Matar a un zombie nunca fue tan caro
  1. Cultura
  2. Cine
'GUERRA MUNDIAL Z' AMENAZA a LOS 'BLOCKBUSTERS' DE MUERTOS VIVIENTES

Matar a un zombie nunca fue tan caro

Tras ver decenas de películas de serie B, usted está sobradamente preparado para repeler el ataque de un zombie en su propio domicilio

placeholder Foto: Imagen promocional de 'Guerra Mundial Z'
Imagen promocional de 'Guerra Mundial Z'

Tras ver decenas de películas de serie B, usted está sobradamente preparado para repeler el ataque de un zombie en su propio domicilio; aunque le pillara absorto dando de comer a su hijo en la cocina. De un modo instintivo agarraría usted una sartén, golpeará al intruso en la cabeza y seguirá alimentado a su hijo con toda tranquilidad mientras las paredes se llenan de sesos de zombie…Ahora bien, si para matar un muerto viviente vamos a tener que pedirle un préstamo al banco para un avión de combate y un misil nuclear, apaga y vámonos. Que se lo digan a Brad Pitt. Obligado a poner un pastón para poder aplastar cerebros de zombies enGuerra Mundial Z(Marc Foster, 2013), filme sobre un choque bélico internacional entre zombies y humanos donde ejerce de protagonista y productor. La película no se estrena hasta el 21 de junio en EEUU (2 de agosto en España), pero ya es noticia. Y no para bien…

Todo empezó cuando las productoras de Brad Pitt (Plan B) yLeonardo Di Caprio(Appian Way) pujaron por los derechos de la novela homónima deMax Brooks(Guerra Mundial Z, Almuzara, 2008), que había alcanzado el raro estatus debest sellerde culto. El libro, que narra la guerra mundialzombieen clave de historia oral, tenía muchas capas:del análisis geopolítico a la distopía futurista pasando por la deconstrucción del género zombie. Muchos países, muchos protagonistas y mucha miga política. Un arma de doble filo para Hollywood. Ahí había material para rodar una película dezombiescon aroma a Oscar. Es decir, lo nunca visto. Por contra, convertirla enblockbusterpara todos los públicos, se antojaba problemático. Y así ha sido.

Hastacuatro guionistas diferenteshan ido evolucionando la película delthrillerde autor a la superproducción de acción. Que casi un tercio del filme (toda la parte final) se haya tenido que rodar dos veces, da idea de las dudas de sus creadores sobre la naturaleza de lo que tenían entre manos.

Una producción pesadilla

El analista de taquillas Pau Brunet, autor de la webboxoffice.es, calcula que el coste final podría superar los 300 millones de dólares (200/210 de producción más unos 100 de marketing). Un pastizal, en cualquier caso, pero más dada su condición de cinta de muertos vivientes. “Parece que estamos ante una clásica producción pesadilla. Quizás consecuencia de hacer demasiado grandealgo que no estaba pensado para estas dimensiones. A nivel de mercado tiene poco sentido estas cifras en un producto dezombies.

Imagen de 'Guerra Mundial Z'Desde que la cosa se desfasó, los responsables de la producción [Paramount] han ido tirando haciaun producto apocalíptico con grandes dosis de efectos especiales, a loSoy Leyenda(Francis Lawrence, 2007),La guerra de los mundos(Steven Spielberg, 2005) o inclusoOblivion(Joseph Kosinski, 2013). Buscando un filme de acción, aventura y fantasía con toque de horror/terror, pero alejándose del puro género dezombies”, cuenta Brunet desde Los Ángeles. Los problemas deGuerra Mundial Zreflejan de un modo revelador lascomplejas relaciones entre géneros y tendenciasdel mercado cinematográfico.Una tensión que, en su caso, ha sembrado de cadáveres su camino. “Si lo único que quieres hacer es un filme de acción tipo 'Rambo descerebrado contra loszombies', ¿para qué adaptas un libro tanelegante e inteligente comoGuerra Mundial Z?”, se ha preguntadoJ. Michael Straczynski, primer guionista del filme, enVanity Fair.

El libreto de Straczynski fue descartado sin muchos miramientos por, dicen, falta de acción. La decisión de los productores tenía algo de sentido. Una lógica perversa y suicida, quizás, pero con cierta coherencia comercial. La explicación (paradójica) sería la siguiente:cuanto más dinero gastaban enGuerra Mundial Z… más dinero se veían obligados a gastar. En otras palabras: una vez superado cierto límite de presupuesto, el que marcaban los mayores éxitos del género zombie, la película tenía que convertirse en otra cosa (mucho más cara) para aspirar a ser lucrativa.

Una disparatada pescadilla comercial mordiéndose la cola.“Pese a su enorme popularidad yfanbase, el cine dezombiestiene cifras de taquilla limitadas. Las más taquilleras en EEUU han sidoZombieland(Ruben Fleischer, 2009, 75 millones de dólares) yMemorias de un zombie adolescente(Jonathan Levine, 2012, 66 millones de dólares), pero las cifras internacionales de ambas fueron bastantebluff. Los productores deGuerra Mundial Zhan tenido que apostar para alejarse del terror clásico, estilo28 días después(Danny Boyle, 2002) oEl amanecer de los muertos(Zack Snyder, 2004) porque es un cine que se mueve por debajo de los 60 millones de dólares de recaudación en EEUU y un poco menos a nivel internacional”, aclara Brunet.

En Estados Unidos su recaudación ya supera los 180 millones de dólares y todo hace indicar que entrara en beneficios y se convertirá en franquicia.

Se les ha ido de las manos, pero los muertos vivientes deGuerra Mundial Zaún están en pie:los espectadores decidirán si les meten un sartenazoo les permiten vivir hasta el siguiente capítulo. La película destinada a llevar a loszombiesalmainstreampuede devolverles a las catacumbas delundergroundpara siempre (de donde nunca deberían de haber salido, pensarán los puristas). O no.

Cine Blockbuster Terror
El redactor recomienda