Gentrificación histórica

De Galaxia a Van Gogh. Cierra la cafetería que enterró a Tejero

Tejero ideó aquí su primer golpe en 1978. En 2005 pasó a llamarse Van Gogh. Ahora echa el cierre para dar paso a un Taco Bell. Adiós a otra de las cafeterías históricas de Madrid

Foto: Dueño y empleados, en la puerta del Van Gogh.
Dueño y empleados, en la puerta del Van Gogh.

Lunes, hora de comer, la verja de la cafetería Van Gogh (antigua Galaxia) está a medio cerrar. Dentro hay trasiego de muebles y personas. Irrumpimos en el local y —tras reprimirnos las ganas de gritar ¡Todos al suelo! y provocar el caos— preguntamos por el dueño. Confirmado: el local se cierra para ser sustituido por un Taco Bell. Resumiendo: nueva víctima ilustre del 'cafetericidio' que asola Madrid en los últimos años.

Hablamos de la histórica cafetería del edificio Galaxia, construido en 1969 por el arquitecto Antonio Lamela en el solar de la perfumería GAL, que aún conserva su mítico rótulo rojo gigante en la azotea —GALAXIA— y donde, redoble de tambores, el 11 de noviembre de 1978 se reunieron Antonio Tejero, Ricardo Sáenz de Ynestrillas, dos comandantes y un capitán para cocinar un golpe de Estado contra el Gobierno de Adolfo Suárez. La idea era ocupar el palacio de La Moncloa (sí, las ideas más locas siempre surgen en las cafeterías y con unos carajillos —o algo— de por medio). Pero la conspiración se frustró. Ynestrillas y Tejero fueron juzgados en consejo de guerra. A Tejero le cayó la pena mínima, seis meses de cárcel; no puede decirse que la reinserción social funcionara en su caso…

En 2005, Galaxia dio paso a otra cafetería, Van Gogh, que logró el difícil equilibrio de reinventar el local sin perder su condición de cafetería histórica —esa barra kilométrica y con curvas— en la línea de cadenas setenteras como Manila, Nebraska, Hontanares o California, alguna de las cuales ha pasado a mejor vida.

Cafetería Galaxia.
Cafetería Galaxia.

Es el Madrid crepuscular de los cafeterías enormes, con decoración a la americana, grandes ventanales, media luz y señoras con cardados asombrosos merendando sin cuartel; locales donde uno podía pasar la tarde, ejem, conspirando con los amigos.

“¿Qué demonios pasa con las cafeterías históricas? No te digo ya en Madrid, sino en Bilbao, en Valencia o en las principales ciudades europeas. Cierran en todos los centros de las grandes ciudades y aparecen McDonald's o Dunkin’ Donuts en su lugar. Parece que los locales grandes con mucho personal preparado y productos de calidad ya no pueden afrontar estos alquileres. No salen las cuentas. A nosotros se nos estaba complicando la situación, y eso que íbamos bastante mejor que otros, no te voy a engañar, pero el dueño del local nos ofreció una buena indemnización por irnos”, cuenta Carlos Salmones, responsable del Van Gogh y miembro de una familia con larga tradición hostelera (sus hermanos llevan Hontanares).

¿Qué demonios pasa con las cafeterías históricas? Que ya no pueden afrontar esos alquileres. No salen las cuentas

El local será ocupado ahora por la franquicia multinacional de comida rápida Taco Bell, especializada en cocina 'tex-mex', que pagará más por el alquiler.

“Galaxia se había quedado antigua cuando nosotros entramos, era una cafetería de abuelos, con todos mis respetos para los abuelos. Nosotros la convertimos en una cafetería para todos los públicos, volvimos a captar a los jóvenes”, cuenta Salmones sobre uno de los últimos grandes puntos de encuentro de Moncloa, en el barrio de Madrid más pegado a Ciudad Universitaria.

Edificio Galaxia. (Wikipedia/Malopez21)
Edificio Galaxia. (Wikipedia/Malopez21)

“Aquí se reunió Tejero para conspirar, cierto, pero después de él pasaron jóvenes que utilizaron la cafetería para declararse, buscar piso o montar un grupo”, resume Salmones sobre un local que también ha simbolizado el relevo generacional y cultural en la ciudad.

El café Van Gogh, no obstante, no ha dicho su última palabra: hace un año abrió otra sede en Las Matas (kilómetro 24 de la carretera de A Coruña), que absorberá a algunos empleados del Galaxia. El resto se va indemnizado. Con ellos decimos adiós a una parte de la historia de la ciudad. ¡Todos al suelo! El elefante blanco era Taco Bell...

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios