La Galería Memoria llega a Madrid con la exposición 'El Castigo' sobre el confinamiento
  1. Cultura
ARTE

La Galería Memoria llega a Madrid con la exposición 'El Castigo' sobre el confinamiento

La muestra podrá visitarse hasta el 20 de enero en este nuevo espacio artístico que ha abierto Alejandro de Villota en la madrileña calle Piamonte

placeholder Foto: Alejandro de Villota abre en Madrid la Galería Memoria. (Galería Memoria)
Alejandro de Villota abre en Madrid la Galería Memoria. (Galería Memoria)

Madrid tiene nueva galería de arte, nacida en tiempos de pandemia, de confinamiento y de riesgo empresarial. Alejandro de Villota, hijo del pintor y escultor madrileño Javier de Villota y primo de la piloto María de Villota ha abierto este espacio artístico recién nacido en la madrileña calle Piamonte 19 y lo ha inaugurado con una exposición que atiende al nombre de 'Castigo', una reflexión acerca de la experiencia del individuo durante el confinamiento, que podrá visitarse hasta el 20 de enero.

"Es el primer guión expositivo propuesto por Galería Memoria en su desembarco cultural en Madrid, en el que participan 15 artistas internacionales, y que pretende ser un espejo introspectivo para un espectador que ha sido víctima de la impotencia y la indefensión, incidiendo a su vez en la resiliencia, la libertad, la contemplación y la búsqueda de autorrealización resurgida en el ciudadano", explican desde la galería.

placeholder Una fotografía de la exposición 'Castigo'. (Galería Memoria)
Una fotografía de la exposición 'Castigo'. (Galería Memoria)

Una propuesta en torno al aprendizaje humano y el condicionamiento -partiendo de las teorías pavlovianas- que pretende invitar a la consideración de cómo afectan los estímulos ambientales a la conducta, las diferentes reacciones que provocan los estímulos positivos y los punitivos.

"La tensión argumental de todo lo anterior se inicia en las tintas planas contrapuestas de las serigrafías de Rafael Canogar, que reciben al visitante en la entrada de Galería Memoria a modo de políptico dando título al presente relato expositivo", explican en Galería memoria. "A su vez, anuncian el compás del resto de los ensayos visuales: la ambivalencia, el contraste y la dicotomía de testimonios que no encuentran un hiló estético, ni cromático homogéneo y que no logra resolverse del todo en el plano expositivo. En su lugar, el valor semántico, introspectivo y simbólico de las imágenes se vuelve protagónico, mientras su interpretación y significación permanecen abiertas. Ejemplo de ello, son las composiciones naíf de los campesinos del Archipiélago de Solentiname de la década de los setenta presentadas en conjunto con las esculturas sincréticas del recientemente fallecido poeta Ernesto Cardenal, en conversación con una escultura deconstructiva del mexicano Abraham Cruzvillegas, quien interviniera la Sala de Turbinas de la Tate Modern en el año 2015".

placeholder Otra foto de la Galería Memoria.
Otra foto de la Galería Memoria.

"La exposición continúa arrítmicamente con los documentos clínicos sobre el Alzheimer de Rafael Díaz convertidos en arte conceptual, los estudios radiográficos de la también salvadoreña Muriel Hasbun, el 'Duelo' (1898) de Joaquín Torres García, la anhelada cuadrícula de la ciudad de Vicente Rojo o las escenas robadas del tumulto cotidiano de Javier de Villota en sus "yo lo vi", y esto también y de nuevo Canogar con su 'Cacheo', (1973). La perspectiva se disloca entonces con la fotografía de Daniel Silvo y su alusión satírica a otras cuarentenas históricas como la nuclear de los años 40 y 50. Por su parte, las fotógrafas mexicanas Graciela Iturbide y Yolanda Andrade capturan un instante decisivo del eros tánatos en una suerte de catarsis". Y termina: "En esa disrupción es cuando aparece Chema Madoz para abrir la posibilidad deteniendo lo irrepresentable. El espectador y la experiencia colectiva se activan en esta muestra que se desliga de lo político".

María de Villota Chema Madoz Arte
El redactor recomienda