así funciona la real academia de la lengua

Por qué sigue vacante la letra M y otras 21 curiosidades de la RAE

Los miembros de la Academia no han llegado a un acuerdo para ocupar el sillón M, vacío desde fallecimiento de Carlos Bousoño

Foto: Sede la Real Academia de la Lengua. (EFE)
Sede la Real Academia de la Lengua. (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

Este jueves, los académicos que conforman la Real Academia de la Lengua (RAE) tenían un objetivo: cubrir el sillón M, vacante desde el fallecimiento en 2015 del poeta Carlos Bousoño. Pero ninguno de los dos aspirantes, la escritora y periodista Rosa Montero y el helenista y escritor Carlos García Gual han conseguido los votos necesarios para ingresar en la institución. Una situación atípica, pero no ajena a la RAE, que en sus tres siglos de historia atesora un buen puñado de curiosidades. Así funciona la Academia que rige nuestro idioma.

- Nació en junio de 1713 por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena

- Fue él quien acuñó el lema de la RAE: "Limpia, fija y da esplendor"

- Hay 46 sillas académicas

- En la actualidad, además de la M, está vacante la J, cuyo titular fue el dramaturgo Francisco Nieva

- Las plazas son vitalicias

- En 2017, ocho mujeres forman parte de la RAE

- De hecho, no fue hasta el año 1978 cuando una mujer tomó posesión de un sillón. Fue Carmen Conde y ocupó la K.

- Cuando fallece un académico, no se convoca inmediatamente la votación para cubrirlo. El sillón K, de Ana María Matute, guardó luto por la escritora desde su muerte en 2014 hasta este año, cuando el arabista Federico Corriente Córdoba fue elegido para ocuparlo.

- Para ser elegido hacen falta los votos de la mitad más uno de los presentes en el pleno, según los estatutos de la RAE. La votación es secreta.

- Como el resto de académicos, Córdoba no tomará posesión del sillón hasta que no lea su discurso de ingreso

- No hay unos tiempos marcados para la ceremonia. El académico electo puede decidir cuándo dar su discurso

- Es habitual que el nuevo miembro elogie al académico fallecido que le ha precedido

- No siempre hubo mayúsculas y minúsculas, los sillones iniciales fueron 24 mayúsculas. Por necesidad, se fueron creando las minúsculas para ampliar el número de académicos.

- Faltan la Ñ, la W, la Y, la v, la w, la x, la y, la z.

Un grupo de personas visitan la Real Academia de la Lengua (RAE). (EFE)
Un grupo de personas visitan la Real Academia de la Lengua (RAE). (EFE)


- Las letras no llevan aparejadas funciones específicas

- La última letra en añadirse fue la u minúscula. Fue en 1996 y la estrenó Antonio Muñoz Molina.

- El sillón con más ocupantes ha sido el B, con 20. El primero, Juan de Ferreras, la ocupó en 1713. La última, Aurora Egido, fue elegida en 2013.

- Sí, se puede cambiar de sillón, aunque no es habitual. Por ejemplo, José Zorrilla fue elegido para la H, pero nunca tomó posesión. Más tarde sería reelegido y se sentó en la L. En la historia de la RAE ha habido otros tres cambios: José Antonio Conde en 1818 (de la G a la N), Ramón Cabrera en 1820 (de la R a la N) y Vicente González Arnao en 1831 (de la L a la G)

- La Academia está formada por la Junta de Gobierno, el Pleno y las comisiones.

- El Pleno se reune semanalmente los jueves.

- No, los académicos no cobran. Sí tienen dietas por alojamiento, desplazamiento y comida para acudir al Pleno. Quien sí recibe un salario es el director de la Junta y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española, cargo que actualmente desempeña Darío Villanueva Prieto (sillón D).

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios