Por el coronavirus

El fin de una ilusión: cancelada definitivamente la Feria del Libro de Madrid

En julio se decidió seguir adelante, pero las últimas cifras de contagios en Madrid han obligado a su suspensión. Se iba a celebrar del 2 al 18 de octubre

Foto: La Feria del Libro de Madrid, en 2019 (EFE)
La Feria del Libro de Madrid, en 2019 (EFE)

Es el final de una ilusión. La Feria del Libro de Madrid se cancela definitivamente. Así lo han asegurado fuentes de la comisión de organización a El Confidencial. A comienzos de julio la comisión de organización, en la que participa el Gremio de Libreros de Madrid, el Gremio de Editores de Madrid y la Asociación de Distribuidores decidió seguir adelante después de una ardua reunión de más de cinco horas en la que no todas las partes pensaban lo mismo. El visto bueno se dio después de que la Comunidad de Madrid pusiera sobre la mesa 300.000 euros como ‘seguro’, más otros 66.000 del Ayuntamiento de Madrid y 15.000 euros del Ministerio de Cultura.

Esta vezl la situación es distinta. Principalmente porque Madrid se ha vuelto a convertir en foco de la pandemia y los datos de contagios y hospitalizaciones que se manejan son preocupantes. De hecho, la consejería de Sanidad ha recomendado no salir a la calle en algunas zonas y ha desaconsejado las reuniones sociales si no son necesarias. Este jueves, la comisión organizadora y la consejería de Cultura vuelven a tener una reunión pero la decisión ya está tomada: no habrá feria del 2 al 18 de octubre, como se había previsto.

No podemos arriesgar ni un ápice a los trabajadores del sector y a los lectores. No tiene sentido

Como señalan fuentes de esta comisión a este diario, “la obligación responsable es la de suspender definitivamente”. Insisten en poner las cartas sobre la mesa: “No podemos arriesgar ni un ápice a los trabajadores del sector y a los lectores. No tiene sentido”.

Pasos hacia la cancelación

La Feria está prevista para celebrarse del 2 al 18 de octubre. Los organizadores decidieron este calendario en marzo, cuando ya se previó que no podría tener lugar en mayo y junio. En aquel momento octubre sonaba bastante lejano, pero según se han acercado las fechas -y la evolución de la pandemia - el entusiasmo de volver a juntar a libreros, editores, lectores y libros en un mismo espacio, aunque sea en la calle, ha ido deslizándose hacia el sumidero. Hay que tener en cuenta que la Feria suele recibir unas 4.000 personas al día, lo que no parece muy factible en tiempos de distancia social y restricciones.

La Feria suele recibir unas 4.000 personas al día, lo que no parecía muy factible en tiempos de distancia social y restricciones


Estos últimos meses desde la propia organización ha ido creciendo la opción de la cancelación. Habitualmente los pagos de las casetas -2.000 euros para los editores de Madrid por una caseta de tres metros, 1.600 para los libreros y 4.000 para las instituciones públicas- se realizan en un solo monto -en enero- y esta vez se dividió en dos. El primero se realizó en julio, poco después de la reunión que decidió que la feria siguiera adelante. El segundo estaba previsto para ingresarse entre el 1 y el 10 de agosto. Pero los organizadores decidieron ampliar el plazo hasta el 11 de septiembre. Según señalan editores a El Confidencial, la idea parece ser no cargar con las devoluciones por si la feria no se acaba celebrando. Ya era una pista de que la más que probable cancelación.

Un 30% menos de editores

En un principio la mayoría de los editores estaba de acuerdo con realizar la feria. Mucho más que los libreros, que se han mostrado siempre más reticentes y han abogado más por la cancelación. Esto se explica porque su margen de ganancias es menor que el de un editor, que se queda con un mayor porcentaje del precio de venta al público del libro porque hay menos intermediarios. El librero, sin embargo, sigue teniendo que repartir todo con el resto de la cadena del libro. Y las ventas se prevén que sean menores que las de otros años, cuando se han llegado a alcanzar los diez millones de euros en facturación.

También parte de los editores quisieron seguir adelante en julio principalmente por voluntarismo y apoyo a la feria. El deseo enfrentado a la realidad, que diría Luis Cernuda. Pero a día de hoy ya nada está claro y según comentan, hasta un 30% de los editores que normalmente acuden a la feria ya habían decidido no participar este año. Esta por ver si se adaptarán otros formatos más online. Las librerías pretenden hacer alguna actividad extra en octubre. Pero una cosa es está claro: este año nadie comprará libros en El Retiro.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído