Libros

La desconocida filóloga Raquel Taranilla gana el Premio Biblioteca Breve 2020

Ha obtenido el galardón que entrega Seix Barral (Planeta) con 'Noche y océano', una investigación sobre el robo del cráneo de un mítico director de cine mudo

Foto: La editora de Seix Barral, Elena Ramírez entrega el premio Biblioteca Breve a Raquel Taranilla
La editora de Seix Barral, Elena Ramírez entrega el premio Biblioteca Breve a Raquel Taranilla

Raquel Taranilla (Barcelona, 1981) ha obtenido el Premio Biblioteca Breve de novela en su que entrega Seix Barral (Grupo Planeta) con 'Noche y océano'. Esta vez, el jurado no ha querido jugar la carta mediática como el año pasado cuando premió a la poeta Elvira Sastre y ha concedido el galardón a una filóloga desconocida por una historia detectivesca que gira en torno al cráneo embalsamado y robado de un célebre director de cine mudo. El premio está dotado con 30.000 euros.

Taranilla ha resultado ganadora con una historia sobre un cineasta, su admiradora, el robo de la cabeza de Murnau y las tensiones y precariedad en los campus académicos. Como dijo Clara Usón, "es una novela inteligente, divertida y paródica. Una novela posmoderna que se ríe de la novela posmoderna". El jurado, compuesto por la librera Lola Larumbe, el cineasta Fernando León de Aranoa, la escritora Clara Usón y los editores Pere Gimferrer y Elena Ramírez, destacó que se trata de "una voz inconfundible, tan poderosa como sagaz" que "convierte este libro en una obra extraordinaria".

Taranilla vuelve a ser una sorpresa después del premio otorgado el año pasado a la poeta Elvira Sastre. En esta ocasión se trata también de una primera novela y de una autora desconocida que apenas tiene presencia en redes sociales. En la actualidad es profesora de la Facultad de Ciencias de la Información en Madrid. La escritora primeriza recordó que había enviado el manuscrito -se presentaron 936- desde "una posición humilde y asqueada porque así es como me siento". Y "sin ninguna fe" recibió la llamada Elena Ramírez. Los miembros del jurado se encontraron con la historia de Bea, una profesora de universidad que tiene "una existencia precaria" y que "como yo, ha sido una lectura obediente", afirmó Taranilla. El jurado vio en el texto ecos de Vila-Matas, Foster Wallace, una "metáfora de la sociedad de la información y de Google", recalcó Usón.

El título, prestado de 'Volverás a Región', de Juan Benet, hace alusión a "la esperanza del náufrago en medio de la mayor de la oscuridad". Porque, al fin y al cabo esa búsqueda de la salvación está en una protagonista que tiene mucho de la autora. "La posiblidad de salvación es la risa, aunque para mí la novela es una reivindicación del cinismo", señaló Taranilla, a la que, como a la protagonista, también le saquean algunas cuestiones de la sociedad actual (y catalana): "Hay muchos profesores universitarios que son camareros. Y después, Bea, como yo, somos hijos de castellanos que son humildes. En algún momento, sin quererlo, te alejas de tu origen y optas por una cultura privilegiada y una ideología que no deja de recordarte que eres extraña, y eso se lleva como se puede, y Bea lo lleva regular. Esto también está en la novela".

Premio veterano

Este galardón literario es uno de los más veteranos de España. Se inició en 1958 en Barcelona, donde por entonces bullía la industria editorial. Los críticos literarios Josep María Castellet, José María Valverde y los editores Víctor Seix y Carlos Barral decidieron impulsar la carrera de jóvenes escritores y así el primer galardonado fue Luis Goytisolo, que por aquel entonces tenía 22 años, por la novela ‘Las afueras’. A él le seguirían Luis García Hortelano por ‘Nuevas amistades’, José Manuel Caballero Bonald por ‘Dos días de septiembre’, Mario Vargas Llosa por ‘La ciudad de los perros’, Juan Marsé por ‘Últimas tardes con Teresa’ y Juan Benet por ‘Una meditación’, entre otros galardonados. El premio marcaba la tendencia literaria de los años sesenta.

Por desavenencias editoriales internas, Carlos Barral acabó abandonando la editorial y el premio dio sus últimos coletazos. Hasta 1999 cuando, ya engullida por Planeta -José Manuel Lara se había hecho con el sello en 1982- se relanzó el galardón.

En esta segunda etapa se ha abierto la puerta a escritores latinoamericanos como el mexicano Jorge Volpi, que ganó por ‘En busca de Klingsor’, el colombiano Mario Mendoza por ‘Satanás’ o el argentino Guillermo Saccomano por ‘El oficinista’. Entre otros, también se han llevado este premio Elvira Lindo por ‘Una palabra tuya’, Fernando Aramburu por ‘Ávidas pretensiones’ y Agustín Fernández Mallo por ‘Trilogía de la guerra’.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído