoliberal, que solo se rige por el darwinismo más salvaje. Hiela la sangre.

'Orange is the New Black'. Hamburguesa con sorpresa

Una de las mejores noticias de este año ha sido la gran cantidad de mujeres creadoras que han triunfado. De entre todas ellas (Lena Dunham, Erica Oyama, y demás), sin duda la reina ha sido Kenji Kohan, avalada incluso por el creador de The Wire, David Simon. A una mujer se le ocurren gags con los que un hombre no sería capaz de soñar como, por ejemplo, el que casi cierra el piloto: la novata en prisión Piper aprenderá a no meterse con la cocinera cuando esta, en venganza, le ofrezca un rancho muy especial: una hamburguesa con relleno de tampón… usado.

'Top of the lake'. Choque de trenes

Un incidente propio del noir (la desaparición de una menor), sirve a Jane Campion para desarrollar la misma obsesión que en películas tan premiadas como El piano (1993). Esto es, cómo las minorías, y en especial la de los aborígenes neozelandeses y las mujeres, son explotadas por el hombre blanco. Los dos mundos entran en conflicto en el momento en el que el traficante misógino Matt Mitcham (un irreconocible Peter Mullan) acude al campamento de meditación feminista de la gurú GJ (una no menos irreconocible Holly Hunter).

'Carta a Eva'. El franquismo era esto 

Estrenada casi en secreto por TVE, la serie dirigida por Agustí Villaronga ha sido la más exitosa internacionalmente de las producidas en España en 2013, obteniendo dos premios Ninfa en el Festival de Biarritz: a la mejor interpretación para Julieta Cadenali y al mejor guión. Sin negar la valía de Cadenali como Eva Perón, a nosotros nos asombró mucho más la de Ana Torrent como Carmen Polo, quizás porque rara vez ha sido mostrada en la ficción. Su presentación a los espectadores, en ese ambiente de "cerrado y sacristía" de las estancias de El Pardo, es el mejor reflejo de una mujer, de una pareja, de una familia, y de una España que se ha hecho en mucho tiempo.

'Padre de familia'. Vida de perro

A veces, hasta a los provocadores natos se les va la mano. Es lo que le ha ocurrido a Seth McFarlane que, en su ánimo por tocar las narices, ha ido tan lejos como para eliminar de su serie de animación a uno de sus protagonistas, el estoico perro Brian. Afortunadamente, la presión (y el hecho de que sea de lápices), han conseguido que el can más famoso de la televisión desde Rantanplan (vale, desde Rex), resucite de entre los muertos

'Breaking Bad'. Este no esperábamos que muriera

No son pocos los que afirman que Breaking Bad es la mejor serie de la historia, pero sí los que la han incluido (vaya usted a saber por qué) como lo mejor del año. En la despedida del inmortal Walter White destacó este episodio, titulado Ozymandias y dirigido por Rian Johnson. La muerte del cuñado de Walter y policía Hank Schrader fue toda una bajona de meta.

'Mad Men'. Dame veneno que quiero bailar

Pocas bromas ha habido en la agencia de publicidad más famosa de la pequeña pantalla durante este año, convertida en un estudio de personaje de Don Draper. Eso sí, cuando se han dado una alegría, ha valido la pena: para aumentar su productividad, los creativos se ponen finos de anfetaminas… El consiguiente zapateado de Ken Cosgrove ha sido, con razón, uno de los más parodiados del año.

'Hijos del Tercer Reich'. La carne y los huesos

Hacía décadas que una serie alemana no despertaba tanta atención. En concreto, deberíamos retroceder a Heimat (1984) para encontrar un ejemplo parecido, con otra historia sobre la siempre conflictiva relación de los alemanes con su pasado nazi. En este caso, sin embargo, los que se han cabreado han sido los polacos, a los que no les ha gustado nada que se les acuse de antisemitas. Sea como fuere, el momento en el que Vicktor abre las puertas de un convoy de tren y libera a los famélicos judíos pone los pelos de punta.

'Juego de tronos'. Mi gran boda de poniente

Curioso el recurso dramático que han encontrado en la saga de las sagas de capa y espada: en el penúltimo capítulo, se cepillan a la mitad del elenco y dejan a los espectadores ojipláticos durante la espera de la siguiente temporada. Este episodio se llamará Las lluvias de Castamere, pero todo el mundo lo conoce como "la boda roja", por la cantidad de sangre que se derrama durante el casamiento entre Edmure Tully y Roslin Frey: degollaciones, saetas, apuñalamientos… Y todo al ritmo del grupo Coldplay, que hacen un cameo.

'El tiempo entre costuras'. Lady Sira “Gaga” Quiroga

2013 ha supuesto el regreso de la ficción española en plena forma. Tras dormir el sueño de los justos por la crisis publicitaria durante un par de años, tanto Antena 3 como Telecinco decidieron ¡por fin! emitir dos de sus proyectos más ambiciosos: Niños robados (la cadena de Vasile) y El tiempo entre costuras (la de Carlotti). El descomunal éxito de ambas hace presagiar tiempos mejores, y ninguna imagen lo expresa mejor que la de Sira Quiroga haciéndose un negligé con pistolas para pasarlas de contrabando. Sí, es kitsch, pero tiene una fuerza icónica innegable.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios