DE LAS MÁS JÓVENES DE LA HISTORIA DEL PREMIO

Marta Navarro, finalista del Planeta con 20 años: "Ha vuelto el interés por la literatura"

Natural de Vera (Almería) y estudiante de Audiovisual y Filosofía en Barcelona. 'Desde dentro' es una novela negra que arranca con el asesinato del dueño de un hipódromo

Foto: Marta Navarro, en el Club Hípico de Vera Almería (Archivo de la autora).
Marta Navarro, en el Club Hípico de Vera Almería (Archivo de la autora).

El mismo día del Planeta, sentada delante del televisor viendo con su pareja el informativo de las tres de la tarde de Antena 3 TV, se enteró de que había sido finalista. Allí estaba su seudónimo. Unos días antes se había publicado la lista de las diez novelas elegidas por Planeta para su preciado galardón.

La autora llamó a la editorial. “Soy R. Ros”, dijo Marta Navarro Ros. “¿Vives en Barcelona?”. “Sí”, contestó ilusionada. “Estás de suerte. Te dejamos dos invitaciones para la gala. Puedes venir con un acompañante”. Y allí fue, al Palau de la Música Catalana, la noche Planeta del 15 de octubre. La editorial no abre las plicas de los manuscritos que se envían por seudónimo y por lo tanto no puede conocer su identidad.

Navarro tiene 20 años y estudia tercero de Comunicación Audiovisual y Filosofía en Barcelona. Es una de las más jóvenes finalistas de la historia del premio más importante en dotación económica en lengua castellana. Su obra se titula ‘Desde dentro’ y es una novela negra de 120.000 palabras ambientada en el mundo ecuestre. Arranca con el asesinato del dueño de un hipódromo (hasta los 18 años ella practicó equitación). Las pesquisas se retomarán diez años después de que ocurra el suceso. Los protagonistas son Marcos y Alicia, de 16 años, la edad que tenía cuando empezó a escribirla.

Su precocidad como novelista se puede comparar con la de Espido Freire que con 25 años logró ganar en 1999 el premio con ‘Melocotones helados’ o Antonio Prieto, galardonado en 1955 a esa misma edad con ‘Tres pisadas de hombre’. En esta misma edición de 2020, otra mujer, de 25 años, la malagueña Belén Moreno, también ha sido finalista del Planeta.

"Aspirar a algo grande"

La autora acabó la obra, de 120.000 palabras, en febrero. Dedicó marzo y abril a enviarla a editoriales. Tuvo algunos rechazos. “Siempre hay algo de esperanza de que tu novela llegue lejos, pero tampoco puedo explicar por qué la mandé a Planeta. Sí es verdad que quería aspirar a algo grande”, cuenta la escritora en entrevista telefónica con El Confidencial.

Sostiene Navarro que Barcelona o Madrid “abren más puertas” que cualquier otra ciudad para quien quiera dedicarse a la escritura. “Todavía no ha habido mucha repercusión tras ser finalista del Planeta”, admite la escritora nacida en Vera (Almería) y que cursó Bachillerato en Murcia. Le han contactado algunas editoriales independientes, pero hasta febrero Planeta tiene derecho de tanteo para publicarla.

Marta Navarro, en su piso de Barcelona, con la estructura y esquema de su novela (Archivo de la autora).
Marta Navarro, en su piso de Barcelona, con la estructura y esquema de su novela (Archivo de la autora).

“Confío en que me cambie la vida la nominación. Si ya es complicado publicar un libro, si eres una chiquilla de 20 años, pues más todavía. Mi recorrido como escritora es por ahora cortito. Desde siempre he escrito, pero nunca hasta ahora me había volcado en un gran proyecto como este”.

Con 15 años se autopublicó una ‘novelette’ “de 20.000 palabras”. Quería tenerla impresa en sus manos. También ha escrito relatos y prosa poética hasta que surgió la historia de ‘Desde dentro’, ambientada en Guadarrama, Valencia y Barcelona, con saltos en el tiempo.

"Ha sido intenso el proceso de reescritura. Soy bastante ordenada y constante; empiezo con el capítulo 1 y sigo hasta al final"

Marta Navarro tenía la pared blanca del salón de su piso de Barcelona, no lejos de la Sagrada Familia, con dibujos, esquemas y cartillas de los personajes de lo que estaba escribiendo y lo que le quedaba por contar. “Me he dedicado a la novela por temporadas, combinándolo con otras cosas, dedicando los fines de semana. Ha sido intenso el proceso de reescritura. Soy bastante ordenada y constante; empiezo con el capítulo 1 y sigo hasta al final”.

La autora se encuentra en este momento en un proyecto diferente y piensa seguir escribiendo, aunque sin dejar a un lado la producción musical, el trabajo al que le gustaría dedicarse de manera profesional. “Los tiempos van cambiando, hay que refrescar las industrias y apoyar a la gente joven”.

Marta Navarro (archivo de la autora).
Marta Navarro (archivo de la autora).

En estos tiempos del covid hay motivos par la esperanza. “Aunque he comprobado con la gente que tengo cerca que siempre da más pereza leer un libro que ver una serie. Creo que el boom de las series se está empezando a parar y que ha vuelto el interés por la literatura”.

A Navarro les gusta merodear por las librerías de viejo y en los mercadillos y comprar clásicos en edición de bolsillo. Las novelas negras que le gustan sí las compra “nuevitas”. Con 12 años empezó a leer a Agatha Christie, luego llegó Stieg Larsson y luego Jöel Dicker. Ahora se adentra en universos más literarios como los de Leopoldo Padura o Jorge Volpi. “En la novela negra puedes sacar mucho más de los personajes y de las subtramas que se desarrollan”, explica.

Escrita en el confinamiento

Belén Moreno, actual becaria del departamento de medios de comunicación del Senado, de 25 años, no paraba de hablar de pequeña (y tampoco ahora). Ya con 6 años, y para que se callara, su padre le decía: “¿Por qué no inventas una historia?”. Y Moreno la escribía y se la leía. En el instituto ya escribió libros más largos y en las asignaturas de redacción del grado de Periodismo en la Universidad de Málaga ya destacaba. Pero no fue hasta el confinamiento de primavera, con tiempo, por delante, cuando se metió de lleno en la escritura. Empezó y no paró hasta acabarla.

La historia de una becaria en un trasunto del CNI (se denomina CISN, Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional) se ha convertido en novela. Ya en el Máster de Comunicación Audiovisual que estudió en la Universidad Complutense empezó con una idea de guion. Ese fue el germen de su obra. La protagonista tiene un talento innato para resolver misterio. También tiene que averiguar qué pasó con el secuestro de un niño de 3 años.

Belén Moreno, el pasado martes, en la Plaza de Oriente de Madrid (Carmen Castellón).
Belén Moreno, el pasado martes, en la Plaza de Oriente de Madrid (Carmen Castellón).

“La serie ‘Sin identidad’ me marcó, aunque mi trama no es de niños robados”, asegura esta escritora devota de toda la obra narrativa de Carlos Ruiz Zafón. “Cuando se le homenajeó en la gala del Planeta me emocioné”, asegura esta escritora que no quiere dejar a un lado su experiencia en la comunicación institucional, pero que piensa aprovechar esta oportunidad.

“Pensé que mi libro no iba a gustar y me encuentro con esto del Planeta. Envié la novela y me olvidé del tema hasta que entré en Google y puse la lista de las novelas finalistas… y ahí estaba mi seudónimo”. Moreno cree en una literatura que “llegue” a la gente, “independientemente de lo que trate y del lenguaje. Cada autor tiene su estilo y sello. La cuestión es a quien llegas”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído